El Hincha, Rosario Central

Panorama auriazul

Sonrisa Gigante: Central no jugó bien, pero cosechó una victoria vital para lo que viene

Quizás no importaba el cómo, sino el resultado del producto. Central llegaba al duelo con Arsenal obligado a ganar. Y lo hizo. Sin sobrarle nada, el Canalla consiguió un triunfo de esos que tranquilizan. Que sirven para trabajar de otra manera en la semana

Fotos: Franco Trovato Fuoco

Quizás no importaba el cómo, sino el resultado del producto. Central llegaba al duelo con Arsenal obligado a ganar. Y lo hizo. Sin sobrarle nada, el Canalla consiguió un triunfo de esos que tranquilizan. Que sirven para trabajar de otra manera en la semana. Era vital, necesario e importante sumar de a tres. Y lo logró con lo justo.

Una vez más se notó que cuando Vecchio está contrariado le cuesta horrores generar peligro en el área rival. Arsenal fue un duro hueso de roer. Y si bien le hizo un primer tiempo digno al Canalla, en el momento que se equivocó debió sacar del medio.

Expiraba el primer tiempo y no hay dudas que el mejor ataque es la defensa. Ya que entre tres de los cuatro defensores canallas llegó el gol que abrió el partido. Laso la bajó de cabeza, Ferreyra atinó a aun remate que se desvió en un rival y apareció el goleador menos pensado: Damián Martínez.

Ruben volvió a la titularidad tras un año y demostró que su presencia en la cancha genera cierto temor en los rivales. Le falta ritmo, sí. Pero con Marco en cancha es otra cosa.

En el complemento el Canalla, con la ventaja a su favor, se acomodó mejor. No fue nada brillante su juego, pero suficiente para vulnerar a un rival que llegó al Gigante golpeadísimo (aún no sumó ningún punto). Claro que Broun debió intervenir para aguantar el 1-0 con una buena atajada a Soraire.

El Kily movió el banco e hizo ingresar a Marinelli, Rabuñal y Martínez Dupuy para encarar la brecha final con algo más de aire. Y la apuesta le salió bien al DT canalla. El uruguayo capturó de cabeza un centro de Lo Celso para estampar el 2-0 tranquilizador.

Martínez Dupuy pudo bajar la persiana al resultad, pero Navarro le adivinó la intención al mexicano. Arsenal fue por el descuento y lo consiguió a un minuto del final a través de Albertengo.

Central ganó y era lo que más importaba. Ahora el Kily tiene una semana corta para preparar la visita al líder Colón y buscar meter el batacazo ante el mejor equipo del torneo.

La previa del partido

Todo indica que Marco Ruben será titular el lunes ante Arsenal en Arroyito, en el partido por la quinta fecha de la Copa de la Liga. Y la novedad se potencia cuando se resalta un dato: el goleador lleva casi un año sin jugar un encuentro desde el inicio. La última vez fue el 16 de marzo de 2020, en la derrota canalla ante Colón en el Gigante por 3 a 1, por la primera fecha de la frustrada Copa de la Superliga.

Después de aquel cotejo ante los sabaleros, se paró el fútbol por la pandemia. Y cuando se habilitó la vuelta a los entrenamientos, Ruben decidió poner en pausa su carrera. Y recién decidió regresar a la actividad a fines de enero pasado, con la idea de jugar en Central durante 2021. Hasta ahora, Marco ingresó desde el banco en los últimos 3 encuentros: River, Godoy Cruz y Racing. Y el lunes sería titular ante Arsenal.

Cuando se paró el fútbol por la pandemia, Marco Ruben atravesaba una racha positiva: marcó 5 goles en los últimos 3 partidos que disputó con la casaca auriazul, todos en marzo de 2020. En esa serie, hizo los 3 en el triunfo ante Arsenal en Arroyito (3-0), justamente el rival del lunes; 1 en la derrota como visitante de Argentinos Juniors (1-2); 1 en la caída frente a Colón en el Gigante (1-3).

Ahora, después de sumar minutos en forma progresiva en los últimos tres partidos de este torneo, Ruben se siente en condiciones de ser titular el próximo lunes por primera vez en este ciclo que comanda Kily González.

Por lo pronto, y mientras espera la confirmación de parte del técnico auriazul, Ruben palpita la chance de darle una mano al equipo, que lo necesita. Pero, además, irá por la posibilidad de seguir trepando en el escalafón de goleadores históricos de Central en el profesionalismo.

En esa tabla, el de Capitán Bermúdez se encuentra en el cuarto lugar, con 81 tantos, junto a Sebastián Guzmán. Y está a solo un gol del tercero, Edgardo Patón Bauza, que conquistó 82. El máximo artillero de la historia profesional en Central es Waldino Aguirre, con 98 tantos, seguido de Mario Kempes que hizo 94.

Comentarios