Política

Con perspectiva de género

Sofía Botto: “Queremos ser las que discutamos esas propuestas que generamos”

La precandidata a concejala se refirió a la propuesta que impulsan desde Libres del Sur y puntualizó sobre la importancia de sumar perspectiva de género al recinto. Remarcó la importancia de asumir el protagonismo que exigen las mujeres


Botto encabezará la lista de precandidatos a concejales de Libres del Sur dentro del Frente Progresista. Fotos: Juan José García

Sofía Botto encabezará la lista de precandidatos a concejal de Libres del Sur dentro del Frente Progresista en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias del 28 de abril. En diálogo con El Ciudadano consideró esta nueva posibilidad como consecuencia de un proceso de trabajo y participación. Con la idea de capitalizar la fuerza del movimiento de mujeres, sostuvo que es el momento de tomar el protagonismo y ser ellas quienes impulsen las propuestas que generan.

Creció en el barrio Refinería y con 28 años de edad lleva once de participación política en la agrupación Libres del Sur, donde comenzó a militar durante sus estudios secundarios en el Complejo Educativo Francisco de Gurruchaga. En el 2014 se sumó a la agrupación local de Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumalá) para en 2016 pasar a coordinar el colectivo a nivel provincial.

 

Fotos: Juan José García

 

Trabajar en torno a la cuestión de género la impulsó a animarse a jugar al rugby. Desde 2014 forma parte del equipo femenino de Old Resian Club, entidad a la que destacó por haber habilitado un espacio para las mujeres. Integró el seleccionado rosarino y percibe el deporte como un espacio de inclusión social.

Con el eje en políticas atravesadas por la perspectiva de género, el partido busca lograr representación en el concejo. Juventud, diversidad y renovación sientan las bases de un movimiento que aspira a trasladar sus proyectos a la acción política.

 

Fotos: Juan José García

 

—¿La aparición masiva de las mujeres en políticas puede generar una renovación?

Yo creo que venimos a transformar la política, desde Libres del Sur construimos un movimiento social y venimos tomando un impulso muy importante sobre todo cuando pudimos tomar reclamos que en su momento parecían sectarios. Pasamos de eso a abordar temas que fueron el centro de la agenda política, del 2015 para acá empezamos a ver muchísima participación de las mujeres, incluso que yo haya participado hace dos años fue consecuencia de ese proceso. Estamos asistiendo a una feminización de la política que tiene que ver con cambios en las reglas de juego y que hemos logrado protagonizar lo que pasa con las mayorías de la sociedad.
Esos reclamos vienen con un compromiso, porque pedimos por la paridad pero también queremos ocupar esos lugares. Si nosotras empujamos para que salgan leyes de paridad, o pedimos espacios legislativos, eso viene con el compromiso de que los queremos ocupar. Muchas veces nos pasó que fuimos generadoras de algunas propuestas pero las hemos tenido que dejar en manos de otras personas. No queremos que eso nos pase más, queremos ser nosotras las que discutamos esas propuestas que generamos.

 

Fotos: Juan José García

 

—En el ámbito sindical, ¿como percibís la presencia femenina?

—Los indicadores en general son bajos, sobre todo en los cargos más altos. Sí veo un mayor compromiso de las mujeres, ahora vemos de cara a la movilización del 8 de marzo la participación de las mujeres a través de los sindicatos, eos se tiene que transformar en una propuesta política clara. También tiene que suceder que los compañeros cedan esos espacios a las compañeras que claramente se lo están ganando. Un buen ejemplo es el de la Asociación Bancaria, con la compañera que asumió la secretaría general, e sun buen ejemplo para mostrar como una compañera que ha tenido participación activa, ha llegado a un lugar de conducción.

—¿Cuáles son los ejes que políticos que plantean desde Libres del sur?

—Nuestro punto de partida es lo que venimos haciendo y lo que hemos hecho. Si bien somos una organización promotora de derechos, y se lo exigimos al estado, también trataremos de lograr propuestas concretas para la ciudad, pensando una ciudad desde una perspectiva de género e inclusiva. Trabajamos teniendo en cuenta a todos los sectores sociales, poniendo foco en los que tienen mayor dificultad para acceder a posibilidades. Estamos poniendo eje en cuestiones relacionadas a seguridad comunitaria, en propuestas con respecto al transporte público, y en como nos movemos las mujeres en la ciudad. Sobre todo estamos analizando la cuestión de la seguridad comunitaria que es un trabajo colectivo.
Hay que valorizar también el taxi como transporte público, generar una legislación sobre el acoso callejero, y desarrollar programas que permitan una concientización en la sociedad para una construcción libre de violencia de género. Consideramos también que la pobreza es violencia y ese es uno de los ejes que queremos trabajar para la campaña, nuestra mejor propuesta es lo que hicimos concretamente y lo que aportamos para una ciudad con perspectiva de género.

 

Fotos: Juan José García

 

—¿Qué políticas locales considerás que hay que sostener o profundizar y que otras cuestiones crees que hay que trabajar para mejorar?

—Creemos que las políticas de salud son una cuestión a defender y a ampliar, esto tiene que ser un punto de partida sobre cosas que nos enorgullecen. La política de transporte tiene una buena perspectiva, y es una cuestión a seguir ampliando. Hay que tener en cuenta la complejización que genera tantos vehículos en la calle, como bicicletas, autos, motos, es un tema a trabajar para generar una ciudad segura de transitar.
Las políticas de genero que tiene la ciuduad entendemos que ha sido un punto de partida. Vemos el Instituto de Mujeres como un espacio de promoción de derechos, y a su vez un área de asistencia a mujeres que dependa del gobierno local. Ese es un terreno en el que hay que seguir avanzando, y pensar en una descentralización sobre como la atención llega a los barrios. Si bien hay esfuerzos y gestión hay que seguir avanzando en como llegamos a las mujeres, porque muchas veces somos mediadoras en situaciones donde tendría que estar el estado. Son cuestiones a seguir trabajando para dar una respuesta más rápida, es algo en lo que podemos aportar.

 

Fotos: Juan José García

 

—¿Donde fallan las políticas del Estado nacional en función a la realidad de crecientes casos de femicidios y mayores niveles de acoso a mujeres?

—Nosotros vemos una continuidad de fallas en el estado nacional que empieza con una cuestión sesgada sobre una mayoría poblacional. Los presupuestos son muy pequeños para la población a la que se quiere abarcar. Este año estamos hablando de poco más de 11 pesos por mujer para abordar las violencias machistas que son diversas y tienen distintos niveles de complejidad. Lo vemos en los femicidios pero después hay otro tipo de violencias a las que estamos expuestas como el acoso callejero. La cuestión presupuestaria es un gran inconveniente, y tiene que suceder también que ese presupuesto sea derivado a las provincias.
Hay que reparar en la importancia de la cercanía que  puede tener cada gobierno, que las escuchen, para eso necesitamos que el gobierno nacional invierta en las provincias y que a su vez llegue a las ciudades o comunas. Desde el gobierno provincial lo vemos con programas de asistencia pero no así desde el gobierno nacional. Nos estamos manejando con presupuesto propio para cuestiones que tendrían que venir de una legislación nacional. A nivel discursivo ha habido muchos anuncios pero a la hora de poner en marcha planes para la erradicación de la violencia o igualdad de oportunidades, todavía no quedamos en lo discursivo y la falta de acción política.

 

Fotos: Juan José García

 

—¿Cómo impacta la crisis económica en las mujeres?

—Hay un fenómeno que se conoce como feminización de la pobreza y tiene que ver con que dentro de lo que ese índice, la mayor parte son mujeres de determinadas características. Son personas que fueron madres desde muy jóvenes, tienen complicaciones para el acceso a mercado laboral, o se han tenido que hacer cargo de sus familias. Hay muchas de esas mujeres que no han podido terminar primaria y secundaria. Entonces el impacto de las políticas económicas en estos casos tienen un efecto diferencial. Las mujeres somos una de las variables de despidos más importantes cuando empiezan a subir las tasas de desempleo.
Nosotras tenemos una visión opositora a las políticas económicas del gobierno nacional  porque entendemos ese impacto diferencial en las mujeres como una forma de violencia más.
La pobreza es violencia, y lo vemos cuando no le podemos garantizar a nuestras compañeras las posibilidades de trabajar, o que existan jardines maternales. Hay políticas que se pueden generar como se hizo en el ámbito local a través de organismos como el concejo, son iniciativas positivas para generar políticas que las mujeres necesitan.

 

Fotos: Juan José García

 

—¿Qué cambió dentro del movimiento de mujeres que generó una visibilización más notoria y masiva de la lucha?

—Creemos que el avance más notorio se da porque desde un espacio pequeño como el movimiento de mujeres reclamando por la violencia, pasamos a un reclamo social, eso representó el Ni una menos. Empezamos a ver incluso actores y actrices, o gente que no se siente dentro del movimiento feminista que pudo llevar adelante ese reclamo porque se sentían parte. Eso nos permitió darle centralidad en la agenda política, cambió la presencia de las mujeres en la política. Este año en cada plataforma, probablemente habrá al menos una propuesta que tenga que ver con las mujeres, a favor o en contra.
Eso nos permitió plantear diversas temática que en otro momento hubiese costado más, como lo fue el año pasado el debate por el aborto legal. Así como este año vamos a seguir con el mismo reclamo y seguirá con el pedido de implementación de educación sexual integral, o el reclamo por los protocolos de interrupción voluntaria de embarazo, que si bien en nuestra ciudad se aplican, queremos asegurarnos la continuidad. Desde el 2015 hasta acá, logramos incorporar una visión más diversa al movimiento feminista y fuimos ganando terreno en el ámbito de la política.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios