Conciertos, Edición Impresa, Espectáculos

multipremiado

Santaolalla vuelve a sus orígenes

“Desandando el camino” se llama la gira que inicia el músico y productor para repasar su carrera, que arrancó en Arco Iris a fines de los 60.


El multipremiado Gustavo Santaolalla, que arranca en junio la gira de Desandando el camino por teatros de Argentina con una banda joven con la que repasa su carrera musical que arrancó en Arco Iris a fines de los 60, revindicó la “fusión” del folclore con el rock y ciertos elementos del pop pero criticó la mixtura “pasteurizada, que se escucha en las radios”.

Para su gira, Santaolalla armó un súper grupo con Javier Casalla en violín, guitarra eléctrica y aerófonos andinos; Andrés Beeuwsaert en pianos, teclados y Hammond; Barbarita Palacios en percusiones y coros; Nicolás Rainone en contrabajo y cello, y Pablo González (ex Sur Oculto, actual IKV) en batería.

“No soy una persona de mirar atrás y revisar su pasado pero con motivo de la reedición del primer disco de Arco Iris, sentí la necesidad de revisar esas cosas, todo lo que hice, repensar mi vida y ver por qué escribí esas canciones”, añadió.

Al reunir a la banda, Santaolalla relató que “salieron muchas canciones, ahora va a salir un álbum que se llama Racconto, que es un proyecto que se conforma de una revisión de mi carrera vista desde ahora y tocada ahora. No soy una persona de mirar atrás y revisar su pasado pero con motivo de la reedición del primer disco de Arco Iris, sentí la necesidad de revisar esas cosas; todo lo que he hecho, repensar mi vida y ver por qué escribí esas canciones”

“Mañanas campestres”

Respecto de Arco Iris, Santaolalla explicó: “todas las cosas que pasaron fueron elaboradas y liberadas, me junté con Ara Tokatlian y con Horacio Gianello y fue todo muy emotivo, muy hermoso. Nos juntamos por la reedición de los discos de Arco Iris que fueron recuperados por el Inamum (Instituto Nacional de la Música), hicimos una versión de «Mañanas campestres»”.  El concierto tendrá una extensión de dos horas y media, con un breve intervalo y por esa razón, el artista eligió teatros y centros culturales para tocar, con una gira que el 7 de junio lo llevará al Teatro Solís de Montevideo; el 10 al Coliseo de Buenos Aires; el 13 al Radio City de Mar del Plata; el 15 al Teatro Don Bosco de Bahía Blanca, y el 17 en el Teatro El Círculo de Rosario.

Reivindicación de texturas

Consultado respecto de la fusión del folclore latinoamericano con el pop y el rock, Santaolalla lo considera una reivindicación de las mixturas que realizaron en Arco Iris. “Para mí es una reivindicación, es que cuando empezamos haciéndolo, éramos los únicos, tuvimos que luchar contra muchos prejuicios, mucho rechazo y críticas y con el paso del tiempo, se dio vuelta la taba y la banda fue reivindicada”, dijo. “Hoy hay muchas bandas que fusionan rock y folclore, en esa línea, es interesante mantener la identidad y luego mezclar la sangre musical, es muy rico”, dijo Santaolalla, que destacó a cantantes como La Yegros y a bandas como Chancha Vía Circuito y Faauna.

Mezcla bien moderna

“Esa mezcla bien moderna del folclore, la cumbia y la electrónica me gusta mucho. Los europeos la engloban en la world music y con Bajo Fondo en varios festivales europeos”, expresó el ex Arco Iris. “Ese formato tiene mucha modernidad, y respetando la tradición se siente la modernidad de los arreglos. Me suena muy moderno, así como me gusta Tame Impala que es muy reconfortante. Es música atemporal, no es vieja. La música se divide en dos categorías buenas o malas, hay cosas muy buenas y otras muy malas”, añadió.

Comentarios