Política

Diálogo agotado

Santa Fe vuelve a la Corte por la deuda de Nación

El gobernador Lifschitz ratificó que ante la demora por parte del Ejecutivo nacional de pagar a la provincia la histórica deuda de coparticipación, volverá a realizar una presentación ante la Corte Suprema. “Hemos agotado las negociaciones” con el gobierno nacional, expresó el mandatario socialista


“De alguna manera hemos agotado las negociaciones con el gobierno”, expresó este lunes el gobernador Miguel Lifschitz en torno a la histórica deuda que Nación mantiene con Santa Fe por fondos coparticipables. De esta manera, el mandatario santafesino anunció que la provincia realizará una presentación ante la Corte Suprema de Justicia, tribunal que ya emitió un fallo al respecto en noviembre de 2015.

Los orígenes del conflicto se remontan a la gobernación de Hermes Binner, quien acompañado de buena parte del arco político santafesino, incluido el ex mandatario Carlos Reutemann, recurrió a la Corte ante la detracción ilegal por parte de Nación de fondos de la coparticipación que le correspondían a la provincia para financiar a la Ansés y a la Afip.

Con el fallo de 2015, el máximo tribunal de Justicia instruyó a cesar la detracción y a resolver la forma de pago en los próximos 120 meses de la deuda histórica. Momento a partir del cual comenzaron las negociaciones entre provincia y Nación, sin arribar a ningún tipo de consenso, ni el monto total, que Santa Fe estima en más de 50.000 millones de pesos, ni en la forma de pago.

Incluso Lifschitz logró incluir como condición para firmar el acuerdo fiscal que el gobierno planteó a los gobernadores a principio de año, una cláusula que implicaba un compromiso de las partes para arribar a un acuerdo de pago antes del 31 de marzo.

Cuando parecía que el acuerdo estaba cerca, merced de una propuesta del gobierno de Mauricio Macri de cancelar una parte del dinero con bonos y otra parte con obras, el descalabro económico nacional tiró por la borda el entendimiento.

Como las conversaciones están en un punto muerto, Lifschitz decidió retomar la vía judicial, aunque sin abandonar las negociaciones políticas. “De alguna manera hemos agotado las negociaciones con el gobierno. La propuesta que habíamos armado, acercando posiciones, quedó desactualizada por la devaluación; la incertidumbre económica”, expresó ante la prensa este lunes el mandatario socialista.

“Ese camino ya quedó agotado”, fue tajante Lifschitz, aunque concedió: “Más allá de mantener un diálogo (con el gobierno de Macri), vamos a requerir una respuesta de la Corte Suprema de Justicia”.

A valores históricos, la deuda es de 23 mil millones de pesos. Santa Fe actualizó ese monto en 54 mil millones. La Nación le ofreció a la provincia saldar la deuda con bonos públicos a 12 años, por un monto de 31.900 millones de pesos, y financiar en un plazo de tres años obras públicas por un total de 54 mil millones en territorio santafesino.

A pesar de que nunca le había terminado de cerrar al socialismo el pago a través de obras, incluso se había avanzado en los proyectos a incluir en el acuerdo. Pero fue el descalabro económico el que terminó de sepultar el incipiente acercamiento: la brutal devaluación ya no hacía atractivos los bonos en pesos y la aceleración de la inflación hacen dudar de un cumplimiento de la obra pública.

A todo esto se sumaban un coro de voces socialistas que reprochaban esa manera de pago. Entre los disidentes a aceptar obras como parte de pago se encontraban el presidente de la Cámara de Diputados Antonio Bonfatti y el senador por el departamento Rosario Miguel Cappiello.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios