Edición Impresa, Policiales

Villa Gobernador Gálvez

Secuestran chofer, roban camión y se empantanan


Apenas oscureció recibió el llamado. Eran las 19.30 del lunes y la voz le dijo que necesitaba remolcar un Fiat Regatta varado en la puerta del frigorífico Swift de Villa Gobernador Gálvez. Gerardo, uno de los dueños de “Bolatti Auxilio”, estaba de turno y fue. No le costó encontrarlo porque había dos hombres parados haciéndole señas. Ni bien se bajó del camión, lo secuestraron. Con alambre le ataron los pies y las manos. Encapuchado, lo subieron a su camión de auxilio y arrancaron para Buenos Aires. Lo bajaron a la vera de la autopista y siguieron. Gerardo, sin celular ni dinero, encontró socorro en una pareja que buscaba intimidad en la soledad del campo. El camión de Bolatti Auxilio apareció abandonado la mañana siguiente en San Pedro. Estaba empantanado y cargaba con una grúa robada esa misma noche en Pergamino. Al cierre de esta edición no había sospechosos identificados.

“Fue por un llamado. Pero apenas se bajó del camión para auxiliar el auto lo encañonaron entre dos. Lo encapucharon y le ataron las manos y los pies con alambre. Después lo obligaron a subirse a su camión y arrancaron. Uno manejaba, el otro iba del lado del acompañante  y mi hermano en el medio, con un susto bárbaro”, contó Rodrigo Bolatti a El Ciudadano, integrante de la empresa familiar de remolques.

Rodrigo dijo que después de un par de vueltas, los ladrones bajaron a Gerardo en la autopista, a la altura de Pueblo Esther. Estaba atado y encapuchado. Además de robarle el camión remolcador le sacaron el celular y el dinero. A modo de consuelo le dijeron que se quede tranquilo, que iban a llamar a un familiar para que lo fuera a buscar. Nunca ocurrió. Gerardo quedó desamparado en una zona oscura y poco transitada.

“Tuvo suerte. Lo salvó una parejita «de trampa»”, confió Rodrigo, que sin perder el humor lamentó que su hermano les arruinó la noche: “Lo trajeron hasta la puerta de nuestra casa”.

La suerte siguió de su lado. Ayer a la mañana, los Bolatti recibieron otra llamada. Un camionero amigo fue a cargar combustible y vio el camión, Fiat Iveco, empantanado en la estación de servicio Shell de San Pedro. Tenía una excavadora arriba. Cuando lo fueron a recuperar, la Policía les contó que la máquina, marca Bobcat, había sido robada esa noche en un obrador de Pergamino. Los ladrones habían reducido al vigilante.

“Algo les salió mal”, dijo un investigador sobre los desgraciados ladrones. Entre las hipótesis el policía dijo: “El barro les jugó una mala pasada y se les empantanó”; “La tenían vendida y no pudieron colocarla”; “La robaron para hacer un trabajo y después la descartaron”.

El robo del camión de los Bolatti fue en jurisdicción de la seccional 25ª de Villa Gobernador Gálvez y es investigado por la  Fiscalía de Flagrancia en turno.

Al menos, publicidad

Consultado por si le molestaba que este diario usara la foto que sacaron del camión de auxilio empantanado para la nota, Rodrigo contestó: “No, al menos nos sirve de publicidad”.

Comentarios