País

Aberrante crimen

Sheila fue ahorcada y se habría defendido de ataque sexual

Sheila Alejandra Ayala, la nena de 10 años desaparecida el domingo y hallada asesinada este jueves en una bolsa en el partido bonaerense de San Miguel, fue estrangulada con una sábana infantil y aunque no tiene signos de abuso, creen que se quiso defender de ataque sexual: su tío tiene arañazos


El tío y la tía de Sheila fueron detenidos por el aberrante crimen de la nena de 10 años.

Sheila Alejandra Ayala, la niña de 10 años que estaba desaparecida desde el domingo y fue encontrada asesinada este jueves dentro de una bolsa en el partido bonaerense de San Miguel, fue estrangulada con una sábana infantil y si bien no tiene signos de abuso, los investigadores creen que se quiso defender de un ataque sexual porque su tío presenta arañazos, se informó este viernes.

Estos datos surgen de la autopsia que se realizó esta tarde en la morgue judicial de San Martín, que estableció que la víctima tiene un surco de ahorcadura en el cuello de tres centímetros de ancho y fracturas posteriores a la muerte en la zona costal, las cuales presuntamente se produjeron cuando fue arrojada del departamento donde la mataron.

Los peritos coincidieron en que la causa de la muerte fue “asfixia por estrangulamiento a lazo”, en tanto que se realizarán estudios complementarios para determinar si se le suministró alguna droga antes de provocarle la muerte.

En tanto, los médicos no encontraron signos de abuso sexual, pero se realizaron los hisopados correspondientes para analizar fluidos y, como se estableció que su tío detenido, Fabián González Rojas (25), tiene arañazos en los brazos, se cree que la nena se defendió de un ataque de ese tipo.

Además, un vecino declaró que al tío lo descubrieron en una situación de abuso que incluso provocó una gresca vecinal, aunque el tema no se judicializó.

En principio, para los forenses, la nena llevaba entre tres y cinco días muerta cuando fue encontrada ayer, si se tiene en cuenta las altas temperaturas que se registraron en los días posteriores a su desaparición. Pero habrá que hacer otros estudios para establecer con mayor precisión la data de la muerte.

El lugar donde fue encontrado el cuerpo de la nena, desnudo y dentro de una bolsa.

 

La principal hipótesis es que Sheila fue llevada al departamento de González Rojas y luego de asesinarla allí, el cuerpo permaneció uno o dos días en el lugar porque había perros y policías cercanos; finalmente, fue arrojada por el hueco donde habitualmente se tira la basura.

Los peritos hallaron a la víctima desnuda dentro de la bolsa plástica en la que la habían colocado y en su interior estaban sueltos un pantalón deportivo gris, un remera fucsia y blanca, la ropa interior, una sandalia marrón del pie izquierdo y una sábana blanca con dibujos infantiles que se cree que fue usada para ahorcarla.

Al respecto, el fiscal general de San Martín, Marcelo Lapargo, dijo esta mañana al canal TN que “la autopsia nos va a decir si hubo sufrimiento, un padecimiento prolongado” que terminó con la vida de la víctima.

Mientras tanto, Lapargo confirmó que en las próximas horas será indagado González Rojas, de nacionalidad paraguaya, albañil y con antecedentes por robo en poblado y en banda agravado en el partido de San Martín en 2013, en tanto que se demorará el interrogatorio de su mujer, Leonela Ayala (25), hermana del padre de Sheila, quien esta misma tarde dio a luz.

“Es un delito intrafamiliar cometido por los tíos. Los hechos posteriores (al crimen) no cambian mucho, estamos ante una pena de perpetua”, sostuvo Lapargo, que explicó que a ambos se les imputa “homicidio criminis causa”, es decir, matar para ocultar otro delito, presuntamente el intento de abuso.

La mujer, que estaba embarazada de ocho meses, había aparecido en los medios pidiendo por su sobrina y acusando a su cuñada de tener que ver con la desaparición, pero ayer confesó ante la Policía que con su marido habían matado a Sheila, dijo a #SomosTélam una fuente policial.

“No sé cómo llegamos a esto. Tomamos droga y alcohol”, aseguró la mujer, aunque para que esto tenga validez deberá ser ratificado ante el fiscal Gustavo Carracedo, de la UFI 20 descentralizada de Malvinas Argentinas.

Casi en paralelo con las detenciones, el comisario Jorge Figini había anunciado ayer el hallazgo del cuerpo de la niña: “En un final triste, tenemos un cuerpo pequeño, no tenemos la identidad. Fue encontrado al lado de un sector usurpado por unas 50 familias”, explicó.

Figini, el superintendente de Investigaciones en Función Judicial de la Policía Bonaerense, aseguró que se trata de “un lugar pequeño, donde hay basura, hay una bolsa y en el interior está el cuerpo”.

En tanto, fuentes de la investigación dijeron que el cadáver fue hallado en un hueco entre dos paredes en construcción, lindantes a la casa de González Rojas y donde los vecinos habitualmente arrojan basura.

En la vivienda de los sospechosos se encontraron una muñeca Kitty, bolsas y cintas, mientras que sobre un colchón viejo había moscas, por lo que se cree que la niña pudo haber sido asesinada allí y luego arrojada desde unos seis metros de altura hacia el hueco donde luego fue encontrada.

Por ese motivo, la Policía Científica trabajó durante varias horas recolectando pruebas de ambos lugares, en especial en la casa, que no había sido registrada anteriormente porque estaba cerrada y no había orden de allanamiento.

Consultado sobre la actuación policial en el caso, Lapargo remarcó que ahora se está investigando el homicidio y “después investigaremos si alguien hizo algunas de sus tareas mal o se equivocó”.

Poco después de hallarse el cuerpo, decenas de familiares y vecinos de la nena atacaron con piedras a los policías que custodiaban el ingreso al predio donde se realizaron los allanamientos, aunque los incidentes se extendieron solo por pocos minutos hasta que llegaron refuerzos policiales y de la Gendarmería.

El cadáver fue encontrado luego de que alrededor de 150 efectivos de distintas reparticiones policiales, canes de rastreo y buzos tácticos reforzaran en la mañana del jueves la búsqueda de Sheila y dieran intervención a oficiales de las Jefaturas Distritales de San Miguel, Malvinas Argentinas, José C. Paz y Pilar.

Además, participaron de la búsqueda efectivos especializados de la Unidad Cinotécnica y de Policía Científica con guías con canes de rastreo, personal de la Superintendencia de Seguridad Siniestral con un móvil de rescate con embarcación y grupos de buzos tácticos, y oficiales de Infantería y Caballería.

El miércoles, el Ministerio de Seguridad bonaerense había ofrecido una recompensa de 500.000 pesos a quienes pudieran ofrecer información sobre el paradero de la nena, aunque no se informó si se dio con ella a raíz de esos datos.

Fuente: #SomosTélam

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios