Edición Impresa, Política

Emergencia social

Schmid: un paro “es inevitable”

Tras la movilización del viernes, el integrante del triunvirato que conduce la CGT alertó que “si este rumbo se mantiene con efectos negativos” el año que viene, “si no se terminan los despidos y las suspensiones”, habrá una medida de fuerza nacional.


El secretario general de la CGT Juan Carlos Schmid advirtió ayer que “es inevitable que se vaya a una medida de fuerza” a comienzos de 2017 “si este rumbo se mantiene con efectos negativos”, aunque reclamó “sentido común” para evitar un paro nacional.

El titular del Sindicato de Dragado y Balizamiento también reclamó que en la reunión del próximo miércoles de la Mesa del Diálogo para la Producción y el Trabajo el “tema dominante” sea frenar los despidos y las suspensiones.

“El año que viene si este rumbo se mantiene con estos efectos negativos es inevitable que se vaya a una medida de fuerza. Espero que encontremos el sentido común y evitemos todo esto. El paro es una medida extrema, es una consecuencia”, sostuvo el referente gremial.

En diálogo con radio Mitre, el  también líder de la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte señaló que durante la movilización que realizó el pasado viernes la CGT junto a movimientos sociales en el Congreso “además de la emergencia social, el reclamo duro de los sindicatos y el mundo formal era que se termine con los despidos y las suspensiones”.

“Si no se terminan los despidos y las suspensiones es inevitable que vayamos a una confrontación. La Mesa tiene que tener esto como tema dominante”, remarcó el integrante del triunvirato obrero que conduce la Confederación General del Trabajo (CGT) junto a Rodolfo Daer y Carlos Acuña. Y agregó: “Tenemos que estabilizar la situación de la mejor manera posible para ir en la búsqueda de los consensos de mediano y largo plazo. Sin estabilización va a ser muy difícil encontrar otras alternativas. Espero que el gobierno dé cuenta de esta situación”.

En ese sentido, Schmid pidió “encontrar las coincidencias para salir de esta situación”, aunque mostró su malestar con “algunos que no están poniendo ningún esfuerzo, como gran parte del sector empresario, especialmente los sectores más concentrados”.

“No creo que nadie se funda ni quiebre por hacer un esfuerzo al final del año por tratar de tender el puente, el paliativo para llegar a la tan ansiada recuperación”, manifestó el dirigente gremial en alusión al bono de fin de año reclamado por la central obrera.

Finalmente, subrayó que “la Iglesia está jugando un papel muy fuerte” en la situación social y laboral actual, ante lo que resaltó que el próximo miércoles la Pastoral Social que conduce monseñor Jorge Lozano visitará la histórica sede de la CGT en la calle Azopardo.

Comentarios