Ciudad, Edición Impresa

Signos de recuperación

Un informe de la Bolsa de Comercio de Santa Fe asegura que, si se mantienen los niveles actuales, la provincia saldría de la recesión. Pero aclara que el escenario de la actividad económica es “ambiguo”.

La situación de la actividad económica en la provincia fue calificada de “ambigua” por un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Santa Fe, en el que sostiene que si bien en las últimas cuatro mediciones se observó una expansión neta del 1 por ciento, ello sucedió en simultáneo con un escenario inflacionario que comenzó a afectar, en términos reales, a las remuneraciones, ventas en supermercados e ingresos fiscales. El informe asegura, además, que si se mantienen los actuales niveles de crecimiento en la economía durante este año, podría terminar el período de recesión en el que se encuentra la provincia.

Esta última conclusión se sustenta en la recuperación que evidenciaron seis de los catorce rubros representativos de la actividad económica, que en enero experimentaron un crecimiento del 0,4 por ciento con respecto a diciembre de 2009.

El Índice Compuesto de Actividad de la Provincia de Santa Fe (Icasfe) es un indicador de periodicidad mensual que la Bolsa de Comercio de la capital provincial utiliza para conocer la evolución global de la economía. De acuerdo con los resultados obtenidos en las últimas mediciones correspondientes a enero último, el Icasfe se ubicó en 139,3 puntos, con lo que presentó una variación de 0,4 por ciento con respecto a diciembre pasado.

Según este estudio, entre los rubros que mostraron signos de reactivación se destaca la producción de maquinaria agrícola, que luego de haber disminuido un 24,5 por ciento durante 2009 presentó un incremento mensual del 23,6 por ciento.

También el patentamiento de vehículos nuevos registró una suba del 8,7 por ciento. Este rubro comenzó a recuperarse durante el segundo trimestre de 2009, aunque cerró ese año con una tasa acumulada negativa del 7,4 por ciento.

El indicador más representativo de actividad industrial es el consumo de energía eléctrica. Y, en este aspecto, hubo un incremento mensual del 4 por ciento en enero de 2010, continuando con la recuperación iniciada en abril de 2009, a pesar de que en períodos intermedios mostró algunas caídas que provocaron que la tasa anual acumulada para el año pasado fuera negativa.

Sumado a esto el consumo de hidrocarburos para la agroindustria y el transporte presentó un incremento del 3,6 por ciento; sin embargo, el consumo de gas industrial registró una caída del 0,03 por ciento.

La demanda de cemento creció el 2,1 por ciento. Este indicador muestra una recuperación importante a partir del tercer trimestre de 2009; a pesar de esto todavía no compensa la gran disminución observada durante los tres primeros trimestres de ese año. Cabe destacar que a diciembre de 2009 en la provincia había 4.000 empleados registrados menos en el sector con respecto a igual período del año anterior, según datos del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (Ieric).

La molienda de oleaginosas, una de las actividades agroindustriales más importantes de la provincia, presentó una caída del 5,3 por ciento. Además la faena de ganado bovino y porcino en la provincia cayó el 2,1 por ciento, y la producción láctea el 5,2 por ciento.

La serie mensual de puestos de trabajo declarados a diciembre de 2009 bajó el 0,1 por ciento; sin embargo, los datos trimestrales (publicados por el Indec) indican que entre el tercer y cuarto período de 2009 se observó un incremento del 1,9 por ciento en la cantidad promedio mensual de puestos de trabajo declarados en la provincia. Esto representa 8.808 puestos de trabajo declarados, compensando parte de la pérdida observada entre el cuarto trimestre de 2008 y el tercero de 2009 de aproximadamente 23.831 puestos. Por su parte, la demanda laboral mostró un incremento mensual del 0,9 por ciento, mostrando una constante recuperación desde agosto de 2009.

Cabe destacar que las remuneraciones reales totales, como indicador de ingreso disponible en la provincia, captan el comportamiento de dos variables: el ingreso promedio neto de inflación y la cantidad de puestos de trabajo registrados. En este sentido, a diciembre de 2009 esta serie presentó una tasa negativa del 0,3 por ciento mensual y es de esperar que continúe disminuyendo como consecuencia del efecto inflacionario.

La recaudación total de impuestos provinciales, corregida por inflación y filtrada por estacionalidad y valores extremos, presentó una disminución del 1,1 por ciento en enero pasado. En este indicador se observa una disminución constante desde el tercer trimestre de 2009, cuando en Santa Fe comienza a acelerarse el proceso de inflación.

Para la Bolsa de Comercio santafesina, la recuperación observada en el Icasfe se traduce en una notable mejora de su tasa de variación interanual, ya que pasó de -5,4 por ciento en agosto de 2009 a -1,4 por ciento en enero de 2010, acercándose a las bandas de confianza que muestran la tasa de crecimiento de largo plazo.

La inflación general en la provincia acumuló un 20 por ciento de incremento en 2008, mientras que la persistencia del contexto recesivo en 2009 provocó que el índice sólo alcanzara el 13,4 por ciento. Sin embargo, a partir del cuarto trimestre del año pasado volvió a acelerarse hasta mostrar una tasa acumulada del 5 por ciento, mientras que en igual período de 2008 se había incrementado un 2 por ciento. A enero de este año se registró una inflación general del 2,4 por ciento y para el rubro alimentos en particular fue del 4,2 por ciento (datos correspondientes al Índice de Precios de la Provincia de Santa Fe, Ipec).

Tanto las proyecciones públicas como privadas estiman una inflación elevada para 2010, lo que repercutirá sobre el nivel del ingreso disponible por parte de los consumidores privados y públicos. Esto ya se observa en la disminución presentada por la recaudación total provincial y remuneraciones totales. Como conclusión de esta situación las ventas reales en supermercados también presentaron una disminución (0,2 por ciento).

Por último, este contexto inflacionario, sumado al tipo de cambio estable, deteriora las condiciones del comercio exterior, con el que la economía provincial está muy relacionado.

De esta manera, se hace más atractiva la compra de productos extranjeros y al mismo tiempo aumentan los costos de producción de las empresas locales. Sin embargo, en el segmento de las exportaciones agroindustriales se espera un repunte producto de la mejor campaña agrícola.

Comentarios