Ciudad, Edición Impresa

abusos y marcha atrás confidencial

Silencioso acuerdo en Bauen Pilay

A través de una mediación, un grupo vecinos firmó con la compañía de fideicomisos una solución al reclamo por incrementos en las cuotas de más del 120 por ciento en dos años. Son los primeros de 370 denunciantes en pactar.


Veintitrés vecinos llegaron ayer a un acuerdo con la empresa Bauen Pilay, a la que habían denunciado por aumentos desmedidos en las cuotas que pagan todos los meses por departamentos financiados a través del sistema de fideicomiso. Tal como publicó El Ciudadano el mes pasado, los clientes son parte de los 370 denunciantes que se acercaron a la Oficina de Defensa al Consumidor municipal para hacer el reclamo por incrementos que llegaron a 120 por ciento en dos años y que afectan a 11 mil personas en Rosario. El problema mayor lo atraviesan los que ya tomaron posesión de las viviendas, con pagos de más de 15 mil pesos mensuales. Para los que están en la categoría de espera, la cuota llegó a 5 mil pesos. Los integrantes del primer grupo que llegó a un acuerdo hasta el momento pactaron una nueva financiación que podría extenderse al resto de los damnificados que transitan la mediación. Igualmente, los detalles del convenio no fueron publicitados debido a que las partes firmaron un acuerdo de confidencialidad.

Los planes de inversión en departamentos ofrecidos por Bauen Pilay tienen dos categorías de pago: cuotas de espera y de posesión. En total, son 240 cuotas de un precio que, según el contrato que firman todos los clientes al principio, varía según el índice difundido mes a mes por la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). Pero el documento aclara que en caso de que los costos reales de construcción fueran más altos la cuota se ajustará. En base a un cálculo propio, entre marzo de 2015 y 2017, Bauen Pilay cobró un 53 por ciento más que lo indicado por la CAC. Desde la compañía, el presidente Javier Vigo Leguizamón argumentó que hay un desfasaje del 35 por ciento anual entre lo que vale construir y los índices de la CAC porque el cálculo se hace en base a lo que pasa en la Capital Federal. Siempre según esta versión, hasta mayo, de ese desfasaje se había recuperado la mitad con aumentos paulatinos.

Según los datos proporcionados por Vigo Leguizamón, en marzo de 2015 la cuota de espera de un plan costaba 2.140 pesos. En el mismo mes de 2017, los clientes pagaron 4.812 pesos, lo que implica un aumento de 124 por ciento. Si se aplican los indicadores publicados mensualmente de la CAC el aumento debió haber sido del 71,2 por ciento, esto es, un 53 por ciento menos de lo que la firma exigió como pago para seguir el camino hacia la casa propia, dicen los denunciantes. En el caso de la cuota posesión los aumentos son los mismos, aunque se vuelven más difíciles de pagar. En marzo de 2015 la cuota de las personas que ya habitan departamentos ascendía a 6.286 pesos. Dos años más tarde el recibo a cancelar fue por 14.133 pesos. Otra vez, el aumento acumulado fue de 124 por ciento y el desfasaje fue de un 53 por ciento más que el 71,2 sugerido por la CAC.

Entre abril y mayo, 370 personas llegaron a la Oficina Municipal del Consumidor con un reclamo casi idéntico. Las cuotas que abonan todos los meses a la firma Bauen Pilay habían crecido “de manera abusiva” en los dos últimos años. Las denuncias derivaron en una instancia de mediación para un primer grupo de 23 clientes. A mediados de mayo se hizo una audiencia de mediación a la que la compañía llevó una propuesta. Los representantes de la firma ofrecieron a los clientes aplicar un aumento del uno por ciento mensual hasta febrero de 2018, recuperando un 8 por ciento del desfasaje que, según la compañía, aún tienen. También prometían que desde marzo del año que viene los valores de las cuotas respetarían el indicador de la CAC. Esa oferta no fue aceptada y se pasó a un cuarto intermedio hasta ayer.

En la nueva reunión los vecinos y la empresa llegaron a un acuerdo sobre el cual no trascendió ninguna información. Es que las partes firmaron que el documento es confidencial. Ahora queda resolver la situación de los otros casi 350 denunciantes, que podrían llegar a un acuerdo similar. Igualmente, los aumentos afectan a todos los clientes de Bauen Pilay, que en Rosario ascienden a 11 mil personas. Un diez por ciento de ese total paga la cuota de posesión y muchos se vieron obligados a vender la casa propia por no poder afrontar cuotas.

Comentarios