Edición Impresa, El Hincha

Newell’s: Scocco le dio el triunfo y la punta

Por Mariano Faurlin.- En la última bola, el delantero definió cruzado en el minuto 94 y los de Martino se subieron a la punta. Braña y Víctor López fueron expulsados. Ver video. Newell's y un comienzo prometedor Los hinchas ovacionaron a Ré y Villar Puntajes del triunfo sobre Estudiantes


En el fútbol, es indispensable mantener el equilibrio. Cuando falla el ataque, debe sobresalir la defensa. Si falta claridad, hay que empujar con ganas. Si no se pudo al principio, hay que intentar hasta el final. Bajo ese argumento, Newell’s venció ayer a Estudiantes por 1-0 en forma agónica para treparse a la punta del torneo y seguir engrosando su promedio.

La Lepra descansa en una defensa que luce cada vez más sólida. Es el único equipo al que todavía no le convirtieron, pero más llamativo que eso es que prácticamente no le llegan. Gabriel Heinze le dio un verdadero salto de calidad al equipo. Y no sólo en lo defensivo. El Gringo fue salida constante, buscó asociarse, pasó al ataque y hasta metió un cabezazo que pasó cerca.

La Lepra levantó su producción ofensiva y, aunque el primer tiempo fue de dominio compartido, lució mejor que el Pincha. Lamentablemente para Newell’s, Mauricio Sperduti y Víctor Figueroa (tuvo la más clara del primer tiempo) no gravitaron tanto.

Sin embargo, el equipo de Gerardo Martino compensó su falta de claridad en el segundo tiempo no claudicando en su intento de ganar. Hubo una acción clara de arranque con un remate de Leonel Vangioni que Justo Villar no contuvo y que Mauricio Sperduti resolvió incómodo. Después el equipo se quedó y Estudiantes empezó a conformarse con el punto. Y ‘bajó’ la persiana con la expulsión a Rodrigo Braña.

En cambio, Newell’s no dejó de insistir cuando Víctor López vio la roja. Y tuvo el premio en el final gracias a la lucha y cesión de Maximiliano Urruti para la repentización, con oficio de delantero, de Ignacio Scocco. ¿Algo de fortuna? Tal vez, pero la Lepra provocó que el destino le hiciera un guiño.

Comentarios