Ciudad, Edición Impresa

Lo que se viene

Seguridad: opositores satisfechos

Distintos ediles opositores opinaron sobre la ardua discusión que se dio en el Concejo para apostar en el abordaje de los problemas de inseguridad. Coinciden en que es necesario dar herramientas al Ejecutivo para que pueda actuar en el tema; con una nueva convocatoria para este jueves, sigue en el tope de la agenda pública.


Tras la aprobación de la emergencia en seguridad en la última sesión del Concejo Municipal –junto a otras medidas para intentar frenar el delito– y con la nueva convocatoria de “Rosario Sangra” para este jueves en pleno proceso de crecimiento, principalmente a través de las redes sociales, distintos concejales opositores opinaron sobre la difícil situación que vive la ciudad, jaqueada por la inseguridad, y cómo piensan que seguirán las cosas luego de la prolongada discusión que se dio, primero en sendas reuniones de labor parlamentaria a lo largo de la semana pasada y luego sobre tablas en el Palacio Vasallo.

El presidente de la comisión de Seguridad, Diego Giuliano, aseguró que  los proyectos aprobados por el Concejo Municipal no serían posibles sin la emergencia en seguridad para Rosario. “Logramos que se apruebe la emergencia en seguridad en Rosario después de que se la rechazara durante mucho tiempo, cinco años en los que se lamentaron 1.221 muertes violentas”, afirmó.

“La emergencia le proporciona recursos humanos y económicos a la intendenta para que cumpla con todas las medidas necesarias para prevenir el delito. Le otorga al municipio la posibilidad de disponer de partidas que van dirigidas a otros destinos que no son prioritarios para que sean utilizados en seguridad como gestionar la presencia de las fuerzas federales, invertir en patrulleros y videovigilancia, comprar alarmas comunitarias y botones de pánico, intensificar las medidas de seguridad sobre los accesos a la ciudad y coordinar patrullajes y controles municipales para la detección de vehículos y para la prevención en general”, añadió entre otras cosas.

El presidente del bloque Unión PRO Federal, Gabriel Chumpitaz, dijo que la declaración de emergencia “es producto del fracaso de las políticas de seguridad del socialismo” y recordó sobre la necesidad de “publicar información de inversiones y compras de insumos y equipos para las fuerzas de seguridad en la página web del municipio; la eliminación de las «zonas rojas» de los mapas digitales y los GPS del Sies, las empresas de emergencia de salud privada, los diferentes cuerpos de bomberos de la ciudad y servicios de correspondencia; y la creación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y el refuerzo de patrullaje en espacios públicos”.

Desde el bloque Iniciativa Popular, la concejala María Fernanda Gigliani, señaló que veía como “positivo el haber podido acordar la puesta en marcha de algunos programas y proyectos, prescindiendo e incluso superando las recurrentes discusiones sobre las competencias que tenemos como gobierno local, para abordar temas de seguridad ciudadana”.

“Si bien la violencia y la inseguridad forman parte del paisaje cotidiano, no debemos naturalizarla, y más aún si vemos que a partir de mayo de este año, la violencia comenzó a recrudecer llegando a registrarse 24 crímenes en tan sólo un mes, la mayoría producto del uso de armas de fuego”, siguió.

En el bloque Ciudad Futura, uno de sus referentes, Juan Monteverde, destacó la creación de la Dirección de Asistencia y Empoderamiento de las Víctimas (Daev) “que tiene como objetivo garantizar muchos derechos a las víctimas de la violencia urbana, para que no estén solas luego de vivir una tragedia y para que no sean revictimizadas”.

“Necesitamos tener una mirada a largo plazo, modificando cuestiones estructurales, y este proyecto, precisamente, viene a brindar soluciones de fondo”, indicó.

La concejala de Compromiso con Rosario, Carola Nin, también habló del Daev y remarcó que será  “un articulador con recursos, con profesionales comprometidos con la temática, respetuosos pero con ímpetu”. “Necesitamos no fallar en esta tarea. Las víctimas ya sufrieron, debemos ser capaces de acompañarlos en soluciones”, afirmó.

La referente del bloque Partido del Progreso Social, Lorena Giménez Belegni, recordó que “muchos proyectos aprobados con anterioridad por el cuerpo legislativo no han sido ejecutados después de haber transcurrido un tiempo considerable”.

“Los concejales tienen que participar de las decisiones del municipio en materia de seguridad. Pese a no tener la competencia para tomar decisiones sustanciales, como sí la tienen la provincia o la Nación, desde el Concejo se puede contribuir a generar aportes que en la sumatoria producirían importantes logros para la seguridad en la vida cotidiana de los vecinos de la ciudad”, subrayó.

Por último, el edil justicialista, Eduardo Toniolli, destacó la creación por ordenanza del Programa Municipal de Prevención Social del Delito, que abordará políticas de seguridad con énfasis en la prevención social.

“El objetivo es abordar los contextos que inciden en el crecimiento de la violencia urbana y el trabajo con jóvenes de entre 16 y 30 años con participación en el delito. El programa busca introducir otros actores en la gestión de políticas públicas en seguridad, en escenarios en los que generalmente el estado sólo interviene por medio de las fuerzas de seguridad y, más que aminorarla, suele alimentar la privatización de la violencia, que se refleja en el crecimiento exponencial de la tasa de homicidios local”, concluyó Toniolli.

Comentarios