Política, Últimas

PASO A PASO

Roy López Molina: “Hay una crisis de confianza enorme y la respuesta tiene que venir de la política”

López Molina puntualizó cuáles son los problemas que considera más urgentes en la provincia, valoró que la ciudadanía encauce sus demandas de forma institucional y cuestionó los "outsiders" que incursionan en la política sin trayectoria ni recorrido militante


Rodrigo “Roy” López Molina es candidato a diputado nacional en la interna de Juntos. El actual concejal de Rosario habló con El Ciudadano de cara a las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias 2021.

Puntualizó cuáles son los problemas que considera más urgentes en la provincia, valoró que la ciudadanía encauce sus demandas de forma institucional y cuestionó los “outsiders” que incursionan en la política sin trayectoria ni recorrido militante.

—Cómo ves a la provincia de Santa Fe hoy.

Es un momento muy difícil. Hay un millón de santafesinos pobres, 600 mil chicos que no tienen lo básico para el día a día. Esto tal vez ubique a la provincia en una de las peores situaciones en los últimos años. Y tampoco hay demasiada perspectiva de futuro en un momento de elecciones como para hablar de algunos horizontes de esperanza en un momento donde hoy el reclamo tiene que ver más con lo cotidiano, con lograr un mínimo piso de previsibilidades. La gente hoy pide trabajo, los chicos piden tener la posibilidad o la seguridad de que el lunes van a ir a la escuela. Hay muchos jóvenes que ya saben que a lo mejor aún trabajando toda su vida no van a tener una vivienda propia. Por eso, no creo que sea un momento donde la política tenga que salir a pedir votos sino que la política tiene que dar respuestas. Y la respuesta en este contexto difícil es decirle a todos que crean que su voto vale, que es una herramienta para reclamar, quejarse y también abrir una ventana, una puerta, después de meses de mucha pérdida. Hubo muchas pérdidas, de vida, de poder adquisitivo, de cierre de negocios. Pero también es un momento para entender que esta es una oportunidad para dar vuelta la página y empezar a pensar o a mirar de a poco el futuro con mayor esperanza.

Cuáles te parece que son hoy los mayores problemas o los más urgentes de las y los santafesinos.

Los más urgentes en lo inmediato son: trabajo, vivienda y seguridad. Y con una mirada ya más de acuerdos, de política pública donde difícilmente un espacio político o un dirigente lo puedan resolver solos, tiene que ver con la inflación que es algo más macroeconómico. La provincia tiene mucho para decir allí y también está el tema de la educación. Pero en lo inmediato, en esa búsqueda de previsibilidades, está la necesidad  de generar condiciones para el empleo, esto es fundamental. También recuperar esa paz social impedida por la inseguridad con una base de narcocriminalidad y mafias enquistadas en los poderes institucionales. Es la inseguridad que hay que resolver y es la que marca la diferencia con los diagnósticos de otras provincias. Lo que ha pasado en Santa Fe  en términos de violencia se explica por la proliferación de mafias que sostienen privilegios inentendibles desde la política, la Justicia, la policía y también algunos sectores empresarios que han anclado o han espastado sus economías legales con las ilegales. las claves tienen que ver con eso.

En relación con el impacto de la pandemia en la provincia, qué te parece que afectó más a la vida de los santafesinos.

Creo que el encierro, que no solamente llevó al cierre de comercios a rubros que están al borde desaparecer, como los boliches bailables, los salones de fiesta, simplemente como ejemplo. Sino también fue un golpe enorme desde lo anímico y desde la pérdida del contacto cotidiano y de la socialización cotidiana que ha afectado mucho a todos en general. Es un clima de mucha bronca, angustia, incertidumbre donde creo que la pandemia lo único que hizo fue acelerar o desnudar las debilidades de nuestra economía, de nuestro sistema impositivo, de nuestra legislación laboral, las debilidades de nuestros esquemas de incentivos, la concepción del mérito. Por eso también la propuesta que hacemos para el Congreso de la Nación tiene que ver con la defensa de Santa Fe en aquellas decisiones donde la provincia está particularmente atacada o vulnerada. El cierre de las exportaciones de carne y la idea de la estatización de la Hidrovía son decisiones que, entendemos, desde el punto de vista económico ya las recorrimos y  han mostrado su fracaso. Pero particularmente, en una provincia como Santa Fe que dinámica desde lo productivo donde una de sus principales patas es la producción agropecuaria, se siente particularmente afectada. Lo mismo en las decisiones de seguridad. El destino de 38 mil millones de pesos en el área de seguridad en el conurbano bonaerense y el abandono de programas que funcionaban en la ciudad de Rosario como el programa Barrios Seguros habla de que todavía la política argentina o las grandes decisiones están atravesadas por una mirada muy unitaria, muy porteñocéntrica. La pandemia también desnudó eso, denudó un país que sigue teniendo en el centro del país, Buenos Aires y el AMBA, la mayor fuerza centrípeta es decir que tiende hacia el centro y eso también es un eje de trabajo fundamental. Cómo revertir esas brechas, que después se expresan en brechas digitales, en educación, se expresan en decisiones que terminan generando incentivos para quien quiera invertir. Pero también en el fondo hay una mirada desde Buenos Aires que no termina de interpretar incluso procesos tan dinámicos como el santafesino, por eso después las consecuencias se explican por malas decisiones tomadas en un escritorio por un burócrata en la Ciudad de Buenos Aires.

Cuáles son tus propuestas en caso de conseguir una banca en el Congreso.

La reactivación del programa Barrios Seguros y transformar lo que fue un programa del gobierno nacional en un proyecto de ley es fundamental. Además porque pudimos demostrar que funcionaba. En barrio Grandoli a partir de la pacificación del territorio con la presencia de las fuerzas federales se  permitió después un trabajo inédito del gobierno provincial con Justica, con Desarrollo Social. Y eso después fue acompañado por un trabajo de la Municipalidad de Rosario recuperando espacios públicos, iluminando plazas, abriendo calles. Es imposible pensar hoy que un funcionario municipal pueda estar haciendo una intervención urbana en un territorio que está atravesado por las balas. Yo creo que la recuperación de ese programa y la sanción de una ley es fundamental para darle estabilidad. También acompañando la idea de que la verdadera independencia y economía del Banco Central. El problema de la inflación, que en el mundo está probado que es un síntoma del mal manejo de la política monetaria, necesita de un Banco Central independiente. Y eso también después tiene consecuencias en algunos ejes como el tema de la vivienda. No puede haber vivienda si no hay crédito hipotecario y no puede haber estos créditos si no hay estabilidad en la macroeconomía. Tener una política controlada con el Banco Central independiente es fundamental. Y otra idea que presentamos con José Corral, lo hicimos en el barrio Azcuénaga con los comerciantes. Se trata de una recuperación de lo que fue el  plan Empalme que es ese tránsito de los planes sociales hacia el trabajo genuino, no con una mirada de aquellos que creen que el problema se puede resolver de un día para otro. Cuando uno tiene diez por ciento más de pobres producto de la pandemia pero también de la improvisación, del sesgo ideológico y de las malas decisiones del gobierno nacional, cualquier decisión tajante lo único que hace es  profundizar la decadencia. Pero sí es necesario poder complementar con modificaciones  a un esquema tributario que sea mucho más progresivo, que no  genere desincentivos ni distorsiones, que en definitiva no es una discusión por el tamaño del Estado sino que es una pelea constante por la eficiencia y de lograr que a partir de estas ideas o estas propuestas aquel que arriesga, emprende o pone su capital para crecer sienta que el Estado se acuerde de ellos no solamente cuando tiene que cobrar impuestos o lo tiene que inspeccionar. Las claves de recrear o repensar un Estado a mano de la gente es fundamental para también recrear la confianza. Hay una crisis de confianza enorme y la repuesta tiene que venir de la política, con más y mejor política. Es una oportunidad que la respuesta venga a través o dentro de las instituciones. Eso también habla de que, a pesar de las dificultades, en la ciudadanía hay un aprendizaje. A pesar de estos meses tan malos, las respuestas siguen siendo a través de las instituciones.

—¿Te referís a las elecciones?

Sí, totalmente. Las elecciones como parte del sistema institucional, de aquello que tiene que dar certezas y construir políticas de largo plazo. Aún cuando hay intentos, si hay intentos, no hubo ningún outsider que pueda capturar toda la angustia, desazón por afuera del sistema democrático institucional y eso no es menor si uno mira otras experiencias incluso en la región. Eso me parece que es un valor. Pero no es un valor conseguido desde la política sino que impacta en la política pero fue construido desde la ciudadanía y eso me parece que es un dato distintivo a otras crisis que ha vivido la Argentina.

Cómo es esa respuesta que decís que tiene que venir de la política.

Lo explico desde nuestro proyecto, nuestra propuesta de Juntos por el Cambio: la salida de esto tiene que ver con que las propuestas que expresen esa necesidad de futuro y estén basados en la experiencia, en la capacidad, el recorrido y no en la improvisación. La respuesta tiene que venir de la política, de propuestas o ideas que no estén basadas ni en el marketing ni en la búsqueda de un titulo caliente vacío de contenido. Ningún espacio político está exento de tener esas experiencias, pero al menos en el recorrido que hicimos con José Corral donde nos conocemos, proyectamos juntos, también podemos dar fe mutua de lo que nos motiva y hacia dónde queremos ir. Es una expresión de lo que yo creo tiene que venir como respuesta. No es un momento para especular y muchas veces se ven estos intentos, que en un contexto difícil de angustia, aparecen algunos que quieren venir a mostrarte que han aprendido todo lo necesario para ser legislador nacional en un set de televisión en la ciudad de Buenos Aires. O quieren ser candidatos o ganar una elección basado en acuerdos o roscas que no pueden explicar en lo público. Hoy tenemos la posibilidad de recrear esa confianza o ese vínculo de representación donde la política dé una respuesta donde lo que uno proponga o proyecte esté basado en el aprendizaje de los errores pero también en la propia formación. Esto es clave.

 

Comentarios