Mundo, Política

El sur existe

Si no es por arriba será por abajo: nace Runasur, foro de integración de una América Plurinacional

La nueva instancia de integración, impulsada por el ex mandatario boliviano Evo Morales, busca integrar a los movimientos sociales de la región y entre sus principios está la reconstruncción de la Unasur, la instancia regional deshecha por los gobiernos de Bolsonaro, Macri, Piñera y Lenin Moreno


Bolivian ex-president Evo Morales delivers a speech during a rally in Chimore, Chapare province, Cochabamba department, Bolivia, on November 11, 2020, after his return from exile. - Thousands of supporters of Bolivia's ex-president Evo Morales crowded into his political stronghold Wednesday for a climactic rally to mark his triumphant return to his homeland. (Photo by FERNANDO CARTAGENA / AFP)

El ex presidente de Bolivia Evo Morales anunció esta semana el lanzamiento de la Runasur, un foro alternativo a la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), cuyo objetivo será articular una “América Plurinacional” en coordinación con movimientos sociales de los pueblos originarios latinoamericanos. Representantes de Bolivia, Venezuela, Ecuador, Perú y la Argentina, que conforman el equipo técnico del foro se reunieron en los últimos días en Cochabamba, para establecer los principios rectores y dar el puntapié inicial al nuevo espacio de integración regional, cuyo nombre se forma de la conjunción de la palabra quechua runa (hombre) y la sigla Unasur, por lo que condensa la idea de una Unasur del hombre y de los pueblos, según explicaron sus impulsores en momentos en que la Unasur sigue en coma institucional con una fuerte división entre los gobiernos de la región.

La idea de este nuevo espacio de integración regional fue planteada por Morales un día después de que retornó a Bolivia el pasado 9 de noviembre, luego de un año de exilio, momento en el que el ex mandatario aprovechó la visita de delegaciones internacionales y lanzó la propuesta que entonces describió como una “Unasur de pueblos indígenas”.

“La Runasur tiene una meta, unir a los movimientos sociales –sea indígenas, obreros, de la clase media y magisterios– con profesionales intelectuales y la meta es luchar para una verdadera liberación de toda América plurinacional de los pueblos para los pueblosW”, propuso Morales en las conclusiones de la primera reunión celebrada el sábado pasado por el equipo técnico integrado por Bolivia, Venezuela, Ecuador y la Argentina.

“La América plurinacional no es compatible con el capitalismo, el imperialismo”, marcó Morales junto al grupo que definió los principios rectores del organismo y que este viernes estableció su estructura orgánica.

Al respecto, el presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, explicó: “El Consejo de Representantes es la máxima autoridad del organismo y está estructurado a la parte operativa, que es el Consejo Ejecutivo Operativo”.

Dentro del Consejo Ejecutivo quedan subsumidos otras comisiones: el Consejo del Sistema Político, el Consejo Educativo, el Consejo Jurídico y el Consejo Económico, describió Vargas.

También explicó que el Consejo de Representantes –la máxima instancia de deliberación y decisión del foro– estará integrada por los representantes de las organizaciones sociales y pueblos indígenas de los diferentes países.

La Runasur tendrá una sede central que será Bolivia y cuatro subsedes en las regiones Norte, Sur, Este y Oeste, según radio Kawsachun Coca.

El objetivo es integrar a los 12 países de la región, por lo que la parte boliviana ya se comprometió a contactar e informar a organizaciones sociales de Perú y Paraguay.

Argentina hará lo propio con Brasil y Uruguay; Ecuador se encargará de Colombia y Chile; y Venezuela de Surinam y Guayana.

En su constitución se estableció que la Runasur es un organismo anticolonialista, antiimperialista, anticapitalista, complementario, soberano y articulador; y en su primera resolución denominada “Defensa de la vida y la salud” pidió la liberación de las patentes de la vacuna contra el covid-19 para garantizar su libre acceso”.

“El foro aún se encuentra en estado incipiente. Tuvimos un primer encuentro en diciembre con organizaciones sociales y pueblos originarios de todo el continente. Luego hemos tenido reuniones virtuales”, contó el secretario Adjunto de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y secretario General de ATE, Hugo Godoy, uno de los que participó en la primera reunión presencial del equipo técnico celebrada el fin de semana pasado en Villa Tunari, Cochabamba.

Godoy explicó que desde la Runasur se exigirá volver a crear la Unasur y reforzar la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Vamos a construir en Latinoamérica y el Caribe la Patria Grande, la América plurinacional que estamos alentando” ya que son necesarias “nuevas instituciones de los gobiernos, de nuestros países, sin la injerencia de Estados Unidos, ni la injerencia de ese «Ministerio de las Colonias» que es la OEA (Organización de Estados Americanos), presidida por el golpista (Luis) Almagro”, concluyó el líder sindical.

El proyecto de la Runasur busca una integración que trascienda la coyuntura política y que fortalezca la unidad de los movimientos sociales, indígenas y sindicales latinoamericanos que aspiran a un objetivo en común: soberanía política, económica y cultural de los pueblos.

Este espacio de integración es alternativo a la Unasur, explicó Morales en la reunión en Cochabamba y acusó a los gobiernos de derecha de la región de haber “aplastado” esa organización regional.

La Unasur surgió en 2008 con la firma del Tratado Constitutivo, que entró en vigor en 2011 y fue integrada originalmente por la Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Pero los cambios de signo político de los gobiernos del subcontinente desactivaron primero y desmantelaron después sus cuerpos –entre ellos el Consejo de Defensa Suramericano, que por primera vez constituyó una instancia de consulta, coordinación y cooperación en la materia por fuera de la influencia de Estados Unidos, y con sus propios principios autónomos.

Toda la articulación, que podría haber tenido un papel estratégico en la pandemia de coronavirus, se fue desarticulando hasta que en abril de 2018, la Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Perú, Colombia y Paraguay anunciaran la suspensión de su participación en el bloque. En 2019 se sumó a esa salida Ecuador y en 2020, Uruguay.

Hoy, el escenario regional cambió un poco y, en 2020, Venezuela se comprometió a relanzar la Unasur este año, una iniciativa aún no concretada, aunque compartida por los gobiernos de la Argentina y Bolivia.

Comentarios