Ciudad

Estudiantes en la Lavarden

Sigue el conflicto en la escuela Nigelia Soria

Los alumnos hicieron este viernes una toma simbólica. Ya llevan una semana de lucha contra la decisión del Ministerio de Cultura de quitar el cursillo de ingreso para reemplazarlo por el sorteo.


Estudiantes de la escuela secundaria artística Nigelia Soria cumplieron este viernes una semana de lucha contra la decisión del Ministerio de Innovación y Cultura de quitar el cursillo de ingreso para reemplazarlo por el sorteo. Por la mañana decidieron en asamblea levantar la toma que sostenían desde el lunes en el edificio de Viamonte y Moreno y caminaron hasta la Plataforma Lavarden, sede del Ministerio de Innovación y Cultura. Llegaron hasta el cuarto piso y montaron una toma simbólica para pedir una reunión con Roberto Barbieri, el director de Educación Artística. El funcionario los recibió y, después de cuatro horas de reunión en la que no hubo acuerdo, pasaron a un cuarto intermedio hasta el martes.

El cambio de modalidad para entrar al ciclo 2019 cayó mal en la comunidad educativa que desde hace años resiste la idea de que sea por sorteo. Fue comunicada con la apertura de la inscripción a la escuela artística, que se hizo esta semana. Para los estudiantes los 89 bancos que se renuevan por año en la Soria son muy preciados para que algún aspirante lo ocupe y frente a las exigencias del cursado se vaya a otra secundaria. “En los cursillos de ingreso, los y las ingresantes se informan sobre la dinámica del proyecto educativo, mientras que el equipo docente no solo evalúa la formación previa en relación al lenguaje artístico, sino el desarrollo dentro del aula, el compañerismo, la participación y los valores que transmitimos como escuela. Este método afianzó a los y las estudiantes en la escuela y bajó muchísimo los niveles de deserción. Estos logros parecen ser efímeros a la vista de los responsables del Ministerio de Innovación y Cultura que dictan los destinos de nuestra escuela”, dijeron en un comunicado.

La referente del centro de estudiantes, Clara Avetta, contó a <El Ciudadano> que desde el Ministerio no quieren dar marcha atrás con la decisión de quitar el cursillo. Los estudiantes se mostraron firmes en la defensa del sistema anterior y dijeron que quieren discutir el proyecto de la escuela para que haya más cupos. Además pidieron que avancen las obras de construcción de dos aulas nuevas. “Hace un año las están haciendo y van por la mitad”, explicó la alumna. También solicitaron que empiecen la ampliación del edificio que adquirió la escuela a pocos metros. Sumaron a los reclamos la creación de más secundarias con orientación artística en Santa Fe.

Avetta explicó que durante la reunión llegó una carta de la Defensoría del Niño, Niña y Adolescente de Santa Fe, que solicitaba al Ministerio información sobre el conflicto. “Les recordó que deben defender nuestros intereses. Vamos a ir a la Defensoría a dar nuestra versión”, dijo la estudiante. Además, agregó que el lunes tendrán una reunión con el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe, Antonio Bonfatti.

La Nigelia Soria es una de las cuatro escuelas artísticas secundarias que gestiona el gobierno provincial a través de los ministerios de Educación e Innovación y Cultura. Tiene cuatro bachilleratos: danza clásica con 32 cupos anuales, danza folklórica con 17, música con 21 y artes visuales con 19. En la capital provincial está la Escuela Provincial de Música CREI (con 28 vacantes anuales) y la Juan Mantovani, de artes plásticas, con 30 bancos. La cuarta fue inaugurada en 2014 en Venado Tuerto y tiene 30 cupos por año. Distinto a otros secundarias, las de arte funcionan con una jornada de 8 horas: a la mañana las clases y a la tarde la especialidad.

Desde el Ministerio admitieron que la demanda supera la oferta, pero defendieron el sorteo porque iguala. ““En todas queremos dar respuesta a la demanda. Sí es particular que haya un proceso selectivo. Es una escuela pública y no puede tener mecanismo selectivo. En la escuela pública tenemos que dar las mismas oportunidades de ingresos a todos los aspirantes, más allá de las aptitudes físicas o el recorrido previo. Es nuestro deber de garantizar ese derecho a través del sorteo”, dijo la semana pasada a >El Ciudadano> el secretario de Desarrollos Culturales, Paulo Ricci.

Apoyo desde Santa Fe

Los docentes de la escuela CREI de Santa Fe apoyaron la pelea de la Nigelia Soria. En un comunicado dijeron que el cursillo vocacional permitía a los aspirantes conocer las dinámicas propias de la escuela, de su día a día, dando a conocer qué es y no es la escuela. “Muchísimas personas se inscriben sin saber que van a tener un entrenamiento diario y colectivo que implica 2 horas reloj en donde les tocará tocar diferentes instrumentos, cantar, acompañarse, exponerse, y ser evaluados, desde esas habilidades performánticas. De allí su nombre: cursillo vocacional. El equipo docente proponía un orden de mérito necesario ante la falta de cupo. Pero es el cupo, por la ausencia de más espacios de educación artística, quien en todo caso deja afuera a dos tercios de los aspirantes cada año”, dijeron en un comunicado.

“Si el éxito del cursillo se viene relevando en la poca deserción y repitencia, es claro entonces que la tarea consiste en sentarnos a concebir, entre autoridades y trabajadores del cotidiano de estos espacios educativos, en una normativa específica que regule la cuestión del ingreso, encuadrada en la normativa nacional, y a su vez, estudiar la posibilidad de generar nuevos espacios de educación artística secundaria, ante la evidencia de su demanda”, agregaron.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios