Edición Impresa, Mundo

Semana clave para Libia

Rebeldes avanzan sobre estratégicas zonas. EE.UU. dice que finalizará su intervención en días. Italia y Alemania preparan propuesta de alto el fuego. La OTAN asume el liderazgo de las operaciones militares en Libia

Un retrato de coronel Muamar Gaddafi es quemado por rebeldes durante la recuperación de la ciudad de Bin Jawad.

Las tropas del líder libio Muamar Gaddafi pierden terreno y retroceden hacia el oeste del país, ante el persistente contraataque rebelde apoyado por los constantes bombardeos de la coalición internacional encabezada por EE.UU., Francia y Gran Bretaña. Esto permitió a los insurrectos controlar la ciudad petrolera de Ras Lanuf, tras recuperar Ajdabiya y el puerto de Brega. Así, reconquistaron todos los enclaves petrolíferos del este, lo que alivió a los países que participan de la operación armada –que quedó ayer formalmente en manos de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Otán)– y derivó en anuncios como el de EE.UU. que adelantó que culminará su participación en próximos días, o el de Italia (que puso sus bases militares) que anticipó que prepara junto a Alemania (país que no participó de la incursión) una propuesta de alto al fuego y un exilio para Gaddafi que presentarán en la cumbre de mañana, en Londres (ver aparte).

La recuperación de estas tres ciudades en la avanzada rebelde hacia el oeste constituye su mayor victoria, desde que la coalición iniciara el pasado 19 de marzo los ataques aéreos contra objetivos de Gaddafi. En Ras Lanuf, que había sido ocupada por los leales a Gaddafi el pasado 12 de marzo tras varios días de combates, los rebeldes no encontraron resistencia por parte de las tropas del líder libio.

En tanto, mientras las fuerzas del régimen seguían retrocediendo hacia Sirte, la diplomacia estadounidense aseguró que varios de los miembros del gobierno de Gaddafi comenzaron a abandonarlo y se multiplican las dimisiones en el seno del poder ante la serie de ataques aéreos lanzada por la coalición.

Sin embargo, las fuerzas leales al líder libio reanudaron ayer el bombardeo sobre  Misurata, controlada por los rebeldes, informó la agencia de noticias DPA. En esta avanzada contra Misurata el ejército del régimen utiliza carros de combate, morteros y armas ligeras, según aseguraron fuentes de los rebeldes.

El líder libio reconoció anteayer que los ataques aéreos de la coalición obligaron a sus fuerzas a retirarse y acusó de parcialidad a la comunidad internacional. El viceministro de Exteriores, Khaled Kaim, subrayó que las potencias occidentales “están intentando forzar al país al borde de la guerra civil”.

Las incursiones de la aviación aliada, en tanto, prosiguen a ritmo acelerado, según informó el Pentágono.

Los aviones de la coalición efectuaron 160 salidas el sábado pasado, frente a las 153 del viernes y lanzaron ataques aéreos intensos contra las posiciones de Gaddafi aún mantiene en la carretera costera entre Ajdabiya y Sirte, a 400 kilómetros al oeste.

El avance de los rebeldes hacia Trípoli continuaba  con la toma de la ciudad de Bin Jawad y aseguraban que su próximo objetivo era hacerse con Sirte, la ciudad natal de Gaddafi, donde ya se han producido ataques de la oposición.

Comentarios