Política

"Mostrar este hilo"

Sain defendió a tuitazo limpio su exigencia de reunión abierta en Diputados y prometió informe

El ministro de Seguridad negó que busque montar un show mediático en su planteo de un encuentro con legisladores a puertas abiertas. Mencionó explícitamente al socialista Lifschitz y elípticamente a su antecesor, el radical Pullaro. Insistió con vínculos entre crimen organizado, política y justicia


El ministro de Seguridad, Marcelo Sain.

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, reforzó sus condiciones para asistir a la convocatoria opositora en la Cámara de Diputados provincial con un hilo de tuits en el que cuestionó la negativa del Frente Progresista a que los medios de prensa estuvieran presentes, y que el intercambio de preguntas e información sea a puertas abiertas, incluso televisado. Las diferencias terminaron por abortar el encuentro, con promesas de limar asperezas y reprogramarlos. El funcionario negó acusaciones sobre intención de generar un “show mediático” en torno a problemas que sacuden especialmente a la capital del distrito y la ciudad de Rosario. Además, adelantó que en la tarde de este viernes, a falta de convite en la Legislatura, hará público un detallado informe de su gestión en el gobierno de Omar Perotti.

“La política y la prensa santafecina es excepcionalmente singular: un ministro pone como condición para ir a la legislatura a exponer con su equipo ministerial que la reunión sea pública y ante toda la prensa, y algunos periodistas y políticos lo toman como una mezquindad política”, cargó las tintas Sain no sólo contra la oposición política sino contra algunos trabajadores de prensa que cuestionaron sus condiciones para acudir al recinto legislativo.

El único blanco que el ministro identificó con nombre y apellido en su serie de posteos fue el ex gobernador socialista, actual máximo referente opositor en la provincia y presidente de su Cámara baja. “¿A qué le teme Miguel Lifschitz?, cerró Sain su primer tuit que abrió así: ¿Y la trasparencia republicana? ¿Los “progresistas” (sic) no dijeron que no conocían la política de seguridad existente e implementada? ¿Y porque no querían que la exponga ante la sociedad y la prensa?”.

El titular del cartera de Seguridad también salió al cruce de las menciones a su condición de “extranjero” y la continuidad de su residencia porteña mientras ocupa el cargo. “No pienso dejar ni una pizca de mi trabajoso prestigio en esta querida provincia, que hoy es mi provincia, mi casa”, retrucó luego de responder a uno de los argumentos con el que rechazaron sus pedidos: “Nunca haría un show mediático porque no lo necesito como otros curanderos de la seguridad”. El destinatario del calificativo no está explicitado, pero en un tuit anterior al “hilo” en cuestión menciona a su antecesor en el cargo y actual diputado provincial, el radical Maximiliano Pullaro, a cuenta del pedido fiscal de 15 años de prisión para Alejandro Druetta, ex jefe de Inteligencia Zona Sur de la ex Drogas peligrosas de Santa Fe, bajo gestión del Frente Progresista, acusado de encabezar una organización narco conectada con “Ojitos” Actis Caporale, detenido hace cuatro años.

Después del hilo en torno a la convocatoria en la Legislatura, Sain volvió sobre el juicio a Druetta, entre otros, para insistir sobre la complicidad política con el crimen organizado y remitir las andanadas contra su gestión a una defensa corporativa de negocios y vínculos de actividades ilegales. “Esperamos ansiosos el desenlace de este juicio porque ahí se mostrará parte el pacto entre política, policía y delito del bloque tradicional de poder en Santa Fe”. Una alusión transversal a los espacios políticos, a juzgar por la enemistad pública del ministro y el senador provincial peronista por el departamento San Lorenzo, Armando Traferri, vinculado a causas de juego ilegal.

Sain salió sí a dar el debate en la red social tras el frustrado intercambio en la Legislatura. Y hasta se permitió un tiempo para lamentar por el mismo canal el reciente fallecimiento del gran músico y compositor estadounidense Chick Corea.

 

Comentarios