Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Se viene la apertura de la más esperada conexión vial

Por Pablo Moscatello.- Están casi listas las obras de doble traza en las avenidas de la Costa-Tres Vías de Francia a Avellaneda.

Ahora sí, ya no habrá nuevos retrasos. La remodelación y ampliación de la totalidad de la doble mano de la llamada Avenida de la Costa, entre bulevar Avellaneda y avenida Francia, tiene fecha de finalización. La obra será presentada públicamente el último día de este mes, el miércoles 30. Esa jornada ya fue reservada por el municipio, que en las últimas horas comenzó a cursar las invitaciones para el corte de cintas, que está estipulado para las 19. Los plazos de trabajo fueron consensuados durante todo este tiempo con la Unión Transitoria de Empresas (UTE) local, que tiene a su cargo la financiación  del proyecto. Es que desde el Ejecutivo quisieron asegurarse la presentación antes del recambio de autoridades, el 10 de diciembre, ya que ésta es una de las obras más importantes que el intendente, Miguel Lifschitz, planea mostrar antes de irse. Cuando quede habilitada, esta arteria pasará ser la vía de conexión más rápida y transitada entre el norte y el centro de la ciudad.

La obra que inaugurará el municipio, después de varias postergaciones, se trata del segundo tramo del total de lo proyectado. En este caso contempla la ampliación a doble traza de la avenida Luis Cándido Carballo entre Avellaneda y Francia. Los trabajos contaron con un presupuesto de 30 millones de pesos, que fueron aportados por los emprendedores inmobiliarios de Puerto Norte. La UTE conformada por Obring SA y Edeca es la contratista que llevó a cabo las tareas.

Vale recordar que ya están finalizados los trabajos de la primera etapa, que consistieron en la construcción de la  segunda mano de la Avenida de la Costa Estanislao López en el trecho entre Madres de Plaza 25 de Mayo (que corre detrás de las megatorres Dolfines Guaraníes) y Francia. Allí, los propios inversionistas (el grupo Lattuca) desembolsaron unos 4 millones de pesos como parte de los emprendimientos Dolfines, Torre Embarcadero y Nordlink.

La fecha de presentación de los trabajos de esta segunda etapa tuvo durante todo este tiempo sus vaivenes. Si bien la idea original fue terminar este año, en algún momento se previó la posibilidad de que las obras se concluyeran a principios de 2012. Pero en el municipio pidieron siempre apurar los tiempos para presentar así públicamente los trabajos finalizados antes del 10 de diciembre, momento en que el intendente Lifschitz deje el poder en manos de Mónica Fein, la mandataria electa. Concretado esto, el mandatario podrá darse el gusto de cortar las cintas aún en el poder.

Una obra de Lifschitz

Es que las ganas del titular del Ejecutivo de aparecer en las fotos tienen su justificativo. La nueva traza de la Avenida de la Costa, que permitirá ahora también llegar al centro desde zona norte casi “bordeando” el río, se trata de una de las obras más relevantes que se iniciaron y que terminarán bajo esta gestión municipal.

En tanto, tal como lo disponen las ordenanzas sancionadas en su momento del plan de reconversión urbana en Puerto Norte, el financiamiento y ejecución está a cargo de tres empresas: Servicios Portuarios (en un 57 por ciento), TGLT (25 por ciento) e Ingeconser (el 18 por ciento restante), como parte de los emprendimientos a desarrollar en la Unidad I y en Maui, Forum Rosario y Ciudad Ribera. La normativa consensuada entre el Ejecutivo, el Legislativo y los privados también obliga a estos últimos a realizar el total de los trabajos, lo que  incluye no sólo las obras viales, sino también las hidráulicas, de señalamiento y de equipamiento urbano. El acuerdo también marca que deben concretar las mejoras en espacios públicos antes de habilitar los nuevos edificios. La longitud de la intervención supera los 1.400 metros de trazado.

A cambio, el Ejecutivo giró oportunamente al Concejo Municipal la ordenanza que contempló modificaciones sobre el tipo de construcción permitido para la zona, lo que permitió levantar a los privados megatorres de gran altura y edificios de alta gama que ya han pasado a ser los más cotizados de la ciudad. El convenio es uno de los diferentes acuerdos público-privados que ha promovido la intendencia para distintos sectores de la ciudad y que en los últimos días fueron puestos en escena y cuestionados por algunos sectores en el marco de la polémica desatada por los terrenos pronto a urbanizarse de Nuevo Alberdi.

La ancha avenida

En torno al perfil técnico de los trabajos, uno de los cambios más importantes que se verán en la avenida Cándido Carballo es el tipo previsto para el tramo Avellaneda-Echeverría, que consiste en dos calzadas de 13,50 metros de ancho cada una con un separador central.

El otro, es el trecho Echeverría-Gorriti, que se desarrolló con cuatro calzadas: dos centrales y dos colectoras, estas últimas para servicio de las urbanizaciones proyectadas en el área de Puerto Norte y de los demás vecinos frentistas. Además sobre la colectora norte se construyeron sectores de estacionamiento a 45 grados.

Comentarios