Edición Impresa, El Hincha

Mónica Fein

“Sueño que antes del fin de mi mandato el TC corra en Rosario”

La intendenta, Mónica Fein, confirmó en entrevista con El Hincha que harán el alargue del autódromo.


Paraguas en mano y con el sonido de los motores de fondo. Así, bajo la lluvia, la intendenta Mónica Fein aceptó el mano a mano con El Hincha en el autódromo, antes de la final del Súper TC 2000.

La titular del Palacio de los Leones destacó la cantidad de público que dijo presente pese al mal tiempo, habló de lo que deja en la ciudad una carrera de estas características y sobre todo habló de lo que el ‘mundo tuerca’ espera: el alargue del circuito rosarino.

“Es increíble ver la cantidad de gente que vino a disfrutar de este espectáculo. Estamos muy contentos de que el autódromo se haya consolidado”, aseguró Fein.

“Por supuesto que vamos por más. Estamos viendo el proyecto del alargue, las inversiones y cómo sigue la economía del país para avanzar. Las charlas con el gobierno provincial están muy bien en relación a acordar las obras, aunque estamos ajustando el proyecto, ya que debe ser sustentable y viable. Aunque sea en etapas, la idea es traer a otras categorías y de esa manera terminar de posicionar al autódromo”, expresó la intendenta, quien rápidamente y ante la consultada de este medio acotó: “Sueño con que antes de terminar mi mandato llegue a Rosario el Turismo Carretera. Me encantaría y voy a trabajar para que eso se dé. Al alargue lo vamos a hacer porque es un compromiso que hemos tomado y porque ver a toda esta gente acá bajo la lluvia nos obliga a buscar los recursos de algún lado para ampliar el autódromo”.

Y para finalizar, Fein dejó en claro lo que mueve el automovilismo fuera de la pista. “Acá vienen miles de personas, se quedan, comen en la ciudad, duermen en los hoteles de la ciudad, consumen en supermercados, restaurantes… en fin invierten en la ciudad”, afirmó.

OPINIÓN

Embarrados de pasión

“Papá, ¿cuándo es la próxima carrera? Quiero volver al autódromo. Estuvo buenísimo”. Juan Martín, de apenas 4 años, aún estaba conmovido por lo que vio y así se lo contaba a Guillermo. Este diálogo sirve para graficar lo que genera el automovilismo en Argentina. Y más aún en esta zona, tan pasional como pocas.

Como en 2012, cuando se reinauguró el autódromo, el fin de semana estuvo pasado por agua. Pero eso no impidió que los ‘tuercas’ de Rosario y de la región le digan “sí” al autódromo. Ni la lluvia, ni el barro, que fue mucho en los accesos y en el predio en sí, imposibilitaron que miles de espectadores disfruten de la adrenalina y del vértigo de la velocidad.

Las tribunas colmadas desde temprano, el peregrinar de familias enteras caminando heladerita en mano –y en esta ocasión con paraguas– le hicieron el aguante al autódromo, un predio que se consolida año tras año gracias a la gente, esa que siempre está y que pone a Rosario, sin dudas, como una de las plazas más taquilleras del país.

“Papá, me encantaron los autos. Y el ruido que hacían. Pero quiero volver”, insistió Juan Martín. Su papá, feliz, le prometió volver. Eso será en agosto, cuando se renueve la pasión esta vez con el Top Race. Ahí estarán Juan Martín y Guillermo, como otros tantos miles, aunque llueva y esté feo. Porque a esta pasión no la frena nadie.

Comentarios