Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Se vienen cambios para la rotonda de Oroño y Seguí

Por su alta peligrosidad vial, el municipio achicará el acceso desde el sur y obligará a bajar la velocidad.

Finalmente –y tras analizar la situación a lo largo de meses– desdela Municipalidadse decidió realizar una modificación en la zona de la tristemente célebre rotonda de bulevar Seguí y Oroño, el lugar con mayor cantidad de accidentes de Rosario y declarado como la intersección más insegura de la ciudad en materia vial según el departamento de estadísticas del Sideat. El titular dela Direcciónde Ingeniería de Tránsito del municipio, Santiago Tazzioli, adelantó a este diario que es inminente la aprobación de los trabajos en la zona por parte dela Secretaríade Obras Públicas. Las intervenciones tendrán como objetivo una disminución del ancho de bulevar Oroño en el acceso sur, además de imponer una reducción en la velocidad máxima para prevenir y disminuir la cantidad de colisiones entre los vehículos que circulan por la misma.

“Estamos a punto de decidir la realización de una modificación en el acceso sur de la rotonda. Esto se va a tratar mañana (hoy) enla Secretaríade Obras Públicas. Lo que se ha resuelto es reducir la velocidad en la zona antes del acceso, en la parte sur, que es la que se enfrentan los autos que vienen desde la provincia de Buenos Aires. Lo que buscamos es que se ordene el tránsito a la hora de entrar y evitar que sigan ocurriendo problemas de accidentes. El objetivo es que la conexión entre ambas partes de Oroño, tanto la que viene de Buenos Aires como la que va, se reduzcan a dos carriles en la zona de la rotonda, y no en tres y dos como ocurre ahora”, comentó.

“Es un trabajo que una vez que sea aprobado puede llevarse a cabo en un tiempo no muy prolongado. Lo que aún no sabemos es cuándo comenzarán las obras con precisión, pero no creo que se demore mucho porque es algo que es necesario llevar adelante lo antes posible”, añadió Tazzioli.

En un principio, desdela Direcciónde Ingeniería de Tránsito habían surgido tres propuestas para solucionar la “alta peligrosidad vial” de la rotonda: modificar el tamaño de la misma, cambiar la frecuencia de los semáforos, o, directamente, eliminar la rotonda en cuestión.

Quejas que se repiten

Si la modificación de la rotonda resulta exitosa esto traería un alivio para la zona, ya que desde hace tiempo son reiteradas las quejas y denuncias de los vecinos por la cantidad de accidentes que ocurren en el lugar. Según testimonios de los comerciantes, “los choques son muy repetidos”. Las palabras “desastre”, “peligro” y “muerte” se repitieron en las declaraciones recogidas durante largo tiempo. “Si buscás, vas a ver marcas por todos lados, y de todo tipo. Acá, allá, en el árbol, en el semáforo, en la columna. Está todo marcado por los accidentes”, ejemplificó hace un tiempo Julio, dueño de la pizzería San Roquefort. Y recordó que por lo menos “nueve veces” se le incrustaron autos en su comercio, ubicado en una de las esquinas de la intersección. Lo mismo relató Oscar, dueño de una óptica ubicada en otra de las ochavas.

Basta pararse al menos unos pocos minutos en la rotonda, en horas de mucho tránsito, para ver frenazos, insultos y bocinazos. “Todos los autos avanzan dudando sobre cómo hacerlo, y a mitad de camino, cruzando la mismísima rotonda, tienen que esperar en el semáforo: ocho vehículos, a veces más, se estacionan y obstaculizan el paso de quienes tienen el turno de circular”, coinciden los habitantes de la zona.

Quien también mostró su preocupación en varias oportunidades sobre esta rotonda fue el concejal radical Jorge Boasso, autor de un proyecto destinado a procurar “un nuevo ordenamiento circulatorio en el lugar” frente a los accidentes y las muertes derivadas en la zona. Según señaló el edil en su oportunidad, la rotonda encabezó el ranking de accidentes de tránsito en 2009 y en el primer trimestre del año pasado. En un informe, además, señaló que esta intersección se encuentra en el primer lugar en la lista de esquinas más peligrosas de Rosario.

Rotondas que marean

El Sideat (Sistema Integrado de Denuncias de Accidentes de tránsito, a cargo de una ONG compuesta por aseguradoras privadas, cámaras empresarias, facultades y asociaciones civiles), indicó en un informe reciente que durante la década pasada sobre la intersección de Oroño y Seguí se cursaron 806 denuncias de accidentes, ubicándose primera en el ranking; en segundo lugar quedó la rotonda de Oroño y Uriburu con 710 accidentes; y en tercero Oroño y Cochabamba con 695 casos. Las tres esquinas donde más chocaron los rosarinos durante el período 2000-2010 tienen algo en común: una rotonda.

Comentarios