Cultura, Espectáculos

Sorpresa

Subastaron en más de 8 millones de dólares una obra que Frida Kahlo había tirado a la basura 

La referencial artista mexicana la había pintado en 1933 y la había titulado “Autorretrato. Muy feo”, pero poco después la descartó porque no le gustaba. El monto de la compra no era el esperado, la casa de subastas creía que sería una cifra aún más alta, que rondaría los 10 millones


Una obra que la artista mexicana Frida Kahlo pintó en 1933 y que luego tiró a la basura porque no le gustaba fue subastada este jueves en la casa Christie’s de Nueva York por 8,63 millones de dólares.

Se trata de un autorretrato hecho al fresco, siendo ésta una técnica que Kahlo no solía utilizar. El resultado fue tan decepcionante para ella misma que lo llamó Autorretrato. Muy feo, pieza de 27,3 x 22,2 centímetros, y al lado de su cara escribió “Very U.”.

Quien recuperó la pintura de la basura fue su amiga Lucienne Bloch, que la encontró un día que fue a visitar a la artista a su casa. Ya en su poder, la mujer la vendió tiempo después en una subasta en Sotheby’s, y ese mismo comprador anónimo la puso en venta nuevamente este jueves.

El nuevo autorretrato de Frida Kahlo fue una de las obras estrella de la noche en la subasta de Christie’s dedicada al arte contemporáneo. A esa pieza le habían asignado un precio base en dólares que oscilaba entre los 7 y 10 millones, pero los encargados del remate esperaban superar incluso el máximo previsto dado que la artista ha vuelto a estar de moda.

Si bien la pintura se llevó todas las miradas, la casa de subastas no quedó conforme respecto del dinero que creían que una o más personas iban a desembolsar por este cuadro de Frida, cuyas obras suelen venderse por muchos millones de dólares como pasó hace un tiempo con uno de sus autorretratos que hoy está en la Argentina.

Se trata de Diego y yo, que el empresario argentino Eduardo Costantini adquirió durante una subasta de Sotheby’s en Nueva York y que hoy se exhibe en el porteño Museo Malba.

La oferta por 34,9 millones de dólares que fue lo que pagó Costantini no sólo logró la compra sino también un récord histórico. Antes de esta adquisición, el cuadro que ocupaba el primer puesto en la pintura latinoamericana era una obra de Diego Rivera, esposo de Kahlo, que se vendió por 9,8 millones en 2019.

La obra “Diego y yo”, en el Museo Malba, la más cara del arte latinoamericano.

Con tres lágrimas que caen por su rostro y la cara de Diego Rivera con un tercer ojo dibujado en su frente, Diego y yo es interpretada por la crítica especializada como una manifestación de los sentimientos tormentosos de Kahlo en torno al vínculo tempestuoso con Rivera. Se trata de un óleo sobre masonite de 30 centímetros por 22,4 y es el autorretrato final de Kahlo, completado en 1949, cinco años antes de su muerte en 1954.

Comentarios