Mundo

Escándalo

Sin Nobel de Literatura por denuncia de abuso sexual

La Academia sueca decidió postergar la entrega del premio para el año próximo. Varios integrantes renunciaron.


El premio Nobel de Literatura 2018, un olimpo al que aspiran novelistas, poetas y dramaturgos, no se concederá este año sino el que viene, por primera vez en casi siete décadas, debido a un escándalo de violaciones y agresiones sexuales.

“El premio Nobel 2018 de Literatura se designará y anunciará al mismo tiempo que el galardonado de 2019”, anunció ayer la Academia sueca en un comunicado.

“Los miembros activos de la Academia sueca son por supuesto plenamente conscientes de que la actual crisis de confianza representa un importante reto a largo plazo y requiere un trabajo sólido de reforma”, afirmó el presidente permanente interino Anders Olsson, citado en el comunicado.

“Creemos que es necesario destinar tiempo a recuperar la confianza pública en la Academia antes de que se pueda anunciar el próximo ganador”, afirmó.

La institución está sumida en una crisis desde noviembre, cuando, en el contexto de la campaña mundial contra los abusos sexuales, el diario sueco <Dagens Nyheter> publicó los testimonios de 18 mujeres que afirmaban haber sido violadas, agredidas sexualmente o acosadas por Jean-Claude Arnault, una influyente figura de la cultura sueca.

Arnault, el esposo francés de la poetisa y miembro de la Academia Katarina Frostenson, ha negado las acusaciones.

Estas revelaciones sembraron la discordia entre los 18 miembros de la Academia sobre cómo reaccionar y en las últimas semanas seis de ellos decidieron dimitir, incluida la secretaria permanente Sara Danius.

Además, otros dos miembros no participaban desde hace tiempo en los trabajos de la Academia, lo que reducía a diez el número de académicos activos.

Y según los estatutos de la Academia, al menos 12 miembros activos, del total de 18, son necesarios para elegir a un nuevo miembro.

La Academia rompió en noviembre cualquier vínculo con Arnault y su centro cultural Forum, muy conocido entre la intelectualidad de Estocolmo, y que también cerró sus puertas tras el escándalo.

La fiscalía de la capital sueca anunció en marzo que parte de la investigación iniciada contra Arnault había sido archivada por prescripción o falta de pruebas. Se trata de presuntas violaciones u otras agresiones sexuales cometidas entre 2013 y 2015. Ante semejante revuelo, la causa será reabierta.

La Academia es objeto asimismo de una investigación financiera sobre la entrega de generosos subsidios al centro Forum, del que Arnault y su esposa eran copropietarios.

El escándalo ha provocado también que salgan al aire los trapos sucios de la venerable entidad fundada en 1786.

Uno de los miembros, Horace Engdagl, aseguró que Danius había sido la “peor” secretaria permanente en la historia de la institución.

Eso provocó una campaña pública de apoyo a Danius. “La mujer con carácter que intentó limpiar la Academia sueca fue obligada a irse. No tengo palabras”, reaccionó la líder del Partido Centrista, Annie Loof.

Desde su creación, la institución ya había optado en siete ocasiones anteriores por suspender el premio por diversos motivos en 1915, 1919, 1925, 1926, 1927, 1936 y  por último en 1949.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios