Edición Impresa, Política

Dramática situación

Según la UCA, el aumento de la pobreza no se detiene

Alrededor de 1,5 millón de argentinos se sumaron a esa condición desde la asunción de Macri hasta septiembre del año pasado.


El Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) arrojó ayer un alarmante resultado: alrededor de 1.500.000 argentinos cayeron en la pobreza entre diciembre de 2015 y septiembre de 2016. Además, el estudio señala que unas 600 mil personas pasaron a ser indigentes en el mismo período.

El informe reportó que durante el arranque de la gestión de Mauricio Macri la pobreza aumentó de un 29% relevado a fines de 2015 al 32,9% en septiembre de 2016, con lo que 13 millones de personas forman parte de ese conglomerado social.

La indigencia –gente que sólo puede conseguir recursos para alimentarse– trepó del 5,4% a fines del 2015 hasta el 6,9% en septiembre, por lo que alrededor de 2.700.000 habitantes se encuentran en el sector más postergado de la sociedad.

Si los datos de septiembre de 2016 se comparan con el trimestre anterior, se verifica que la pobreza pasó de 32,6% al 32,9%, lo que significa una suba de 0,3%, mientras que la indigencia subió de 6,2% al 6,9%.

Las dificultades que tiene el gobierno para frenar la inflación y reactivar la actividad económica permiten suponer que los indicadores sociales empeoraron desde septiembre del año pasado a la actualidad.

“El fuerte crecimiento de la pobreza tuvo que ver con el shock de inflación. Sin ese shock nada habría cambiado porque no aumentó el empleo”, afirmó Agustín Salvia, director del Observatorio de la Deuda Social de la UCA al presentar en conferencia de prensa el informe.

Salvia reconoció que también hubo “un incremento en la desigualdad” en 2016 respecto de 2015, a partir del empeoramiento de las variables de pobreza, indigencia y empleo.

“Las medidas de ajuste económico, el contexto internacional adverso, la política antiinflacionaria y la rezagada inversión pública y privada habrían agravado el escenario de crisis, más recesivo y adverso en materia de empleo y poder adquisitivo para amplios sectores sociales”, sostuvo el especialista.

Para no caer en la pobreza, los hogares –de una familia tipo– necesitaron al menos 4.100 pesos mensuales durante 2016 y para sortear la línea de la indigencia tuvieron que conseguir como mínimo 2.200 pesos mensuales.

El directivo señaló que “la mitad de los hogares tiene algún indicador de pobreza” y explicó que “bajaron los ingresos de las personas que hacen changas”, lo que explica en parte el aumento en la indigencia.

“Celebro que desde el gobierno pongan en agenda la pobreza cero , pero esto tiene que ser una estrategia de políticas públicas, lo que también significa volcar recursos”, consideró.

Un informe preliminar presentado por la UCA en abril de 2016 había anticipado que la pobreza había avanzado sobre la sociedad al pasar del 29% en 2015 hasta el 32,6% en el primer cuatrimestre, y ahora indica que finalizó el 2016 en 32,9%.

Esos datos indican, dijo Salvia, que la mayor cantidad de nuevos pobres del año pasado se creó durante el primer trimestre, en los inicios de la administración macrista cuando la inflación se potenció.

Siempre según el estudio de la UCA, en el segundo semestre se registró una desaceleración en el aumento de la pobreza que tuvo su pico de crecimiento en el primer cuatrimestre de 2016, aunque no se frenó la escalada del índice de indigencia.

Creció el desempleo

En cuanto al mercado laboral, el informe señaló que el pleno empleo descendió del 43% de la población económicamente activa al 41,4% en 2016. en tanto, el trabajo precario bajó del 31,9% al 30,7% y el subempleo inestable aumentó del 15,6% al 18%.

En esa línea, el Observatorio dijo que el desempleo se incrementó del 9,4% en 2015 al 9,9% en 2016.

Para realizar este informe, la UCA hizo un estudio en 17 aglomerados urbanos de más de 80.000 habitantes: Capital y Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran Rosario, Gran Mendoza, Gran Salta, Neuquén, Mar del Plata, Gran Tucumán, Gran Paraná, Gran Resistencia; Gran San Juan, Zárate, La Rioja, Goya, San Rafael, Comodoro Rivadavia, Ushuaia y Río Grande.

Comentarios