País, Policiales

TRIPLE CRIMEN DE GENERAL RODRÍGUEZ

La jueza Servini de Cubría le dictó falta de mérito a Pérez Corradi

La jueza consideró que no hay elementos para procesar o sobreseer al ex "empresario farmacéutico" en los asesinatos de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón. Pero seguirá preso en el marco de la investigación del tráfico ilegal de efedrina


La jueza federal María Servini le dictó este miércoles la falta de mérito a Iber Pérez Corradi en la causa que investiga el triple crimen de General Rodríguez en 2008, en la que estaba sindicado como autor intelectual de los asesinatos de Sebastián Forza, Leopoldo Bina y Damián Ferrón. No obstante, el ex empresario farmacéutico –extraditado desde Paraguay en junio pasado tras permanecer prófugo durante tres años– seguirá detenido en el marco del proceso por el tráfico ilegal de efedrina.

Pérez Corradi estaba acusado de ser el autor intelectual de los homicidios de Forza, Bina y Ferrón. Según el fallo, Servini de Cubría consideró que “el cuadro probatorio existente no permite procesar o sobreseer al encausado, fundamentalmente en virtud de prueba pendiente de producción, en gran medida relacionada con las citas de la indagatoria”.

Pérez Corradi, de 38 años, estuvo prófugo desde 2012 hasta junio último. Entonces, fue capturado en la triple frontera. De 38 años y con varios alias (Chiquito, Peludo o Pelado), había trabajado en el Banco Nación durante seis años antes de transformarse en una suerte de oscuro “financista” y empresario farmacéutico.

Además de la causa por el triple crimen en la que le dictaron falta de mérito, y la de la efedrina –vinculada con la anterior–, está acusado en otra por narcotráfico: introducir en los Estados Unidos pastillas de oxicodona, un analgésico derivado del opio, mediante el envío de una encomienda por correo privado. Por esa causa, la justicia norteamericana dictaminó un pedido de extradición.

Servini dijo que no, los fiscales que sí

El fiscal de Investigaciones Complejas de Mercedes, Juan Ignacio Bidone, llevó adelante la investigación del triple crimen junto a su colega Marcela Falabella. Para el funcionario, estaban claros los vínculos de Pérez Corradi con Forza y Ferrón en las maniobras de importación de efedrina –sustancia utilizada en la industria farmacéutica pero también como precursora de estupefacientes– para luego vendérsela –con altísimos márgenes de ganancia– a cárteles mexicanos. Para los fiscales, la relación entre los socios se tensó hasta tal punto que, según un testigo de la causa, Pérez Corradi dijo que iba a matarlos.

Otro vínculo que según la fiscalía está probado es con el condenado por el triple crimen Martín Lanatta, recapturado a principios de enero en Santa Fe al cabo de un raid cinematográfico posterior a la fuga del penal de Ezeiza con su hermano Martín y Víctor Schillaci, los otros acusados de ser autores materiales de esos asesinatos. Un apresamiento que desató fuertes cruces entre el gobierno socialista provincial y el asumido hacía poco de Cambiemos.

No es un colirio

Pérez Corradi, siempre de acuerdo a los fiscales de Mercedes, importaba efedrina de India y China, y en esos menesteres estaba vinculado con dos empresas farmacéuticas que oficiaban de pantalla para los pedidos del alcaloide medicinal: Masterfarm (de Jorge Ochoa) y Elvesta Argentina SA, que además tuvieron relaciones con Lanatta.

En octubre último, Servini de Cubría procesó a Pérez Corradi al considerar que traficó ilegalmente 14 toneladas de efedrina entre 2007 y 2008.

La causa de la efedrina, además, fue epicentro de cruces de acusaciones políticas, que en particular apuntaban a Aníbal Fernández, ex funcionario kirchnerista y candidato a gobernador bonaerense en las últimas elecciones. Desde la otra trinchera, el kirchnerismo acusó al PRO de facilitar la triple fuga.

Comentarios