Edición Impresa, Política

Sanz se plantó y le marcó la cancha a Cobos y Alfonsín

El titular de la UCR les pidió no apurar los tiempos de su pelea, y llamó a cumbre para la semana próxima.

Los reacomodamientos tras la interna bonaerense de la UCR continuaron ayer. El titular del partido, Ernesto Sanz, admitió tácitamente que en esa contienda, que formalmente fue para renovar autoridades partidarias, el diputado Ricardo Alfonsín y el vicepresidente Julio Cobos comenzaron a mostrarse sus respectivos méritos de cara a la candidatura radical para las presidenciales de 2011. Sanz elogió a ambos, pero les reclamó que, por ahora, caminen juntos y pensando en una estrategia proselitista que, se encargó de aclarar, los excede: “Cualquiera de los dos le está dando al radicalismo un plus que no tuvo en los últimos años, la simpatía popular. Pero ninguno puede llegar sin una organización política detrás con territorialidad y competitividad, sin programa y sin acuerdos con otras fuerzas”, marcó la cancha el presidente de la centenaria fuerza. Y les recordó además que en la batalla contra el kirchnerismo “no están solos”, sino con los otros posibles socios, como el socialismo, la Coalición Cívica y el GEN. Como en el ajedrez, les propuso también pensar en la próxima jugada de una casi segura segunda vuelta para dirimir las presidenciales, instancia para la cual apuntó la necesidad de un “pacto de gobernabilidad” con el PJ disidente. Como broche de esta demostración de que aún conserva las riendas, Sanz convocó a una cumbre de dirigentes para la semana que viene a fin de comenzar a debatir cómo se dirimirán las postulaciones y cuál será la estrategia electoral desde ahora hasta 2011.

Las internas del último domingo movieron el tablero radical, con el sorpresivo triunfo de Alfonsín sobre el oficialismo partidario bonaerense aliado al cobismo.

Ahora son dos los que ambicionan encabezar la fórmula de la UCR, y demostraron gran ansiedad por medirse.

Contra los pedidos de Sanz para no acelerar los tiempos, y con la victoria aún fresca, Alfonsín había blanqueado ya el lunes su deseo de ser el postulante de la UCR para la pelea presidencial. Ayer Cobos lo desafió haciendo uso de la informática y a tono con el clima previo al máximo torneo de fútbol del planeta: “Para ser campeón del Mundial hay que ganar todos los partidos. Ojalá haya muchos candidatos radicales para disputar en el 2011”, hizo escribir el mendocino en su casilla de la red social Twitter, con lo que –en imperfecta metáfora– ratificó su voluntad de disputar una interna abierta con el hijo del ex mandatario.

Así, Sanz, el único de los referentes radicales que no jugó ni directa (como Alfonsín) ni indirectamente (como Cobos) en la interna bonaerense, debe ahora conducir el partido con dos “hombres fuertes” instalados que apuran los tiempos. Ayer tomó nota del cuadro, y les advirtió que la campaña electoral le corresponde al conjunto del partido y a sus aliados. En esa línea, voceros partidarios informaron que ya se prepara una reunión cumbre de unos 40 dirigentes de ambos sectores para la próxima semana en Capital Federal. El objetivo es iniciar el debate sobre el rumbo del partido en todo el territorio nacional, y el armado de una plataforma electoral que pueda ser presentada a fin de año y que, además, le “cuadre” a los dos precandidatos lanzados. El tercer ítem, y más importante, es cómo y en qué momento se resolverá quién finalmente encabezará la dupla que compita con el kirchnerismo. El “Comité Nacional no va a renunciar a su rol de ordenar” el escenario interno, se puso firme Sanz ante los tempranos amagues de Cobos y Alfonsín.

Comentarios