Región

Página web intervenida

Santo Tomé: municipio denuncia hackeo y difamación

El portal gubernamental de la localidad santafesina amaneció intervenido con un comunicado amenazante que busca culpar al Ejecutivo de la confusa muerte del ex trabajador y boxeador Sandro "el Tyson Blanco" Vásquez. Acusan revancha de empleado despedido por robar fondos


Captura de pantalla

La página web oficial de la Municipalidad de la localidad santafesina de Santo Tomé amaneció hackeada durante unos minutos en la madrugada de este lunes. La plataforma del ejecutivo local fue reemplazada por una pantalla en negro, un mensaje amenazante y una foto del ex boxeador y trabajador municipal Sandro Vázquez, quien fue hallado sin vida el 1º de enero de 2018 en las aguas del río Coronda en circunstancias poco claras.

“HACKEADOS. PARTE DE SUS COMPUTADORAS FUERON INFECTADAS. LOS ESTAMOS OBSERVANDO ;)”, reza la amenaza. Luego, aparece una fotografía de Sandro Vázquez. Unos minutos después el hackeo fue desbaratado y la web volvió a exhibir su portada normal.

En la intervención se responsabiliza por el fallecimiento de Vásquez a una serie de funcionarios que incluye al intendente Daniel Qüesta. Además, el escrache contiene insertado un video de Youtube del programa santafesino Nuestras Voces de 2017 que mostró una denuncia pública de un ex trabajador municipal, Javier Malizia, que denunció maltrato y malversación de fondos por parte de las autoridades.

El Ciudadano se comunicó con el área de prensa del municipio santotomesino, que tenía programada una conferencia de prensa a las 11 de la mañana para dar detalles del evento anómalo registrado en la web local. Desde esa repartición calificaron la intervención como una “difamación” y desestimaron las denuncias de Malizia, que ya tuvieron su réplica en otra edición del mismo programa en que fueron expuestas. “Se trata de un ex empleado que está imputado por el delito de peculado y falsificación de sellos por un monto de 800 mil pesos”, y agregaron que la muerte de Vázquez “no tiene absolutamente nada que ver con este conflicto”. Vázquez, aclararon, falleció 6 meses después de las acciones legales por este presunto desfalco municipal.

El municipio ya hizo una denuncia ante la justicia federal para que se investigue el hackeo, expuso el área de prensa a este diario.

En el portal hackado apareció publicado un mensaje para el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro: “Solicitamos la inmediata renuncia de todas las autoridades antes mencionadas, de lo contrario filtraremos información comprometedora. Pullaro, tenga cuidado con quien se mete, pronto va a saber de nosotros”.

La muerte del Tyson blanco

Al trabajador municipal de Santo Tomé Sandro Abel Vázquez sus familiares lo vieron por última vez el 30 de diciembre de 2017. El hombre, de 50 años y con pasado boxístico, era personal de seguridad del palacio municipal de la localidad santafesina de Santo Tomé. El 1º de enero una pareja de pescadores lo encontró sin vida en las aguas del río Coronda, en Sauce Viejo. El misterio fue aún mayor cuando los buzos tácticos corroboraron que el cuerpo tenía los pies atados. Aun así, la principal hipótesis es que Vásquez se quitó la vida, puesto que no se encontraron otros elementos que abonen la teoría de un homicidio doloso. Para el municipio santotomesino la utilización de la muerte de Vásquez es una “maniobra artera” y sin fundamento para ensuciar al Ejecutivo por parte de un ex empleado despedido tras una denuncia por un desfalco.

Vázquez “el Tyson blanco” había sido boxeador profesional desde 1988. Los archivos lo mentan como un baluarte del boxeo santotomesino. “Combatió por un título mundial de los llamados menores en Holanda y estuvo muy cerca de alzarse con la victoria”, señaló una crónica sobre los púgiles más notorios de la Santo Tomé. Su canal de Youtube es un reservorio del pasado de Cuchillo –otro apodo de Sandro– en el cuadrilatero. Incluso existe un video de un aguerrido duelo con Jorge “Locomotora” Castro que el santotomesino perdió por nocaut técnico.

En los últimos años Vázquez seguía vinculado con los puños, aunque preparando y entrenando aspirantes en el gimnasio, su hábitat predilecto. Quizás el nocaut más fuerte que recibió fue una tragedia familiar. En 2011, Leandro, uno de sus hijos –de un total de 11; se había casado 4 veces–, fue asesinado en un oscuro episodio en el barrio santotomesino de Monseñor Zaspe, contaron las fuentes.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios