Ciudad, Edición Impresa, Últimas

Rosario festejó el día de la santa patrona de la ciudad

Por Paola Cándido.- Centenares de fieles rindieron homenaje a la Virgen. La celebración arrancó por la mañana en el Monumento.

Ayer se celebró el Día de Rosario y su santa patrona enla Catedral. Losfestejos empezaron por la mañana en el Monumento Nacional a la Bandera, donde izaron la insignia patria en la Sala de las Bandera, debido a las intensas lluvias. Por la tarde el mal tiempo paró, el clima acompañó, y miles de fieles como todos los años rindieron homenaje a la Virgen, patrona de la ciudad.

Cientos de fieles, entre ellos niños, adolescentes y adultos, estuvieron presentes para agradecer, pedir y conmemorar el día de la ciudad. Participaron de ambas ceremonias el gobernador de la provincia, Hermes Binner, el intendente, Miguel Lifschitz, la intendenta electa, Mónica Fein, y el arzobispo de la ciudad, José Luis Mollaghan, entre otras autoridades políticas y eclesiásticas.

En su homilía, Mollaghan se refirió a la ancianidad y afirmó: “Todos tienen que tener una vida digna, de tal manera que todos puedan vivir felizmente. Esto no es un capricho, es una voz de los que no tiene voz, es una necesidad. Hay que defender la vida hasta el último instante de nuestra existencia”.

El arzobispo aseguró que la pobreza “sigue siendo la mayor de las desgracias que sufre el país” y destacó que “la droga es un flagelo que azota a las argentinos”.

“Tenemos que pensar que la pobreza debe ser una preocupación. Como siempre mencionamos, tenemos una forma de evaluar a través de Cáritas: hay mucha gente que viene a buscar alimentos”, remarcó. Y añadió: “Las necesidades siguen igual. Se pueden ver saliendo del centro, yendo a los barrios”. Mollaghan aprovechó el momento que vive la dirigencia política, a dos semanas de las elecciones presidenciales, para pedirles a los que recorren los barrios en busca de votos que “no dejen de pensar en la pobreza, la marginación que existe y el flagelo de la droga sobre las familias”. Para el arzobispo, a la pobreza “la tienen presente, la mencionan en los discursos, porque hoy todo está puesto en el voto”.

Además destacó que el tema de la inseguridad es una preocupación “muy grande”, sobre todo cuando los barrios viven con miedo, encerrados en sus casas con rejas y después de la tarde no sale nadie”.

La ceremonia culminó con la procesión de todos los fieles, en la que rodearon la manzana de las calles Buenos Aires, Santa Fe, Laprida y Córdoba.

Cabe recordar que esta fiesta fue instituida por el Papa San Pío V, el 7 de octubre, aniversario de la victoria obtenida por los cristianos en la batalla naval de Lepanto (1571), atribuida ala Madrede Dios, invocada por la oración del rosario.

Comentarios