El Hincha

Hockey sobre césped

Santiago Micaz, el leoncito de Rosario

El juvenil de 17 años juega al hockey en Universitario y metió dos de los tres goles que le dieron el título a la selección argentina de hockey sobre césped, que se coronó en el Campeonato Panamericano juvenil de Guadalajara, México


Santiago Micaz es rosarino, juega al hockey en Universitario y metió dos de los tres goles que le dieron el título a la selección argentina de hockey sobre césped, que se coronó en el Campeonato Panamericano juvenil de Guadalajara, México.

El juvenil, de 17 años, viene participando de las concentraciones nacionales en vistas a los Juegos Olímpicos de la Juventud, cita en la que el hockey se disputará con el formato five. El año pasado se consagró campeón con Uni en mayores, en los Interasociaciones Rosario-Córdoba y Rosario-Paraná. También fue galardonado en “la fiesta del deporte” como parte de los jugadores “destacados 2017” y hace unas semanas gritó campeón nada más y nada menos que con los Leoncitos.

 

El pibe de 17 años, tiene futuro. Y presente.

“Uno siempre lo ve desde lejos y cuando te toca hay que estar”, comentó en referencia al torneo que se disputó en México.

Micaz comenzó a jugar al hockey a los 14 años, “de forma profesional” y siempre lo hizo en Universitario de Rosario. La pasión comenzó a raíz de las veces que iba a ver jugar a su hermana. Antes paso “por todos los deportes”. Pero se quedó con el palo y la bocha. “Cuando yo arranque no era muy conocido el hockey de caballeros, con los años se fue volviendo más popular”, afirmó en referencia al crecimiento del deporte en la rama masculina.

Si bien pasaron algunos días desde que regresó de Guadalajara, el recuerdo del campeonato con la camiseta argentina es imposible de olvidar.

“Arrancamos medio mal, no estábamos jugando bien, nos costó formarnos como equipo. Antes de arrancar el campeonato jugamos sólo tres amistosos”, comentó sobre la competencia y afirmó que “a medida que fue pasando el torneo, en semifinal y final fueron los partidos donde mejor estuvimos y pudimos coronarlo de la mejor manera”.

En relación al partido final frente a México, que era el local y una de las revelaciones del torneo, en el cual Argentina ganó 3-2, comentó: “Fue un partido muy sufrido y a la vez muy emocionante”.

Es que sumado a la falta de práctica y de trabajo en equipo que suele darse por la imposibilidad de practicar todas las semanas juntos, siempre están los nervios. Pero al rosarino no le tembló la mano cuando puso el 3-2, faltando cinco segundos para que termine el partido.

“Cuando vi que entró, me fui para atrás y ya pensaba en que éramos campeones”, recordó y continuó: “Resumí en un gol todo el trabajo que hice durante el año, lo siento así”.

“Que algo que soñás desde chico se te de tan rápido es muy lindo. A veces no sabes si sigue siendo un sueño o si lo estás viviendo. Si realmente es lo que pensabas que era. Es un sueño que nunca se anima mucho a decir porque lo ve muy lejos, pero siempre lo quise”, confesó el juvenil, que espera ser parte de la lista de convocados para los Juegos Olímpicos de la Juventud que se desarrollarán en octubre en Buenos Aires.

En dos semanas vuelve a entrenar con los Leoncitos y lo va a hacer de forma constante, “todas las semanas”, por lo que tuvo que tomar la decisión de dejar de asistir a la escuela y hacer el último año de la secundaria con la modalidad online.

“Es una elección que hice. Me encantaría seguir yendo pero me gusta más el hockey y quiero dedicarme a eso. No lo sufro. Por suerte tengo el apoyo también de toda mi familia”, confesó.

Y admitió que su vida corre en torno al hockey, aunque también se hace momentos para leer o pintar. También resaltó el hecho de que estar o no en una lista de concentrados no es lo que prioriza, aunque si lo anhela. “Yo siempre trato de hacer hincapié en aprender”, argumenta.

El joven rosarino que tiene como ídolo a Manu Brunet, y que sueña con jugar en la primera de la selección nacional, tiene un futuro prometedor y un presente que lo impulsa a soñar.

“El hockey es el lugar donde me siento cómodo y quiero estar. Es el lugar dónde puedo aprender, dónde tengo espacio para crear y para compartir”, culminó.

Si te gustó esta nota, compartila