Ciudad

2005-2018: trece años de lucha

“Seguimos en campaña”

La Campaña Nacional por el Deerecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito emitió un documento en el que llama a no votar a quienes rechazaron el proyecto de ley. También piden a los partidos políticos incorporar el tema en sus plataformas y exigen que provincias y municipios cumplan protocolos vigentes


“Hemos marcado una época y cambiado con nuestro paso la política nacional”, destacaron los miembros de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que ayer agradecieron a través de un comunicado “el acompañamiento social y político sin fronteras” ante el cierre del tratamiento del proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

“Logramos la despenalización social del aborto y más temprano que tarde alcanzaremos la ley”, resaltó el movimiento, que en contrapartida lanzó una grave advertencia y un llamamiento. La primera hace impacto en “las autoridades provinciales y municipales por cualquier retroceso, de cualquier índole, que pudiera haber en el cumplimiento de la ley de Educación Sexual Integral y del Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable”, responsabilizando a los niveles de más proximidad del Estado en la atención y cumplimiento de los derechos de los que son garantía. Y el segundo pone en la mira las elecciones del año próximo: “No votar candidatos/as que nos hayan negado o que se hayan posicionado contra nuestro derecho a decidir”, es la convocatoria, que para ratificar la posición, invita a cada partido político “a que incluya en su plataforma electoral, rumbo a las elecciones de 2019, la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo”.

El documento sienta postura tras el revés de la Cámara alta al proyecto que llegó con media sanción de Diputados, situación que evalúa como una pérdida transitoria, una postergación de un cambio que es inexorable. “Logramos abrir las puertas del Congreso para que se escuchen nuestras voces y argumentos y contagiar a nuestrxs representantes de una lucha que pertenece al movimiento de mujeres, lesbianas, travestis y trans y feminista; y eso es inédito e histórico”, resaltaron desde la coordinación del colectivo que acompañó el proyecto.

Con una mirada menos entusiasta evaluaron el no cumplimiento en toda su extensión ni siquiera de la norma que quedó vigente con la votación del Senado, que es el marco legal de 1921 para casos de aborto no punibles. “Exigimos de forma urgente que cada provincia que no lo haya hecho adhiera a las prácticas médicas que establece el Protocolo para la Atención Integral de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo del Ministerio de Salud de la Nación”, marcó el movimiento colectivo.

“A la vez, estaremos alertas y no admitiremos que ningún/a médico/a violente institucionalmente y/o denuncie judicialmente ejerciendo abuso de poder a ninguna mujer o persona gestante que haya abortado y que necesite la garantía del acceso a la salud integral”, dejó como observación.

Y no fue la única: “Si bien nos cuidamos entre nosotrxs, hacemos responsables a todas las autoridades correspondientes por nuestra seguridad, ya que debemos mencionar los ataques, hostigamientos y amenazas a quienes llevamos nuestro pañuelo verde, símbolo de autonomía y libertad, y que aparecieron desde que Diputados sancionó un texto para que el aborto sea ley”, marcó la Campaña Nacional.

En esa línea el colectivo distinguió: “La Campaña es una herramienta de construcción política federal con 13 años de trabajo. No formamos parte de una grieta ni somos «el lado verde» de un debate que ha concluido. Somos sujetas de derechos, activistas por un mundo mejor que organizadxs hemos dialogado con la potencia de nuestros argumentos en cada espacio donde desarrollamos nuestras vidas. No hay ganadores cuando las mujeres y personas gestantes de nuestro territorio siguen abortando en clandestinidad”.

De igual modo la Campaña Nacional dejó expuesto que “ante la oportunidad de cambiar se ha elegido conservar el statu quo penal de 1921 y sostener una norma que discrimina, porque condena a solo una parte de la población”. Y ante esa situación planteó: “Las mujeres y personas gestantes seguiremos abortando por más que lxs fundamentalistas del feto no quieran. Porque no nos disciplinaremos y ejerceremos eternamente la soberanía sobre nuestros propios cuerpos. Desde ahora, cada muerta y cada presa por abortar será responsabilidad del Poder Ejecutivo Nacional y de lxs 40 senadoras y senadores, integrantes del Poder Legislativo que se abstuvieron o votaron en contra de nuestro derecho a la vida, a la salud y al reconocimiento de nuestra dignidad”.

La furia del colectivo se hizo sentir: “Rechazaron la demanda popular de aborto legal, seguro y gratuito en un proceso democrático de construcción legislativa en el que además ninguna propuesta alternativa a la problemática ha resultado. Poco les importamos las olvidadas, las que abortamos con riesgos, las que vamos presas y vivimos clandestinas de por vida”, les enrostraron. Y concluyeron: “Para ellxs no habrá perdón porque no son dignxs representantes de una sociedad que elige ampliar ciudadanía. Pero estamos para nosotrxs y sabemos que contamos en cada acción con el apoyo de lxs millones de personas que se movilizaron el 13 y 14 de junio y el 8 de agosto de 2018 y que hicimos que en las calles el aborto ya sea ley. Nos llamamos a seguir abrazadas en amorosos pañuelazos, en Argentina, en nuestra América y el mundo”.

 

El próximo mojón: octubre patagónico

“¡Exigimos Estado laico ya!”, insistió la Campaña Nacional, que no cambió pero agregó pañuelos naranjas y pañuelos negros a los verdes. “Nos encontramos en octubre en el Encuentro Nacional de Mujeres en Chubut para debatir y crear más estrategias. Porque ¡somos invencibles y porque seguimos en Campaña! Porque además ahora nos acompañan las más jóvenes, con las que junto a las pioneras volveremos a gritar en el Congreso, en las calles y en las redes”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios