Ciudad

Mensajería muy barata

Rosario: se viene dura polémica por una aplicación española

Es la firma catalana Glovo, que presta servicios de cadetería y ya fue denunciada en distintas ciudades del mundo por precarización laboral. El Concejo aprobó un pedido de informe para saber si la multinacional tiene autorización para funcionar en la ciudad.


 

El Concejo Municipal aprobó este jueves un proyecto para saber si la multinacional Glovo, una empresa de mensajería de origen catalán, tiene autorización para funcionar en la ciudad. La aplicación ya se usa en Rosario y fue denunciada por ediles y cadetes por generar trabajo precario.

Según explica la propia multinacional en su página web, la firma asigna a cadetes “contratados” -a través de una aplicación- pedidos que realizan usuarios, quienes luego pueden hacer un seguimiento en tiempo real de su solicitud y hasta ponerse en contacto con el mensajero.

La prestación de logística que ofrece es más económica que la de las empresas de mensajería convencionales ya que, a partir de una relación laboral en negro, la empresa se ahorra dinero.

Es que los jóvenes que salen a la calle son presentados por Glovo como “mensajeros independientes” integrados a una plataforma desde donde se les asignan los pedidos, de los cuales la empresa cobra el 25% de la transacción. Pese a que no hay una relación laboral formal, los trabajadores deben cumplir requisitos como horarios, precios y servicios.

La llegada de Glovo, cuyo origen es Catalán, ya fue denunciada por el Sindicato de Cadetes de Rosario, quienes trazaron un paralelismo con lo que sucede con Uber. De allí también se aguarde una fuerte polémica en la ciudad.

Fue el propio secretario del gremio, Gustavo Yedro, quien se encargó de remarcar la “precarización”. “A cambio de trabajo, la empresa obliga a los compañeros a renunciar a cualquier reclamo laboral”, señaló.

El representante sindical dijo que Glovo ya “se ha ganado varios juicios laborales” en diferentes ciudades del mundo. Y señaló que la prestación que ofrece es más económica porque “se ahorra” dinero con el negreo. La compañía empezó en España, se extendió a Portugal, Francia e Italia, siguió en Chile, Brasil, Perú y Bolivia, y desde el año pasado está en Buenos Aires. Hace apenas unos meses que empezó a reclutar cadetes en Rosario.

Yedro también contó algo más. “Los compañeros tienen que pagar un alquiler para llevar la caja de la empresa en su espalda”, señaló. Y agregó: “Esto no se puede dar de otra forma que no sea en este contexto de falta de empleo e inestabilidad laboral”. Distinto -dijo luego- es el caso de Pedidos Ya. El conocido delivery de comidas ha establecido hace poco un convenio marco con sus empleados.

En tanto, el pedido aprobado en el Concejo surgió del edil justicialista Eduardo Toniolli. “La empresa, que pretende pasar por una aplicación colaborativa, opera en Rosario sin domicilio declarado. Por eso exigimos que cumpla con la normativa municipal vigente y las leyes laborales del país”, señaló.

La aplicación es fácil de instalar en los celulares y ya son varios lo rosarinos que la utilizan. Actualmente el servicio de mensajería que presta es de solo 30 pesos. Los cadetes se quedan con $22,50. El resto va para la multinacional.

 

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios