Ciudad, Policiales

Agresión sexual

Supervisor municipal quedó en preventiva por la violación de integrante de cooperativa de limpieza

El ataque sexual ocurrió el viernes pasado en la oficina del imputado, en la Secretaría de Control y Convivencia de la Municipalidad de Rosario, cuando la víctima fue a realizar sus tareas y sufrió el abuso


Un supervisor que se desempeña dentro de la Secretaría de Control y Convivencia de la Municipalidad de Rosario fue imputado este jueves por el delito abuso sexual con acceso carnal agravado. El fiscal contó que atacó a una empleada, integrante de una cooperativa de limpieza, cuando la mujer realizaba tareas en la oficina del atacante. Por disposición judicial quedó detenido preventivamente.

Una trabajadora del área de limpieza denunció el viernes pasado que, mientras cumplía tareas en su lugar de trabajo, en la ex GUM ubicada en Riccheri al 1500, un supervisor la llamó para que limpiara su oficina y la atacó sexualmente.

 

A raíz de la denuncia, este lunes el sospechoso fue detenido y este jueves, mientras en la puerta del Centro de Justicia Penal se llevaba adelante una manifestación en repudio del ataque de género y reclamo de justicia por parte de compañeras de la víctima, el empleado municipal identificado como Hugo Marcelo R. fue imputado por el fiscal Ramiro González Raggio de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual.

Para la Fiscalía, entre las 11 y 12.30, del 19 de agosto en el interior de las oficinas de la Secretaría de Control y Convivencia del municipio, el supervisor de logística Hugo Marcelo R., valiéndose de un uso intimidatorio de su relación de poder y autoridad, abusó sexualmente de una empleada de limpieza cuando la misma ingresó a su oficina para llevar adelante su tarea.

Detuvieron a un supervisor de la Secretaría de Control municipal acusado de abuso sexual

El fiscal lo imputó por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por haberlo cometido en ejercicio de su función pública y solicitó la prisión preventiva del empleado municipal. La jueza Valeria Pedrana dispuso la medida cautelar de encierro en su contra por el plazo de ley.

 

Luego el hecho, en declaraciones a LT8, una trabajadora de la Secretaría de Control había contado que el imputado ya estaba identificado por conductas reprochables.

Tras la audiencia el fiscal brindó una conferencia de prensa y contó que pidieron varias medidas. “Entre ellas peritar el teléfono que secuestraron en el domicilio del imputado y poder evaluar alguna otra circunstancia que se estén perdiendo, ver si hubo conversaciones con la víctima u otras personas”, dijo.

“También se pidió autorización para la extracción de sangre al imputado; esto se solicitó con carácter eventual porque hicimos otras medidas como enviar al gabinete criminalístico al lugar del hecho junto a la víctima a los efectos de que puedan recabar material biológico del hecho. También vamos a hacer analizar un pañuelo que tenía la víctima en su bolsillo que utilizaba en su lugar de trabajo”, aseguró.

Comentarios