Ciudad, Edición Impresa

Se armó fiesta en la pileta

Se desarrolló ayer el segundo encuentro intercolonias en el polideportivo Cristalería. Participaron unos 600 chicos de escuelas de natación municipales de los distritos Norte y Noroeste, junto a sus padres

Chicos de diferentes barrios confluyeron en la pileta de Cristalería, donde aprendieron a compartir a través de juegos. (Foto: Marcelo Masuelli)
Chicos de diferentes barrios confluyeron en la pileta de Cristalería, donde aprendieron a compartir a través de juegos. (Foto: Marcelo Masuelli)

Fue una fiesta aguada, pero no por culpa de los nubarrones amenazantes que ayer a media mañana desaparecieron del cielo dando paso a un sol radiante de enero. Una hilera de colectivos rodeaba el amplio predio del polideportivo municipal Cristalería, en Alberini al 3200. Los micros habían trasladado a jóvenes de diferentes colonias y escuelas de natación de los distritos Norte y Noroeste que, acompañados de sus padres, participaron del segundo encuentro intercolonias de este verano.

Con juegos “integradores” en la pileta, unos 600 chicos de entre 10 y 12 años, bajo la coordinación de profesores de educación física, compartieron una jornada al aire libre, de pic-nic bajo la sombra de los árboles, baile y chapuzones refrescantes como para aplacar el calor asfixiante que emana el cemento.

La actividad contó con la presencia del intendente Miguel Lifschitz y funcionarios de la Secretaría de Promoción Social y de la Dirección de Deportes. Además de los chicos que asisten al polideportivo Cristalería, participaron jóvenes del complejo parque Alem y de los clubes Sparta, Reflejos y Tucumán.

“Estos polideportivos municipales, trece en total, cumplen un rol de integrador social y de apertura de espacios de esparcimiento para sectores populares que quizá no tienen posibilidades de acceder a un club privado”, destacó Lifschitz.

Claudia Di Mateo, coordinadora de Deporte Comunitario de la Municipalidad, indicó que el encuentro intercolonias es “participativo y fomenta el compartir un espacio con el otro; además de ser un pasatiempo ayuda a fortalecer las relaciones humanas entre chicos de diferentes barrios”.

Para Rolando Dal Lago, director de Deportes municipal, esta iniciativa que se repite todos los años es “una propuesta de vida, de reconocerse con el otro y de desenvolvimiento del mismo cuerpo”.

La música se escuchaba a todo volumen, desde reggaeton hasta “I know you want me”, el tema pegadizo de “moda” que tanto le gusta al mediático Ricardo Fort. Grandes y chicos meneaban las caderas, movían los brazos y se arrojaban a la pileta para chapotear como locos. Una cuba de Aguas Santafesinas ofrecía ese líquido vital para soportar el sofocón.

El encuentro veraniego de ayer incluyó juegos de integración y cooperación en el agua como “Pulpos flotantes”, “Descubriendo el jardín”, “Mensajeros motorizados” y “Pelotas saltarinas”, entre otros. Los adultos se apiñaban en la reja perimetral de la pileta para ver jugar a los más chicos.

El fin de semana pasado se llevó a cabo una actividad similar en el balneario Saladillo, de la que participaron alrededor del 600 chicas y chicos de los distritos Sur y Centro. El próximo sábado será el turno de polideportivo Deliot, bulevar Seguí al 5.400, que ayer reabrió después de la gran batahola entre dos bandas del barrio que había obligado a cerrar las puertas. “Vamos a revertir esa situación”, dijo Dal Lago.

Comentarios