Policiales

El banco le devolvió el dinero a la víctima

Se disfrazó de la mujer que cuidaba y le saqueó las cuentas

Una señora de 80 años reclamó al Nuevo Banco de Santa Fe por una extracción que no hizo. Descubrieron que alguien, de casi la mitad de edad, se había hecho pasar por ella. También gestionó dos tarjetas de crédito usurpando la identidad de su empleadora. Y sacó un crédito de $240 mil a su nombre


Como en las películas. Una mujer de 47 años que cuidaba a una anciana de 80 la terminó estafando utilizando su identidad para ir al banco, extraer dinero de sus cuentas, solicitar tarjetas de crédito falsificando su firma y hasta caracterizándose como la víctima para engañar al personal de la entidad financiera.

La sucursal San Martín del Nuevo Banco de Santa Fe hizo la denuncia el pasado 24 de mayo: su clienta, de 80 años, le había comunicado a mediados de marzo que tenía una extracción en su cuenta con fecha del 28 de febrero que ella no había hecho. La suma no era menor: 79.120 pesos. A ello se agregaba un crédito solicitado a su nombre en la misma fecha –liquidado el 1º de marzo– por 237.525 pesos. El retiro de ese monto quedó registrado por las cámaras de seguridad de la entidad financiera. Las imágenes muestran a la detenida vestida y maquillada para aparentar casi el doble de la edad y no despertar sospechas al presentar la documentación de su víctima.

La investigación interna del banco permitió comprobar que no era la titular de la cuenta quien retiró el dinero: era alguien bastante más joven, disfrazada. La entidad denunció el hecho a Fiscalía y el caso quedó en la Unidad de Delitos Económicos y Complejos.

El cotejo de las firmas insertadas en los ticket de las operaciones bancarias era similar a la rúbrica original de la clienta, otro de los cuidados que tuvo la estafadora. Hubo que recurrir a expertos calígrafos para detectar la falsificación.

La mujer de los disfraces gestionó también a nombre de la anciana dos tarjetas de crédito: una propia y una extensión, esa sí, con su verdadera identidad. Con ambas, hizo numerosas compras.

La mujer imputada había cuidado de la víctima durante diciembre de 2017. La anciana, que vivía sola, había denunciado esos mismos días la pérdida de su DNI.

El allanamiento al domicilio de la acusada, el martes 9 de octubre, permitió secuestrar varios elementos que, suponen los investigadores, fueron adquiridos con las tarjetas de crédito gestionada con la identidad usurpada. La mujer quedó imputada al día siguiente por los delitos de estafa con falsificación de documento privado y defraudación mediante uso de tarjeta de crédito con falsificación de documento privado. La Justicia no le dictó prisión preventiva.

En abril, el Nuevo Banco de Santa Fe resarció a la anciana y canceló el crédito que su cuidadora había sacado a su nombre.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios