Edición Impresa, Política

Temporal

Santa Fe solicitó ayuda nacional por inundaciones

Con 2,8 millones de hectáreas afectadas, pidieron que se extienda la emergencia agropecuaria a toda la provincia.


Con los ríos Salado y Paraná estancados en niveles muy altos y 2,8 millones de hectáreas afectadas por las inundaciones, el gobierno provincial le pidió a la Nación que extienda la emergencia agropecuaria a todo el territorio provincial. Además, la provincia gestiona asistencia por 30 millones de pesos para atender las situaciones más críticas causadas por las últimas lluvias. El gobierno de Mauricio Macri, que ya envía alimentos, prometió 10 millones de pesos para la ciudad de Santa Fe, pero aún no respondió al planteo de la provincia.

Dos de los departamentos más afectados (San Cristóbal y San Javier) pidieron además que se declare la emergencia sanitaria. Mientras la provincia monitorea las zonas inundadas, el gobernador Miguel Lifschitz decidió destinar más recursos al área de Vialidad para atender los daños causados por las lluvias y la crecida de los ríos en la red de caminos naturales y rutas provinciales.

Ayer, el Comité Provincial de Emergencia Hídrica –encabezado por el ministro de Gobierno, Pablo Farías– se reunió en Santa Fe para analizar la situación en el territorio santafesino. Farías y el secretario de Protección Civil, Marcos Escajadillo, admitieron que la crisis hídrica que afecta a la zona ribereña desde diciembre de 2015 se vio agravada por las lluvias registradas desde comienzos de abril, que llegan a 800 milímetros en el norte de la provincia y superan los 500 milímetros en los departamentos del centro.

Campo pasado por agua

El primer cálculo realizado por la Bolsa de Comercio de Santa Fe, la semana pasada, estimaba 2,3 millones de hectáreas afectadas. Pero se quedaron cortos. En un nuevo informe, difundido ayer, la entidad asegura que hay 2,8 millones de hectáreas bajo agua en nueve departamentos de la provincia.

La Bolsa está estudiando la repercusión que tendrá la crisis hídrica en la actividad agropecuaria. “Tendremos que evaluar cuál es el grado de pérdida en cada zona”, explicó ayer el director de Estimaciones Agrícolas de la entidad, Rubén Walter. “En algunos departamentos había maíz de primera y soja de primera, con buenas estimaciones en sus rindes, de los cuales sólo se había recolectado el 18 por ciento Estimamos que habrá un millón de toneladas menos de soja. Las pérdidas serán importantes”.

También, el Comité Provincial de Emergencia Hídrica estudia el panorama del sector rural. “Estuvimos analizando particularmente cómo afecta esta crisis a la producción”, señaló el ministro Farías. Y agregó: “En términos económicos y de emergencia agropecuaria hoy está afectada toda la provincia. Pudo retirarse no más de un 15 por ciento de la cosecha de soja; el resto está en los campos con dificultades para salir”.

El ministro de la Producción, Luis Contigiani, reunirá hoy al Comité de Emergencia Agropecuaria, que solicitará formalmente la ampliación de la emergencia a toda la provincia (la declaración nacional alcanza actualemente sólo a los departamentos de la costa y al departamento General López).

En el sector tambero, la situación es muy complicada. “Es el sector más afectado”, indicó Farías, “porque necesita diariamente que sea retirada la leche y la mayoría está afectado, sobre todo aquellos tambos que tienen su acceso por caminos naturales y que no pueden sacar su producción”.

Aumentan los evacuados

En la última semana debieron evacuarse cerca de 400 personas. Hoy son 2 mil los evacuados en todo el territorio provincial. Los departamentos con mayor cantidad de evacuados siguen siendo San Javier y La Capital. Además, las autoridades estiman que hay otras 2 mil personas autoevacuadas en distintas localidades.

Las previsiones no son optimistas. Se espera que sigan las lluvias durante todo el mes de abril, con distinta intensidad. En mayo bajará el nivel, pero junio volverá a ser un mes muy lluvioso. “Hoy está afectando el centro-norte pero, el sur también tuvo algunos inconvenientes”, comentó Farías.

Corral confirmó fondos para la capital

La ciudad de Santa Fe recibirá 10 millones de pesos de la Nación para atender los problemas causados por la crisis hídrica. Lo confirmó ayer el intendente José Corral durante la reunión el Comité de Gestión de Riesgos de la Ciudad, de la que participaron representantes de distintas áreas operativas del municipio y de la provincia, concejales y organismos abocados a la situación.

“El presidente Mauricio Macri consultó sobre el estado de la situación y además nos envió un aporte nacional de 10 millones de pesos, que si bien es mucho menos de lo que llevamos gastado en estos meses, es una ayuda importante”, señaló ayer el intendente santafesino. Y agregó: “Estamos también en diálogo para que la provincia nos haga llegar asistencia financiera”.

En Santa Fe, hasta ayer, había 622 evacuados por la crecida del río Paraná y por el desborde del río Salado en las zonas que quedaron fuera del anillo de defensa. La provincia asiste con bombas para drenar los lugares más críticos, mientras unas 30 cuadrillas municipales llevan adelante tareas de zanjeo y limpieza de bocas de tormenta.

Según Corral, Santa Fe atraviesa en estos días “el punto más crítico de la emergencia” con niveles muy altos en ambos ríos: el Salado midió ayer 6,71 metros (a la baja después de dos semanas en crecimiento) y el Paraná midió 6,28 y está estacionario.

Provincias afectadas

Además de la crítica situación que se vive en la provincia, las lluvias y las crecidas de los ríos afectan también a Entre Ríos, Chaco, Corrientes, Formosa y Córdoba, donde hay cerca de 10 mil afectados y unos 8 mil evacuados.

Para hoy se espera “una crecida del Río de la Plata” que afectará a la ciudad de Buenos Aires, la costa norte y sur del conurbano bonaerense, y el sur de Entre Ríos.

Según se detalló en un informe del Sistema Federal de Emergencias (Sifem), esta crecida, sumada a las lluvias locales, “contribuirá significativamente al aumento de los valores hidrométricos entre Victoria y Zárate, sobre el río Paraná y agravará la ya crítica situación sobre el sur de Entre Ríos”. El informe precisó que a partir de mañana y durante el fin de semana “habrá nuevas lluvias y tormentas, con valores cercanos a los 200 milímetros”.

Circulación complicada

Varias rutas de la provincia estaban ayer cortadas o con tránsito restringido. La ruta nacional 33 se encontraba con circulación restringida a la altura de Pujato, por acumulación de agua sobre la mano a Rosario. La nacional 34 contaba con abundante agua a la altura de San Genaro, por lo que se recomendaba circular con extrema precaución. Las rutas provinciales 6 y 1 estaban totalmente cortadas a la altura del río Salado y Colonia Teresa, respectivamente.

Comentarios