Ciudad

Espera no muy dulce

Santa Fe tendrá un nuevo sistema de adopciones y una ONG se opone porque fracasó en otras provincias

El Registro Único de Aspirantes con Fines Adoptivos (Ruaga) anunció que se podrá inscribir tres veces al año y habrá talleres obligatorios. Desde la ONG Acunar Familias consideran que se vulneran aún más los derechos de los adoptantes


Desde el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga), anunciaron la semana pasada que se implementará un nuevo sistema de inscripción de postulantes para adopciones en la provincia de Santa Fe.

Hasta ahora, los que se querían convertir en madres y padres podían anotarse todos los días del año, pero ahora la inscripción se dividirá en tres períodos (a excepción de este 2020, que se hará en agosto y diciembre). El objetivo del nuevo método es mejorar el trabajo y poder prever las instancias de talleres informativos y de capacitación.

La ONG rosarina Acunar Familias -que busca ser un espacio de información para futuros padres y madres adoptivos e intentan acompañarlos en todo el proceso- se oponen a este nuevo sistema de adopción porque consideran que “vulnera aún más los derechos de los adoptantes, lo obstaculiza, y fracasó en muchas provincias del país”.

“No nos oponemos a este nuevo método porque se nos ocurre, sino porque ya se implementó en muchas provincias como en Córdoba, Salta, Tucumán y Caba, entre otras, y bajó el número de inscripciones. Aún no se lanzó en el boletín oficial, pero cuando ocurra vamos a presentar un recurso de amparo”, dijo a El Ciudadano Ariel Vijarra, uno de los que preside la ONG.

En tanto, la directora del Ruaga, María Magdalena Galli Fiant, señaló que a partir de observar un déficit en el sistema anterior, dispusieron que quienes se inscriban (sean parejas o personas individuales) tienen que definir el proyecto adoptivo y su disponibilidad, que requiere información previa.

La inscripción tiene vigencia por dos años, desde la admisión de las personas como aspirantes a guarda con fines de adopción. Cada dos años hay una renovación que es indispensable, incluso en esta etapa (por la cuarentena) en la que no hubo atención al público. También están pensando en la implementación de talleres de acompañamiento o de espera activa hacia la concreción de un proyecto adoptivo.

Vijarra advirtió “que si una persona madura la decisión de inscribirse para adoptar sólo va a tener tres fechas anuales. Y en el caso que no pueda asistir a algún taller o curso, tendrá que esperar otra próxima fecha o el año siguiente. El Ruaga tiene que velar por el derecho de las niñas, los niños y las familias”.

El referente de la ONG explicó que este nuevo método de inscripciones no agiliza los trámites, ni salva vidas y es una forma de sentenciar a las familias. Y mientras tanto, “los chicos continúan institucionalizados”.

La espera desespera

Otro de los inconvenientes que plantean desde Acunar Familias, es el largo camino de las adopciones: para unir esas vidas tienen que coincidir las voluntades de muchos intermediarios, entre ellos, abogados, asistentes sociales, psicólogos e instituciones, que a pesar de varios intentos, no lo logran.

“Hay muchas familias que fueron rechazadas por un diagnóstico de ansiedad. ¿Y cómo no lo van a tener? Hasta los padres con hijos biológicos las tienen. Se sufre mucho y se vulneran los derechos de los adoptantes”, lamentó Vijarra.

Postulaciones rechazadas

Según contó el referente de la ONG, los registros son a puertas cerradas y en el gobierno anterior se presentaron una gran cantidad de recursos de amparo, debido a que el 98 por ciento de las entrevistas de potenciales adoptantes fueron rechazadas.

“Se presentaron muchos recursos de amparo, es decir, para que otro profesional pueda evaluarlo. A nivel provincial, la cifra es la misma que la nacional y lo adjudican a un diagnóstico de ansiedad. Luego, se hay que reevaluarlo y los postulantes tienen que hacer un tratamiento psicológico durante un año”, explicó Vijarra.

Y agregó: “Hicimos una encuesta el año pasado conjuntamente con Unicef y arrojó que hay 9.829 niñas y niños en disponibilidad de adopción y 5.600 familias inscriptas”.

Vijarra dijo que las adopciones requieren de mucho compromiso y que el nuevo sistema que quiere implementar la provincia de Santa Fe es muy cruel.

“No es la dulce espera. Por eso vamos a seguir dándole voz a los que quieren emprender este noble camino de adoptar. Con los chicos no se negocia”, añadió.

Por eso, desde la ONG Acunar Familias, luchan para que las adopciones no queden truncas en el camino y para que muchos niñas y niños y adolescentes no pierdan la ilusión de encontrar una mamá y un papá. Una familia.

Atención durante la cuarentena

Durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio, el Ruaga trabaja en horario reducido, de lunes a viernes de 9 a 13, sin atención al público. Las consultas se responden telefónicamente en las sedes. En Rosario, se pueden comunicar al 472-1825 y en Santa Fe al (0342) 461-9956.

También pueden hacerlo a través de correos electrónicos: [email protected] y [email protected]

El Ruaga

El Registro tiene la función de registrar y mantener actualizada la lista única provincial de aspirantes a guardas con fines de adopción.

A través de sus equipos técnicos formados por psicólogos, trabajadores sociales y abogados evalúa a los nuevos aspirantes, actualizar la evaluación de aquellos que renuevan su inscripción, selecciona y propone aspirantes ante una convocatoria judicial particular, y acompaña a los aspirantes seleccionados en la etapa de vinculación con el niño o adolescente declarado en situación de adoptabilidad.

¿Cuáles son los requisitos para adoptar?

Las personas o familias interesadas deberán acreditar:

*Estado civil: podrá ser adoptante toda persona que reúna los requisitos establecidos, cualquiera fuese su estado civil

*Tener domicilio real en la provincia de Santa Fe

*Tener 5 años de residencia permanente en el país, anterior a la petición de la guarda con fines de adopción; este plazo no se exige a las personas de nacionalidad argentina o naturalizadas en el país

*Haber cumplido los 25 años, excepto que su cónyuge o conviviente que se inscriba conjuntamente cumpla con este requisito

*Todo adoptante debe ser por lo menos 16 años mayor que el adoptado

Comentarios