Edición Impresa, Mundo, Últimas

Sabor agridulce para Evo en Bolivia

El presidente ganó en seis gobernaciones, pero perdió en las grandes ciudades.

El Movimiento al Socialismo (MAS) del presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, ganó seis de las nueve gobernaciones del país en las elecciones del pasado domingo, incluida la de Pando, que hasta ahora integraba la Media Luna opositora, pero perdió siete de los municipios de las principales ciudades, entre ellos el de La Paz, sede de su gobierno, se confirmó ayer.

De esta forma, el MAS volvió a demostrar su mayor aceptación entre el campesinado del ámbito rural y las pequeñas ciudades, donde amplió su control a 200 municipios (sobre un total de 337), mientras perdió alcaldías estratégicas de las ciudades capitales, incluso algunas en las que ganó la gobernación, como La Paz, Sucre (capital de Chuquisaca), Oruro y Potosí.

Esas mayorías rurales y un mejor resultado en los centros urbanos, aunque no suficiente para ganar las principales alcaldías, le permitió al MAS triunfar en las gobernaciones de La Paz, Oruro, Potosí, Cochabamba, Chuquisaca –hasta ahora gobernada por la opositora Sabina Cuéllar– y Pando, cuyo anterior prefecto, Leopoldo Fernández, está preso, acusado de una masacre de campesinos en 2008.

“El MAS se convierte en el partido más grande de toda la historia de Bolivia desde 1825 (fecha de su independencia)”, dijo Morales. El mandatario, sin embargo, reconoció un sabor agridulce por no haber vencido en la plaza de La Paz, sede del gobierno de Bolivia, que seguirá bajo control de su ex aliado Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM), partido que también dio la sorpresa de imponerse con la periodista Rossío Pimentel en la alcaldía de Oruro, otrora bastión del MAS. “El gran deseo era ganar algunas gobernaciones y alcaldías más, pero el salto que dimos es importante”, resaltó Morales, citado por Ansa. No obstante, señaló: “Estamos avanzando, porque después de las elecciones municipales de 2004 no teníamos ninguna alcaldía de las 10 principales de Bolivia y en las elecciones prefecturales (ahora son gobernaciones autónomas) de 2005 ganamos en Oruro, Potosí y Chuquisaca. Ahora tenemos seis y casi 200 alcaldías”.

El principal líder opositor, el reelecto gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, no sólo logró triunfar sobre el candidato del MAS, el intelectual Jerjes Justiniano, sino que lo hizo en primera vuelta al reunir 51 por ciento de los votos. “Si el gobierno nacional es capaz de construir concordia, volveremos a buscar un reencuentro”, afirmó Costas luego de su triunfo. En tanto, Morales señaló que “los opositores deben entender que este proceso de cambio es imparable y eso expresa el pueblo en las urnas, o por lo menos que aporten con gestión para que gane el pueblo”.

En el departamento de Tarija volvió a ser reelecto el opositor Mario Cossío por una diferencia de poco más de cuatro puntos sobre el oficialista Carlos Cabrera, y en Beni lo fue Ernesto Suárez, aunque aquí la candidata del MAS, la ex Miss Bolivia Jessica Jordan, se ubicó a sólo dos puntos del vencedor, según el conteo rápido de votos.

Cuatro alcaldes opositores seguirán en funciones después de ser reelectos en otra tantas capitales departamentales: el general jubilado Moisés Shiriqui en Trinidad (capital de Beni), Oscar Montes (originario del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, que pese a su nombre apoyó gobiernos neoliberales) en Tarija, Percy Fernández en Santa Cruz y René Joaquino, del Partido Socialista, en Potosí.

En el oficialismo, el artista socialista Edwin Castellanos se impuso ajustadamente en Cochabamba, y en la combativa ciudad de El Alto Edgar Patana triunfó por siete puntos sobre la centroderechista Marisol Chapetón, de Unidad Nacional (UN). Y la diputada del MAS Lucía Reis conquistó la alcaldía de Cobija (capital de Pando) con el 54,6 por ciento de los votos.

Comentarios