El Regional, Suplementos

Gestión

Se hizo importante inversión para jerarquizar al Hospital Nº 50 en Arroyo Seco

El nosocomio que atiende pacientes locales y de localidades aledañas como Albarellos, Bogado y Uranga, entre otras, tuvo una significativa ampliación y remodelación que lo constituye en el efector de salud regional modelo en la atención primaria


Según datos oficiales a nivel nacional, el 50 por ciento de la población no tiene cobertura médica de la seguridad social (PAMI y Obras Sociales Sindicales) o privadas (Prepaga);  y generalmente se atiende en hospitales y centros de salud públicos. Este porcentaje aumentó drásticamente después de 2015 y se agravó con la profundización de la crisis económica que generó la pandemia y continuó en el gobierno de Alberto Fernández con la inflación y la pérdida del poder adquisitivo.

En este contexto, las atenciones en el Hospital Nº 50 de Arroyo Seco superan las cuatro mil consultas mensuales y suman 28 mil las historias clínicas, en una ciudad de casi 30 mil habitantes. El nosocomio atiende a vecinos de Fighiera, General Lagos, Albarellos, Bogado y Uranga, entre otros, constituyéndose en un efector de salud regional en la atención primaria.

Durante la pandemia, las deficiencias en el sistema de salud fueron evidenciadas con el colapso en atenciones e internaciones; lo que sembró conciencia en la necesidad de reforzar y jerarquizar a los centros de atención de cercanía.

Fue así que la gestión municipal de Nizar Esper realizó una inversión de más de ocho millones de pesos para equipar al nosocomio local en la atención de casos de covid-19.

En una primera etapa se realizó la compra de respiradores que desarrolló la Universidad Nacional de Rosario junto a la empresa tecnológica Inventu Tech. Luego se dispuso de los paneles de oxígeno; y en una tercera etapa se avanzó con el equipamiento de toda la sala con camas de última generación, monitores multiparamétricos y bombas de infusión.

La cuarta etapa de fortalecimiento del sistema público se refirió a la adquisición de un ionograma sérico que mide niveles de sodio, potasio y cloro en sangre; y una máquina especializada en medir por vía arterial la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en sangre para evaluar pacientes con problemas respiratorios.

Llegar a cada barrio con postas de salud

Con el avance de la pandemia continuaron las gestiones y la administración de Nizar Esper firmó un convenio con la ministra de Infraestructura y Hábitat provincial Silvina Frana, que significó la inversión más importante en materia de salud pública para el Hospital Nº 50.

Se trata de la obra de ampliación y remodelación del efector público con una sala de shock room que insumió más de 38 millones de pesos y comenzó en el año 2021 con una inversión inicial de 8.5 millones de pesos y en Julio de este año con la entrega de 29.5 millones en su segunda etapa. A través de este shock room se puede actuar en casos agudos, estabilizar al paciente y enviarlo rápidamente a un tercer nivel de atención.

“Son obras que estuvieron relegadas por muchísimos años.  Nunca se invirtió como ahora en la salud pública. Es un hospital de atención primaria que nos queda muy chico. Se empezó a gestionar la primera etapa con el covid y ya estamos en la segunda etapa de ampliación para terminar una sala de internación que contará con 13 camas aproximadamente. La idea es transformarlo en una unidad de terapia Intermedia con distintos tipos de especialidades, con un sistema de oxigenación con complejidad intermedia. Absorbemos la demanda de atención pública de otras localidades de la región que por la crisis quedaron sin obra social y la ciudad tiene que estar a la altura de las circunstancias. Son 410 metros cubiertos que prácticamente es la misma cantidad de metros cuadrados que actualmente tiene el hospital” expresó el Intendente Nizar Esper.

Además la Municipalidad de Arroyo Seco financia con fondos de las tasas municipales los honorarios de profesionales de la salud para garantizar el servicio de especialidades médicas.

Es así como en los últimos años se incorporó una coordinadora de guardia, dos médicos para internación, una médica ecografista, un nuevo bioquímico; se reforzó el personal de enfermería con seis cargos más y se sistematizó las atenciones en la Guardia Pediátrica.

Además la gestión volvió a  reinaugurar el Centro Odontológico emplazado sobre calle Don Orione y Libertad, en barrio Cooperativa, mediante la firma de un convenio con el Instituto Universitario Italiano de Rosario donde se realizan extracciones dentarias simples, arreglos simples y tratamientos de gingivitis y periodoncia.

El Intendente Nizar Esper expresó que la reapertura del lugar responde a una decisión de “descentralizar las atenciones médicas ya que llegar a cada barrio con postas de salud es también hacer justicia social”.

Comentarios