Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Suman 35 nuevas islas de separación de residuos

Son conjuntos de contenedores de diferentes colores destinados a desechos reciclables como papel y metal.

La ciudad procura cada vez más alternativas para sumar a la separación de residuos. Ahora comienza a sumar nuevas lugares de separación, que refuerzan y amplían a 70 el número de islas que comenzaron a instalarse entre el mobiliario urbano de Rosario a partir de noviembre de 2010. Además de las islas, no se pueden dejar de nombrar los 200 centros de recepción en instituciones y el servicio de recolección puerta a puerta, que son otras dos estrategias con las que el Programa Separe sigue avanzando en la ciudad

A partir de ayer y durante los próximos siete días se estarán instalando 35 islas de separación para materiales reciclables en vía pública. Se trata de una innovadora modalidad de separación de residuos, bajo el modelo de zona de aportación en vía pública, que consiste en la colocación de dos contenedores para residuos reciclables (gris para papeles y cartones limpios, y naranja para botellas plásticas y envases metálicos limpios) junto a uno común de residuos domiciliarios (verde).

A un mes de iniciado este inédito método de separación, el balance se presenta positivo. Según datos aportados por la Secretaría de Servicios Públicos y Medio Ambiente, si se compara lo recuperado en noviembre con diciembre, la cifra se ha duplicado. Además, la calidad de los materiales es de óptimas condiciones, lo que hace que se reduzca la cantidad de “rechazos” (son aquellos residuos que no se categorizan como reciclables) por parte de las cooperativas que recuperan estos materiales. En números, se recuperaron unas 120.000 botellas de plástico, por ejemplo.

Además, está previsto que para marzo de este año se incorporen 70 nuevos conjuntos de contenedores para seguir fomentando el hábito de la separación entre los rosarinos.

De esta forma, el municipio sigue apostando a mejorar las alternativas para que los rosarinos puedan adherir al programa Separe. Es así que las islas se complementan con otras dos modalidades: los centros de recepción en instituciones, que en diciembre llegaron a 200, y el servicio de recolección diferenciada puerta a puerta.

Centros de recepción es el nombre que reciben las instituciones que voluntariamente abrieron sus puertas para recibir un contenedor color naranja en su interior, donde los vecinos pueden depositar papel, cartón, envases metálicos y botellas plásticas separados en sus hogares. La cantidad creció durante todo el año pasado: mientras que enero eran 67, para julio ya sumaban 124 y actualmente son 200.

Están distribuidos en los seis distritos de la ciudad, en una clara articulación con las organizaciones intermedias de la comunidad, ya que están ubicados en escuelas, facultades, empresas, vecinales y clubes, entre otras instituciones.

También viene aumentando la cantidad de residuos reciclables recolectados en estos centros de recepción. Según datos aportados por la Secretaría de Servicios Públicos, si se compara la cantidad de materiales recuperados en junio con la de diciembre, el valor se ha triplicado. En este caso también se redujo la cantidad de “rechazos” por parte de las cooperativas que reciben el material recuperado.

Para seguir avanzando en materia de separación de residuos, la proyección es poder complementar las distintas estrategias para que cada rosarino tenga la posibilidad de acercar sus materiales reciclables a través de alguna de la modalidad que le sea más accesible. Se pretende que para 2012 el ciento por ciento de la población tenga alguna cobertura disponible.

En tanto, para el tratamiento de los residuos orgánicos, el municipio gestionó exitosamente ante el Banco Mundial el financiamiento para la construcción de una planta de compostaje en el predio de Bella Vista, con capacidad para procesar unas 250 toneladas diarias. En estos momentos, la Secretaría de Ambiente de la Nación se encuentra armando los pliegos para el llamado a licitación, que se realizará este año.

Comentarios