Gremiales

Tensión en ascenso

Sigue el paro de portuarios hasta que reincorporen a todos los despedidos

Continúa el corte en Pellegrini y Rosas, además de la paralización del puerto. Los titulares del gremio defendieron el principio de acuerdo con la empresa pero los trabajadores subrayaron que no cesarán su plan de lucha si no se recupera el trabajo de las 25 personas despedidas


Conflicto portuarios. Foto: Juan José García

Este lunes por la mañana continuó el conflicto que protagonizan hace días los trabajadores del  Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) con la Terminal Puerto Rosario (TPR). Luego de que el Ministerio de Trabajo de la Nación dictara la conciliación obligatoria, que obligaba a la empresa a reincorporar a los 25 despedidos, este lunes se generó una situación tensa que terminó con una custodia de 60 policías en la puerta del sindicato de Portuarios y Estibadores (Juan Manuel de Rosas al 1700).

Por la situación, el secretario general de Supa, César Aybar, explicó a LT8 que “quiso ingresar a la sede gente que no tiene nada que ver con el gremio, pero no vamos a permitir que gane la violencia. Entendemos que la única forma de salir de este conflicto es con el diálogo”.

Además, aseguró que consiguieron 20 reincorporaciones y que para los cinco restantes consiguieron protección social durante un año.

Sin embargo, los trabajadores que hablaron a los medios dijeron que están actuando de manera conjunta los 25 laburantes que quedaron sin trabajo los últimos días de diciembre. Establecieron que si acatan la opción de que cinco queden fuera, “esto no termina acá”, y que los próximos meses la patronal encontraría excusas para impulsar más bajas.

Por eso, continuará el corte y este martes a la mañana habrá una nueva audiencia con el Ministerio de Trabajo de Nación.

“El gremio no está dividido, la policía se convocó sola, nos encontramos con patovicas adentro que no nos dejaron entrar. La empresa no quiere reincorporar a los trabajadores despedidos”, señaló Ariel, otro de los trabajadores, y reafirmó: “No vamos a retroceder si hay despedidos. Más allá de la conciliación obligatoria, hay 25 compañeros que deben ser reincorporados”.

La semana anterior el ministro de Trabajo de la provincia, Juan Manuel Pusineri, se refirió al conflicto: “Hay un punto importante de apoyo del gremio porque las desvinculaciones se produjeron en el marco de una instancia que no habilitaba a decisiones unilaterales de la empresa, como la conciliación obligatoria. Sobre la desvinculación de cinco empleados, la empresa argumenta que las mismas tienen causa. Esto puede terminar, entonces, en judicialización de los casos como en un esquema de acuerdo, que es a lo que el Ministerio apunta”.

El conflicto en el Puerto de Rosario tuvo en diciembre como punto caliente el ingreso virulento de trabajadores al Concejo y la Municipalidad. Y no hizo más que poner en evidencia una larga cadena de incumplimientos de Vicentin, una de las dos empresas que tiene la concesión a nombre de Terminal Puerto Rosario (TPR), en especial en cada mesa oficial donde desobedeció sistemáticamente la conciliación obligatoria. El hombre fuerte de la empresa es el CEO Gustavo Nardelli, ya conocido por su constante violación a las normas y leyes vigentes.

Comentarios

10