Región

Equilibrio ambiental, político y social

Situación extraordinaria, medidas extraordinarias: Santa Fe suma un día a la veda de pesca

A partir de este 6 de julio sólo podrá hacerse pesca extractiva en el Paraná los martes, miércoles y jueves. "La medida fue tomada teniendo en cuenta la situación actual del río", explicó la Casa Gris, que además pasó revista a otras decisiones con rumbo sustentable. Y se coordina con Entre Ríos


El gobierno de Santa Fe, por medio de la resolución 152/2021 del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático, dispuso la prohibición de la pesca comercial los días viernes. Entre los considerandos de la nueva medida que entra en vigencia se destaca la evaluación de la situación actual del río Paraná en general y de la sometida a la jurisdicción de la provincia de Santa Fe en particular. “De esta forma, a partir de este 6 de julio de 2021 queda prohibida la pesca comercial los días lunes y viernes, sumándose a los días sábado, domingo y feriados, con veda establecida por la ley 12.703”. La disposición también establece que la pesca deportiva “podrá practicarse todos los días exclusivamente con devolución obligatoria”, modalidad establecida que termina de garantizar que “la afectación de la fauna ictícola es mínima”. La nueva resolución, además, regirá “hasta tanto se dicte una norma que la sustituya”, y resulta clave ante el actual fenómeno de bajante extraordinaria y persistente, y cuando expertos en fauna ictícola vienen advirtiendo que los últimos tres ciclos reproductivos de los peces han estado afectados por distintos motivos, uno de ellos las quemas intencionales en el Humedal.

La ley 12.703, vigente desde 2007, establece en su primer artículo la prohibición de captura de “toda especie de peces de río durante los meses de noviembre, diciembre y enero de cada año”, exceptuando sólo del cumplimiento a “la pesca de subsistencia y a la captura realizada por medio de tanza con anzuelo” con los alcances, modalidades y condiciones establecidos por otra ley, la 12.212, que establece un marco regulatorio para “asegurar el manejo sustentable de los recursos pesqueros”, “conservar y recuperar la fauna de peces” en el río Paraná, e impulsa además la “reconversión” de la pesca comercial en otras prácticas –entre ellas las no extractivas, como siembra, cultivo y cosecha– y establece que las decisiones políticas en la materia “se realicen sobre bases de estudios científicos y técnicos de la fauna de peces, la biología y ecología” del Paraná, además con “participación ciudadana” tanto en las medidas como en el control de su aplicación “dado el incuestionable carácter de bien común de los recursos pesqueros”.

La nueva resolución sigue ese mismo rumbo: “Lograr una pesca sostenible en el tiempo requiere tener en cuenta el manejo de los peces, asegurando la protección biológica del recurso, y el componente social y económico”, marcó la Casa Gris.

 

Un esfuerzo por un río vivo

La recomendación de científicos como Juan Pablo Roux, del Instituto de Ictiología del Nordeste, es una veda total de pesca, comercial y deportiva, mientras persistan las condiciones extraordinarias del Paraná y con recursos para atender a las familias que dependen de la actividad para su sustento, pero a escala regional, acordada entre todas las provincias de la cuenca. En esa línea la resolución 152, aunque parcialmente, también logró avanzar: las medidas establecidas fueron consensuadas con la Dirección de Recursos Naturales de Entre Ríos, provincia que adoptó previsiones similares, con espejo en lo referente al número de días de veda comercial y restricciones a la pesca deportiva. “Cumpliendo así con una visión holística del sistema pesquero en la cuenca del río Paraná”, destacó la información oficial, que además detalló que hacerlo así “posibilitará ejercer fiscalizaciones y controles más eficaces”.

Y los habrá: “Durante el periodo que duren las nuevas medidas, el Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología, con la colaboración del Ministerio de Ambiente y Cambio Climático, fiscalizarán el estricto cumplimiento con el objetivo de proteger el recurso”.

 

Sustentable también en lo político y social

“Las nuevas disposiciones son resultado de un trabajo interministerial entre los ministerios de Ambiente y Cambio Climático, de Producción, Ciencia y Tecnología; y de Desarrollo Social, junto a la Jefatura de Asesores de la provincia”, resaltó la comunicación oficial. Y adelantó que en ese marco, “a efectos de mitigar los efectos económicos y sociales que la bajante extraordinaria del río Paraná ocasiona al sector pesquero”, la provincia “brindará contención económica para los pescadores comerciales registrados y para aquellos que utilizan la pesca como medio de subsistencia”, a través del Ministerio de Desarrollo Social,

En esa línea, el gobierno provincial explicó que la decisión de ampliar los días de veda pesquera “surge en base a diversos indicadores”, entre ellos que desde el Instituto Nacional del Agua (INA) se advirtió que “los niveles en el río Paraná en territorio argentino, incluyendo al Delta, quedarán oscilando por debajo del límite de aguas bajas (…) por lo que la situación ambiental del Delta sigue siendo desfavorable”.

También menciona que el 28 de junio se celebró una reunión con la Comisión de Pesca Continental del Consejo Federal Agropecuario “en la que se consideraron las recomendaciones presentadas por el Subcomité Técnico a partir de los resultados de la Campaña N°53 del Proyecto de Evaluación Biológica y Pesquera de Especies de Interés Deportivo y Comercial en el Río Paraná” (Ebipes)” y que “en dicha campaña se propuso mantener la restricción sobre los cupos de exportación y no innovar sobre las asignaciones de cupos mensuales que se han venido otorgando desde principios del año 2021”. Puntualizan que los cupos hasta el pasado 30 de junio son de 3.186 toneladas de sábalo, “lo que representa aproximadamente un tercio de lo que se venía asignando en años anteriores”. Y destaca: “Esta medida coincide con la postura sustentada por el gobierno de Santa Fe ante la Comisión de Pesca Continental.

“Durante fines de mayo, además, se había realizado una reunión del Consejo Provincial Pesquero, encabezada por la ministra de Ambiente y Cambio Climático, Erika Gonnet, en donde los presentes, por amplia mayoría, coincidieron en la necesidad de seguir restringiendo la actividad pesquera hasta tanto mejoraran las condiciones hidrológicas”, abundó la información.

La mesa a la que se refiere es definitoria: “Participaron todos los actores vinculados a la temática: representantes de pescadores comerciales o artesanales, de cooperativas de pescadores, de clubes de pescadores deportivos, de frigoríficos y acopiadores de pescado y de organizaciones de la sociedad civil tales como El Paraná No Se Toca y el Taller Ecologista Rosario. También hubo representantes del sector turístico, de universidades e institutos técnicos y científicos, de Municipios y Comunas, de la Administración de Parques Nacionales, del Poder Legislativo provincial, y del Ministerio de la Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia. En dicha oportunidad también asistieron representantes de la Procuración de la Corte Suprema de Justicia de la provincia y de los amparistas que promovieron la veda que dispuso la Justicia a fines de 2020”, explicó la información.

También recordó el antecedente de fines de 2020, cuando la Justicia había dispuesto una veda total desde el 29 de diciembre hasta el 31 de marzo de este año, lo que motivó protestas de los sectores afectados. “En dicho lapso, el gobierno de Santa Fe realizó diversas presentaciones logrando así una veda parcial y el consiguiente proceso de resoluciones que establecía nuevas regulaciones en base a un análisis ambiental, económico y social”, marcó el gobierno provincial, apuntando a un equilibrio posible.

Comentarios

10