Edición Impresa, Política

Son “esclavos del siglo XXI”

El Movimiento Campesino de Formosa (Mocafor) denunció la existencia de “obreros en condiciones inhumanas, reducción a la servidumbre, apropiación ilegal de tierras y desmontes de bosques” en la provincia norteña.

La aparición la última semana de un grupo de trabajadores, aparentemente contratados por la empresa Nidera, en condiciones cercanas a la esclavitud, en la localidad bonaerense de San Pedro, generó un fuerte impacto y fue el determinante del surgimiento de nuevas denuncias. Ahora, el Movimiento Campesino  de Formosa (Mocafor) realizó una fuerte llamado de atención sobre “trabajo esclavo, reducción a la  servidumbre, apropiación ilegal de tierras y desmontes de bosques  nativos” mediante un comunicado que llamó “Esclavos del siglo XXI”.

El Mocafor, Integrante del Frente Nacional Campesino (FNC), reveló “la situación de servidumbre en la que viven centenares de  trabajadores rurales en establecimientos ganaderos” entre otras “actividades ilícitas de mucha gravedad” en esa provincia del norte argentino, fronteriza con Paraguay.

Según la organización campesina, “los obreros viven en condiciones inhumanas, recibiendo pagos irrisorios”. En la denuncia, señalan a establecimientos de nuevos “inversionistas”, donde realizan tareas de desmonte, destronques, postes, alambrados, corrales y galpones. Agrega que “se les descuentan las mercaderías proveídas por los patrones”, quienes les cobran 10 pesos por alimentos que “cuestan 3 pesos en el mercado”, señaló el documento firmado por el presidente del Mocafor, Benigno López.

Llevados de forma ilegal, “la mayoría de los esclavizados son trabajadores de origen paraguayos reclutados en su país por punteros que prometen buena paga”, por cuenta de establecimientos “ubicados dentro de una franja de 100 kilómetros al margen del río Pilcomayo”, frontera natural entre Argentina y Paraguay. Los obreros “son retenidos en el interior de los campos hasta que terminen sus trabajos y generalmente viven en chozas o en galpones de herramientas”, señalan.

El Mocafor también denunció por estas prácticas a “la empresa terrateniente Caminos Ganadera, con campos en General Belgrano y Villa General Güemes”, entre otros “establecimientos ganaderos de la nueva oligarquía formoseña”.

Según se indica, los obreros “son retenidos en el interior de los campos hasta que terminen sus trabajos y generalmente viven en chozas o en galpones de herramientas”, y agrega que esa irregularidad “es aprovechada por los patrones para ejecutar grandes obras a precios irrisorios y evadiendo impuestos y aportes patronales”.

La fuerte denuncia va mas allá del trabajo esclavo, ya que en muchos establecimientos formoseños “se desarrollan actividades ilícitas de mucha gravedad como ser la apropiación ilegal de tierras, desmontes de bosques nativos y aterrizajes ilegales de aeronaves”. 

El Mocafor, agrupación que respalda numerosas políticas públicas del gobierno nacional y la relección de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, advirtió que  en Formosa hay “mucho trabajo para la Justicia Federal”.

Comentarios