Edición Impresa, Política

A tomar la leche

Se duplicó en 2016 el cierre de tambos

Este descenso puede explicarse en parte por las lluvias ocurridas entre abril y mayo, que afectaron principalmente a las cuencas lecheras de Entre Ríos, Sur y Centro de Santa Fe, noreste de Córdoba y Villa María.


Sobre la leche derramada. La Subsecretaría de Lechería de la Nación muestra, en base a datos propios, que 2016 fue el año de menor producción de al menos los últimos nueve años, según un informe del Cepa (Centro de Economía Política Argentina).

En efecto, la estimación del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla) sobre la producción anual coincide en señalar esta baja en la producción, señalando una disminución del 10 por ciento respecto a 2015.

Así, la producción llegó a 9.710,81 miles de litros en 2016 mientras que en 2015 fueron 11.313,20 miles de litros.

Este descenso puede explicarse en parte por las lluvias ocurridas entre abril y mayo, que afectaron principalmente a las cuencas lecheras de Entre Ríos, Sur y Centro de Santa Fe, noreste de Córdoba y Villa María.

Pero las condiciones climáticas sólo agravaron la ya precaria situación del sector, que se encontraba afectado por la crisis internacional, lo cual condicionó las distintas estrategias de las industrias lácteas en la reducción de la oferta de manteca entre fines de julio y agosto.

En este sentido, la devaluación de diciembre de 2015 no ayudó a mejorar las exportaciones.

Como sucede en el sector vitivinícola o en frutas de pepita, la problemática externa se relaciona con la demanda, y especialmente en este caso responde a la sobreproducción de Nueva Zelanda y a la retracción de las importaciones por parte de China, que incluso hicieron caer el precio internacional de la leche en polvo entera.

Frente a esta situación, a pesar de la posible orientación derivada de comparar estructuras de costos y tener en cuenta las formas de elaboración de los subproductos de la industria hacia los productos más rentables como la manteca, lo que sí puede reconocerse es la ausencia de políticas que estimulen la producción y el consumo interno.

En un contexto de recuperación del precio internacional y aumento del precio de la leche cruda pagada al productor (aunque sólo por efecto de las inundaciones, lo cual no impacta sobre el beneficio a los mismos), el aumento de precios en góndola amplió el margen del eslabón comercializador en los últimos meses, alcanzando los niveles de la brecha de noviembre de 2015 En efecto, el precio del producto en góndola sobre el precio al productor se incrementó de 458 por ciento a 482 por ciento entre junio de 2016 y enero de 2017.

Adicionalmente, los productores sufrieron el incremento sustancial de los costos, lo cual perjudicó sus niveles de rentabilidad.

En esta línea, entre los principales aumentos se encuentra el maíz, insumo para alimentar el ganado.

Si bien en actualidad el índice precio maíz/precio leche se redujo respecto del punto máximo de enero de 2016, aún continúa 90 por ciento por encima del promedio de 2014/2015.

En este marco, la estrategia del gobierno nacional pareciera residir en estirar los plazos esperando una caída del precio del maíz, evitando de esta manera intervenir concreta y efectiva en la cadena productiva y de comercialización lechera.

Efectivamente, en el complejo lácteo tanto pequeños productores como consumidores, los extremos de la cadena, son los más afectados por los márgenes crecientes de los eslabones concentrados.

Los primeros porque sufrieron el sensible aumento de sus costos y porque no lograron mejorar su rentabilidad respecto de los precios de góndola, siendo afectados además por los efectos de las inundaciones en la producción (que aunque impacta incrementado el precio al productor no genera un ingreso adicional).

En tanto, los consumidores perdieron, porque los precios en góndola superaron ampliamente la variación salarial, incluso moviéndose por encima de la variación de precios del conjunto de la economía.

De acuerdo con lo planteado en informes anteriores, la implementación del Régimen de Compensaciones para Productores Tamberos con la inclusión de todos los productores, sin discriminar por su escala de producción, cantidad de vacas o extensión de la unidad  productiva, habilitó una fuerte transferencia de recursos a grandes productores, quienes obtuvieron una mayor participación sobre el total de subsidios otorgados al sector.

En un contexto de aumento de los costos de producción que no llega a cubrirse con el incremento del precio de la leche, pérdidas ocasionadas por el clima y continuidad de la crisis internacional, la política del gobierno nacional favoreció, objetivamente, el proceso de concentración en la producción primaria de leche.

Este proceso quedó expresado en la duplicación de la tasa de cierre de tambos en 2016 respecto de los últimos años.

Según estimaciones de entidades del sector, a lo largo del último año se produjo el cierre de alrededor de 460 tambos, lo cual representa una caída del cuatro por ciento, tratándose mayormente de los tambos de menor producción, por debajo de los 2.700 litros diarios.

El cuadro de situación es complejo y el futuro indefinido, por que en realidad no se trata ni de leche, ni vacas, sino de políticas públicas.

Comentarios