Espectáculos

Artista internacional

Stefano Marocco, el cantante rosarino que es furor en México

De visita en la ciudad tras su exitoso paso por “La Voz México”, donde fue el preferido de la italiana Laura Pausini, el cantante rosarino Stefano Marocco adelanta un prometedor 2018.


Tenía sólo 20 años y ya se sentía cerca de concretar su sueño: participó del casting del reality show criollo producido por Telefé,  La Voz Argentina en 2012, fue seleccionado para participar entre miles de postulantes, firmó los contratos pertinentes y grabó los videos de presentación, entre ellos los testimoniales donde relataba de dónde venía y cuáles eran sus expectativas como cantante. También ensayó su canción. Estaba todo listo, pero dos días antes de comenzar la emisión del programa le dijeron que no se presente. Nunca pudo saber los motivos. Cinco años después, por las vueltas de la vida o como una especie de revancha, el rosarino Stefano Marocco volvió a serle fiel a una corazonada: se inscribió en el casting de La Voz México, quedó entre los seleccionados, fue uno de los más aplaudidos del certamen y llegó a las finales.

El jurado estaba integrado por Maluma, Laura Pausini, Carlos Vives y la mexicana Yuri. En la dinámica del certamen, una vez que los postulantes pasan una primera instancia (convencen a los jurados para continuar), uno de ellos se transforma en su coach. A Stefano se lo disputaron entre Maluma y Pausini, pero él eligió quedarse con la cantante italiana.

Ahora, de regreso en Rosario, el cantante disfruta de sus vacaciones en las que busca la posibilidad de “comer una hamburguesa tranquilo en el club” y disfrutar de su gran momento con su mamá, su papá del corazón, la Betty (su abuela) y Sarita, su perra. Y prepara un 2018 repleto de proyectos: grabar su primer disco, presentar dos sencillos y algunos videos en los próximos meses y acompañar a la Laura Pausini en su show del 16 de agosto en el porteño estadio Luna Park.

La gran experiencia y crecimiento profesional de Stefano en México no fue sólo cantar y hacerlo muy bien. Él está en todos los detalles y con tan sólo 25 años, a dos días de llegar al DF, publicó en su canal de Youtube el video de la canción “Cuéntame el final” (escrita por Facundo Monty), que ya tiene casi cien mil reproducciones. “Era una estrategia porque sabía que iba a ser elegido y cuando me vieran tenía que tener material para viralizar, así que publicamos ese video para que la gente me conociera”, contó a El Ciudadano.

 

Un joven visionario

 

La Betty nunca hubiese imaginado que aquél niño de 9 años que comenzó sus clases de canto con Silvia Campanari (luego con el Oso Ludueña) iba a ser una promesa de la música pop. Ella aceptó y grabó un post en las redes sociales junto a su nieto para invitar a sus seguidores a los próximos shows. Para ella, Stefano quiere ser famoso y está orgullosa de eso, la gente la detiene en la calle y le habla de él, la saludan, pero Stefano quiere ser cantante. Sabe que la fama no dura mucho. Y pensando en eso, creó un canal de Youtube hace tres años (donde sube sus videos, muchos de ellos versiones de éxitos internacionales, con una calidad sorprendente). “El canal de Youtube fue como un proyecto de vida, sabía que se venía un protagonismo muy fuerte de las redes sociales y fue mi camino para mostrar mi trabajo y llegar a la gente”, reconoció.

Tras su paso interrumpido por La Voz Argentina, en 2012, Stefano no se dio por vencido y siguió trabajando en su música, en los covers que fue rodando y publicando en Youtube, al tiempo que siguió perfeccionando su inglés, idioma que nunca dejó de estudiar. Fue así como el casting en México fue fácil. “Canté el estribillo de «How am I supposed to live without you» (de Michael Bolton), les gustó, quedé adentro y por eso fue la primera canción que canté ante el jurado. Después quise cantar varias veces en castellano, porque es la lengua que se habla en mi país, pero nunca me lo permitieron. Por eso, tras la semifinal que perdí con Luisito (Luis Adrián Cruz, mexicano ganador del certamen, también del equipo de Laura Pausini), publiqué el video de la versión de «Recuérdame», la canción que Carlos Rivera grabó para la película Coco, que se va a estrenar en enero; me di el gusto y resultó ser un boom”.

Entre todos sus videos suman miles y miles de visualizaciones, incluso su versión de “All I ask” (de Adele) tiene más de un millón y medio de visitas. Se considera un perfeccionista y dice que “su trabajo de hormiga” hace que todo salga correctamente. Incluso se encargó de la edición de algunos de esos materiales.

Claro que antes de viajar a México las cosas no fueron fáciles para Stefano, ya que le tocó vivir las mismas experiencias que sus colegas como la dificultad para conseguir fechas para un show, o bien enfrentarse a condiciones disparatadas de algunos espacios, o promover por cielo y tierra un pequeño show para poder sumar público. “Desde que llegamos de México no pararon de ofrecernos fechas a mí y a mi manager”, reconoció entre risas. Es así como despidió el año con dos shows en Rosario y ultima detalles de presentaciones en Uruguay y otras en escenarios porteños antes de abril, cuando vuelva a México y concrete las reuniones previstas para empezar la grabación de su primer disco.

Antes que eso pase, su canal de Youtube tendrá el video de dos nuevos simples. “El silencio de tu voz”, creada junto al equipo de 3Música, productores de Lali Espósito, y otro que aún prefiere mantener en secreto.

“En estos meses hice muchas notas y es algo a lo que no estoy acostumbrado. Tengo la cabeza quemada, pero estoy muy feliz, no me puedo quejar de esto. Sé que salir por la caja de zapatos (el televisor) que hay en cada casa en México fue muy groso, y soy consciente de que esto es como una montaña rusa, pero quiero disfrutarlo porque sé que lo del programa es sólo un momento. De hecho, disfruto de esta montaña rusa, pero ahora tengo que volver a trabajar en mi carrera, como siempre lo hice”, concluyó.

 

 

“Prefiero el reconocimiento a largo plazo”

 

Ante su exitosa presentación, que dejó atónitos a los cuatro integrantes del jurado de La Voz México, Stefano Marocco hizo carrera desde una decisión clave. Tanto el hitero Maluma como la reconocida Laura Pausini querían que el rosarino esté entre sus aprendices, pero Stefano decidió quedarse en el equipo de Pausini y esa misma noche compartieron una canción. “Antes de la primera presentación, todos mis compañeros querían ir con Maluma, sabemos que es súper exitoso y que va a tener una carrera bastante larga, es un tipo inteligente. Y que Laura no tiene un éxito hoy en la radio, pero estuvo siempre en nuestras vidas. No fui su fan, pero siempre la escuchábamos en casa. Con el correr de las presentaciones, vi que había decidido lo correcto. En el certamen, nos ayudaba mucho que cada coach nos cite o etiquete en sus redes sociales y Maluma no lo hacía, hablaba de su equipo pero no los arrobaba, y eso es un apoyo a medias. Laura es para siempre, tiene una carrera importante y yo prefiero el reconocimiento a largo plazo”.

Pero para Stefano, Laura Pausini no fue sólo un gran apoyo. “Para mí fue un momento mágico e inolvidable que ya en el primer programa cantemos juntos. Ella no tenía por qué hacerlo y tuvo la mejor onda. Después, que en la final del programa, en pleno primer time de Televisa, anuncie que estoy invitado a su show en el Luna Park, cuando no todo el país sabe que estuve en México, fue un acto de una grande. Y le estoy muy agradecido. Igualmente todavía no caí. Quiero armar un equipo de trabajo, juntarme con buenos compositores y hacer una linda carrera, organizada y que sea disfrutable, como la de Laura”.

“Cuando me piden un consejo para los que quieren iniciarse en la música, siempre digo lo mismo, que es lo que viví: salir de la zona de confort, animarse, que vean qué pasa en otros lados y vayan a hacer ruido donde sea”, aseguró el artista. Y completó: “Es fundamental tener el apoyo familiar, sin él no podría haber llegado hasta acá. Y les aviso que el año que viene hay otro La Voz México, así se puede anotar”.