Ciudad, Edición Impresa, Región

A un mes del siniestro de monticas

Sirenas para recordar la tragedia y pedir justicia

A un mes del siniestro que protagonizaron los dos colectivos de Monticas, hecho que culminó con 13 muertos, los bomberos voluntarios de Zavalla hicieron sonar las sirenas a la hora de la colisión para recordar lo acontecido y pedir justicia.


A un mes del siniestro que protagonizaron dos colectivos de la firma Monticas en las ruta 33 a la altura de Pérez, hecho que culminó con 13 muertos, los bomberos voluntarios de Zavalla hicieron sonar este viernes las sirenas a la hora exacta (10.45) en que colisionaron de frente los dos ómnibus. La movida fue para recordar a los fallecidos y, también, para pedir un rápido avance de la causa judicial. La conmemoración se había iniciado el jueves cuando familiares, habituales pasajeros de los colectivos y parte de la comunidad de la localidad marcharon en silencio por las calles del pueblo.

A las 10.45, los Bomberos Voluntarios de Zavalla hicieron sonar la sirena principal del cuartel en homenaje a las víctimas fatales de la tragedia, a sus familiares y a los muchos heridos que todavía se están recuperando del siniestro.

El hecho volvió a conmover a toda la comunidad, que quedará marcada a fuego por lo ocurrido.

Precisamente, que Zavalla sea el epicentro de las evocaciones no es casualidad. Es que siete de los 13 fallecidos en el choque del 24 de febrero pasado eran oriundos de esa localidad

Allí residían Gustavo “Lato” Souza (chofer del colectivo que cubría el trayecto Casilda-Rosario), Johana Fernández, Gianella Fernández (hermana de Johana que falleció días después del choque en el Heca), Jorge Fargioni, Juan Burzacca, Juana Ferreyra y Jorge “Tijereta” Ledesma, que vivía en Pérez pero antes estuvo casi toda su vida en Zavalla.

Marcha

El sonido de la sirena se sumó a la movilización que este jueves encabezaron el jefe comunal de Zavalla, Guillermo Rajmil, y el decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR con sede en esa comuna, Guillermo Montero, junto a agrupaciones estudiantiles, vecinales y políticas.

Esa “marcha de silencio” recorrió el trayecto entre el Parque Villarino y la plaza principal de Zavalla. El fin también fue recordar a las víctimas del siniestro y en reclamo de sanciones.

La movilización comenzó frente al edificio universitario y en su trayecto pasó también ante las escuelas que funcionan en el parque Villarino y en otros sectores de Zavalla, sumando adhesiones.

“La movilización fue muy importante, con una columna nutrida, de una cuadra de extensión”, expresó en la marcha el decano de Agrarias, quien destacó la presencia del Centro de Estudiantes, referentes de la comunidad como el ex párroco Rafael Romero, que viajó a la localidad para solidarizarse; familiares de las víctimas, choferes de la empresa Metropolitana, involucrada en el accidente y representantes de la ONG Prohibido Olvidar.

Montero recordó a Jorge Ledesma, un no docente de su facultad que fue una de las víctimas fatales de la colisión, y señaló que un docente y ex decano de esa casa, Hugo Álvarez, recién el miércoles salió de terapia intensiva luego de las graves heridas sufridas, mientras que otra no docente sobreviviente sufre problemas psíquicos considerables tras el hecho.

“Ya lo hizo la Coad y ahora vamos a impulsar que el Consejo Directivo de la facultad y el Consejo Superior de la UNR se presenten como querellantes”, advirtió.

Durante la marcha se determinó que los distintos sectores vuelvan a movilizarse el próximo 13 de abril.

Cabe recordar que, entre otras instituciones, las distintas administraciones de la facultad de Zavalla elevaron durante años numerosos reclamos por los pésimos servicios que, desde hace mucho, prestaba la empresa Monticas. En tal sentido, Montero señaló que los nuevos servicios de emergencia también presentan falencias, “ya que existe un solo trasbordo entre Pérez y Zavalla, cuando los servicios de la 35/9 que los traen son tres, con lo que la demanda de los pasjeros sobrepasa largamente la prestación y genera demoras”

El siniestro se produjo el viernes 24 de febrero cuando dos coches de las empresas Monticas y Metropolitana (ésta última propiedad de la primera) chocaron de frente en el kilómetro 779 de la ruta 33, a la altura de Pérez,y generaron la mayor tragedia vial del sur de Santa Fe.

Allí murieron 12 personas, a las que se sumaría con los días una más, la adolescente de 15 años. Las imágenes desgarradoras de la tragedia sacudieron al país.

La causa

En torno a la causa judicial, los investigadores aún siguen recogiendo testimonios y no hay imputados, aunque ya se descartó el error humano de los choferes. Y todavía esperan la llegada de expertos que determinen el motivo del reventón de la goma izquierda de uno de los vehículos, lo que precipitó la tragedia.

Comentarios