Edición Impresa, Policiales

Salió de su casa y recibió un disparo

Un joven de 19 años fue herido en el hombro cuando iba a comprar chizitos.

Negui Delbianco

Un joven de 19 años fue baleado en la madrugada de ayer cuando iba caminando a comprar chizitos a un almacén ubicado al sur de barrio Tablada. Por el hecho fue detenido un adolescente de 16, mientras otros tres muchachos se encuentran prófugos. “No hubo robo ni nada. Así que suponemos que se tenían bronca y se la dieron”, señaló uno de los investigadores. Pero el padre de la víctima negó esta sospecha y apuntó que los atacantes tienen problemas con otros pibes que se juntan con su hijo.

“Antes cuando yo era chico y nos teníamos bronca nos agarrábamos a las piñas y ya está. Pero ahora la cosa está terrible”, contó consternado a El Ciudadano Marcelo V. papá de Sergio, quien fue baleado anteanoche en la puerta de su casa.

El padre del muchacho contó que a eso de la 1.30 de ayer estaban mirando televisión con sus cuatro hijos y su mujer cuando a Sergio se le ocurrió ir a comprar chizitos al almacén que queda al final del pasillo donde viven, en Uriburu al 200.

“Al rato que mi hijo salió, escuché corridas, gritos y un disparo, ahí salí y vi que Sergio volvía todo ensangrentado”, relató Marcelo. “Lo metí adentro y ahí me contó que estaba comprando cuando vio al menos a cuatro pibes, quienes son conocidos porque se tienen bronca con los chicos que él se junta en el lavadero de su familia, que le dijeron algo. Ahí los reconoció y pudo ver que uno tenía un arma; salió corriendo hacia Ayacucho en dirección opuesta a los jóvenes. Y, en ese momento, el que tenía el arma le disparó»“, señaló el hombre.

“Unos minutos después llegó la Policía y yo les dije: «Tengo que llevar al pibe al médico porque se me va a desangrar», pero me hacían esperar. Así que como le salía mucha sangre, agarré y me lo llevé caminando hasta el Sáenz Peña” prosiguió.

Marcelo, quien tiene siete hijos de los cuales cuatro de ellos aún viven con él, teme que los hermanos del chico tomen alguna
represalia contra los agresores. “Ellos son pibes buenos, trabajadores, pero con lo que le pasó al hermano no sé cómo sigue esto. Yo les digo que no hagan nada, pero no sé que va a pasar”, contó el padre.

Además, el hombre sostiene que a su hijo lo agredieron porque en el lavadero que tiene van unos amigos de Sergio que no son muy queridos por estos menores (que viven a dos cuadras del lugar). “Creo que lo habrán visto, saben que es amigo de los que se tienen bronca y dijeron «vamos a darle».

Tenían un arma y dispararon. Ahora parece que agarraron al que le disparó, pero es menor así que va a salir”, dijo Marcelo.

“Anoche (por la madrugada del lunes), fui a hablar con la mamá del pibe que lo hirió. Pobre mujer, ella no tiene la culpa, es gente trabajadora, pero los hijos le salieron así. Yo no puedo hacer nada porque es menor, no me voy a arruinar la vida, pero tampoco quiero que mis hijos se la arruinen por esto”, concluyó el hombre, quien espera que sus hijos no tomen ninguna represalia cuando el menor detenido sea liberado o cuando se crucen en la calle con alguno de los otros implicados en el incidente.

El caso es investigado por personal de la comisaría 11ª junto con el Juzgado de Instrucción de la 11ª Nominación.

Comentarios