Ciudad

A remo hasta Buenos Aires

Segundo día de la travesía por los humedales, con frío ambiente y calor de vecinos desde las orillas

La movida para sacar del sopor legislativo una ley urgente cumplió su segunda jornada con proa final en el Congreso. Las quemas en las islas siguen y la regulación de uso y actividades en esos frágiles ecosistemas brilla por su ausencia


Foto: Carlos Salazar.

La extensa, en tiempo y recorrido, y ambiciosa en metas travesía a remo por el río Paraná cumplió este jueves su segunda jornada. La movida busca desempolvar una ley de protección de humedales dormida en la Cámara de Diputados. La recorrida sigue con frío en el ambiente, pero compensado por el calor demostrado a los kayakistas desde las riberas y en las paradas. En Pueblo Esther, Arroyo Seco, Fighiera, Villa Constitución y San Nicolás hubo variadas muestras de apoyo y acompañamiento por parte de organizaciones ambientales, autoridades y, sobre todo, vecinos. De a tramos, a lo lejos, desde las orillas. Y en los contactos cercanos durante las postas previstas. Son en total 350 kilómetros los que desandarán las embarcaciones a lo largo de una semana desde la partida del miércoles, en la Rambla Catalunya de Rosario. El final será una marcha, ya por tierra, desde la Plaza de Mayo hasta la sede del Congreso Nacional.

La convocatoria para apuntalar una normativa de protección a esos ambientes frágiles y cambiantes conocidos como humedales, dominados por las lógicas de las aguas superficiales y subterráneas, fue de la Multisectorial Humedales. El colectivo nació y creció en Rosario como reacción a los incendios que a lo largo de todo 2020 arrasaron con unas 400 mil hectáreas en el Delta del Paraná. Nada menos que 20 veces la superficie de la Cuna de la Bandera. Y el fuego siguió este año, potenciado por la bajante extrema y la sequía, pero encendido en gran medida por manos humanas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La primera parada del miércoles fue en Pueblo Esther. También fue el primer contacto con lugareños a lo largo del recorrido. Los remeros (hay más de 40 embarcaciones) comieron un guiso de lentejas que donó la cocina del D7. Y, lo más importante, hubo encuentro con vecinos también conscientes del ecocidio que implican las quemas en las islas, que son mucho más que el humo molesto que el viento lleva hasta la otra ribera.

Allí estaba, entre otras y otros, Ramona. Es una pescadora y, además, cumplía años, lo que festejaron remeros y compañeros del río.

En Arroyo Seco hubo un enroque de embarcaciones, como estaba previsto. La convocatoria incluía participantes por tramos, de acuerdo a las posibilidades de cada uno y las disposiciones de tiempo para la remada. Algunos kayaks y piraguas se sumaron, y otras regresaron a Rosario.

Algo similar, con muestras de afecto y saludos, ocurrió al paso de la caravana náutica por Fighiera. Villa Constitución fue otra posta singular: integrantes de la administración política local entregaron a la MH una Declaración de Interés Municipal de apoyo a la travesía-Villa sin Veneno nos dieron una muy cálida y rica bienvenida. No es casual: el rebrote de las quemas se hizo evidente en las islas frente a la ciudad hace pocos días, lo que reavivó el reclamo por el proyecto de ley presentado en noviembre pasado como unificación de 15 textos.


En Villa Constitución, los remeros cenaron y programaron la siguiente jornada. Fue el final de la primera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este jueves, le contó a El Ciudadano Julia Vélez, integrante de la MH que es parte de la logística por tierra de la travesía, la sorpresa fue en San Nicolás. Un numeroso acompañamiento a los remeros desde la costa, con carteles, banderas y cánticos cuando ya estaban por dejar atrás la ciudad bonaerense.

El acampe nocturno con cena previa fue, esta vez, en Ramallo.

Sobra fuego, no queda tiempo

El objetivo de la travesía es generar una movida que impacte y les recuerde a los legisladores nacionales, en particular a los diputados, la urgencia de tratar en las comisiones que faltan el proyecto de ley de protección de humedales, presentado en noviembre pasado, pero que quedó varado en la Cámara baja.

La MH reclama apuro: el tratamiento del proyecto unificado en una sesión conjunta de las comisiones de Agricultura y Ganadería, Presupuesto y Hacienda e Intereses Portuarios, Marítimos, Fluviales y Pesqueros, que continúen tratando el proyecto unificado de la Ley de Humedales. Para que, así, esté en condiciones de debatirse en el recinto y, de aprobarse, pasar al Senado.

El riesgo es que, de nuevo, una normativa que regula las actividades, uso de suelo y preservación de los humedales pierda estado parlamentario. El temor no es gratuito: es lo que viene sucediendo desde el primer proyecto, en 2013, y luego en 2015 y 2018.

No sólo el Delta, no sólo las quemas

Partió de la Rambla Catalunya la travesía a remo hasta Buenos Aires por la ley de humedales

Uno de los humedales que contempla el proyecto es el del Delta del Paraná, devastado en 2020 por incendios que se extendieron a lo largo de todo el año y que, este 2021, continúan sin que haya dispositivos para evitarlos o contenerlos, ni sanción a los responsables: es que, en la mayoría de los casos, el fuego no se enciende por causas naturales sino por la mano del hombre.

Los recientes incendios en las islas entrerrianas frente a Villa Constitución, la persistencia de la sequía y bajante del río Paraná y el augurio de un próximo verano con poca agua suman amenazas sobre el humedal del Delta y otros en el país que, todavía y pese a las declamaciones, no tienen una ley que los proteja y les fije un marco regulatorio de actividades productivas y uso de suelos.

La depredación del humedal del Delta del Paraná no es sólo por el fuego, que en la mayoría de los casos es fruto del desborde de prácticas productivas insustentables por su escala (quema para renovación de pastizales destinados a la ganadería). También, por la intervención con terraplenes para instalaciones pecuarias y agrícolas, que modifican el patrón de escurrimiento de las aguas y ponen en riesgo la fauna ictícola. Y por los desarrollos inmobiliarios que irrumpen en los paisajes frágiles de las islas. Una suma de factores con el común denominador de una exportación de actividades propias de la Pampa Húmeda a un ambiente que no las puede sostener.

El proyecto de ley que duerme en el ámbito legislativo contempla todos los ambientes descritos como humedales de la Argentina: los del Delta del Paraná, pero también los salares de la Puna, los Esteros del Iberá, y el resto de los sistemas marcados por las dinámicas cambiantes de las aguas superficiales y subterráneas. Se trata de sitios que son reservas de biodiversidad y que, a la vez, aportan servicios ambientales imprescindibles, como la atenuación de los fenómenos atmosféricos extremos, de las bajantes y crecidas de los cursos de agua, filtración de agua y demás.

350 kilómetros: el itinerario y los tiempos

MIÉRCOLES 11/8
Salida desde Rosario
Parada Almuerzo: Pueblo Esther (25 km)
Parada: Arroyo Seco (35 km)
Parada intermedia: Fighiera (43 km)
Parada Noche: Villa Constitución (21 km)

JUEVES 12/8
Parada Almuerzo: San Nicolás (15km)
Parada Noche: Ramallo (44km)

VIERNES 13/8
Parada Almuerzo: Vuelta de Obligado (24km)
Parada Noche: San Pedro (42km)

SÁBADO 14/8
Parada Almuerzo: Baradero (21km)
Parada Noche: Camping Alsina (42km)

DOMINGO 15/8
Parada Almuerzo: Lima (Atucha) (15 km)
Parada Noche: Zárate (42 km)

LUNES 16/8
Parada Almuerzo: Parque Nacional Ciervo de los Pantanos (21 km)
Parada Noche: Cerca de Belén de Escobar (36km)

MARTES 17/8
Parada Almuerzo: Dique Luján (18 km)
Parada Cena: Tigre centro (30km)

La marcha al Congreso

Comentarios