Edición Impresa, Política, Últimas

Sin acuerdo sobre el destino de la Federal

Garré dialogó con Montenegro, pero no hay definición sobre los adicionales.

El gobierno nacional y el de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires continuaron ayer su pelea por la seguridad en Capital Federal. La ministra de Seguridad, Nilda Garré, anunció que acordó ayer con su par del gobierno porteño, Guillermo Montenegro, “coordinar esfuerzos para reforzar juntos la seguridad”, aunque manteniendo la decisión de rescindir los servicios adicionales que la Policía Federal prestaba en la ciudad, según informó la cartera nacional. Sin embargo, el funcionario del PRO negó más tarde que hubieran llegado a un “acuerdo” y sólo admitió un llamado telefónico de acercamiento.

“No hay ningún tipo de acuerdo. La única charla tiene que ver con ver cuál es la mejor forma de custodiar (los edificios públicos)”, subrayó Montenegro, luego de que la cartera de Garré afirmara que habían pactado “coordinar esfuerzos para reforzar juntos la seguridad pública en la jurisdicción”.

En declaraciones televisivas, el funcionario porteño detalló: “Hablé por teléfono con Garré hoy (por ayer) a la tarde para que me garantice la seguridad en los lugares conflictivos que hoy tenían con adicionales. No hubo acuerdo, sólo una charla telefónica donde se planteó la posición de cada uno”.

En tanto, según confirmaron fuentes de la cartera que encabeza Garré, la ministra conversó ayer a la tarde con Montenegro acerca de la decisión adoptada por la Nación, de reforzar la presencia policial en las calles con 1.200 efectivos que hasta el lunes custodiaban edificios públicos de la ciudad de Buenos Aires.

En esa conversación, se acordó coordinar esfuerzos para reforzar juntos la seguridad pública en la jurisdicción, “sin perjuicio de la decisión ya tomada de rescindir el convenio de 2006 por el que las autoridades porteñas contrataban servicios de policía adicional de la Policía Federal Argentina”, añadieron las fuentes.

Ante de esa charla, el gobierno porteño presentó una denuncia contra la ministra de Seguridad, Nilda Garré, y el jefe de la Policía Federal, Enrique Capdevilla, por haber retirado a los efectivos de esa fuerza de las dependencias públicas porteñas y, por sorteo, la presentación recayó en el juzgado de Norberto Oyarbide.

Así lo confirmó a Noticias Argentinas el procurador general de la ciudad de Buenos Aires, Ramiro Monner Sans, quien precisó que la denuncia fue presentada ante la Cámara Federal y, tras el sorteo de rutina, le tocó a Oyarbide, con la intervención del fiscal Jorge di Lello.

Además, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Guillermo Montenegro, le envió una carta a la titular de la cartera de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, para solicitarle una reunión urgente, que derivó en la posterior charla telefónica.

Paro en los hospitales

Por su parte, el presidente de la Asociación de Médicos Municipales porteños (AMM), Jorge Gilardi, confirmó anoche el paro en los hospitales Piñero, Penna y Santojanni de la Capital Federal, y anunció una huelga para mañana en todos los centros asistenciales de agudos de la ciudad.

Gilardi ratificó la continuidad de la medida de fuerza en los tres centros de salud porteños y la ampliación del paro por otras 24 horas este viernes en los demás hospitales de Agudos en la comuna tras reunirse con el ministro Montenegro.

El representante sindical y médico del Piñero atendió a la prensa al término del encuentro con Montenegro y remarcó que en las actuales condiciones de seguridad “no se puede trabajar” y sostuvo que los profesionales de la salud se encuentran en una “situación de desprotección” sin precedentes.

Comentarios