Ciudad

Algunos golpean de a poco, otros escalaron de golpe

Rosario: cuáles son los precios que suben con la devaluación

El ajuste no solo se da en rubros dolarizados, como el inmobiliario o el turismo (en el caso de los viajes al exterior), sino también en productos de consumo diario, entre ellos alimentos y bebidas. Otro sector que siente el efecto es el automotor; los vehículos tendrán este mes dos aumentos.


La fuerte devaluación del peso de los últimos días ya impacta en lo cotidiano. La suba de precios no solo se da en rubros dolarizados, como el inmobiliario o el turismo (en el caso de los viajes al exterior), sino también en productos de consumo diario, entre ellos alimentos y bebidas. Otro sector que siente el efecto es el automotor; los vehículos tendrán este mes dos aumentos.

La situación más delicada la atraviesa el sector inmobiliario. El Ciudadano tomó como parámetro una casa o departamento de valor medio, de unos 150 mil dólares, para entender que la suba en pesos de esta semana fue asombrosa. Ese costo es el que tiene hoy un inmueble de alrededor de 90 metros cuadrados y dos dormitorios en cualquier barrio de clase media de la ciudad, como Echesortu, Abasto, La Sexta, Alberdi o Agote, por citar algunos casos.

Hace 15 días, el 24 de abril (la jornada anterior a la intervención récord del Banco Central de 1471,7 millones de dólares), el billete verde minorista se vendía a 20,54 pesos. Por entonces, se necesitaban 3.081.000 pesos para comprar una propiedad de 150 mil dólares. Este jueves, el billete verde cerró en Rosario a 23,22 pesos. Entonces, lo que había que juntar era 3.483.000 pesos para adquirir el mismo inmueble. Es decir, 402 mil pesos más.

Los tomadores de créditos hipotecarios son los que más sufren la volatilidad cambiaria.

José Rozados, presidente de la consultora Reporte Inmobiliario, explicó que el problema existe sobre todo para quienes adquieren propiedades en ciudades como Rosario o Capital Federal, donde el grueso de las unidades están valuadas en dólares.

“El consejo más sensato en este momento es que aquel que tome un crédito tenga bien presente que, si asume una deuda en UVA, eso no se licuará con el tiempo. Y que, cuando esa persona firme un boleto o una reserva atada a la cotización en dólares, sea consciente de que asume un riesgo”, dijo.

Turismo y autos

En tanto, desde la Asociación Rosarina de Agentes de Viajes (Arav) explicaron que en los últimos días hubo un freno en las ventas, así como de algunos pagos de cuotas de viajes.

“Cada vez que hay un movimiento que afecta el bolsillo de la gente el turismo se resiente por dos razones. Primero, porque no es un producto de primera necesidad. Y segundo, porque la gente especula y espera que se acomode”, afirmó el vicepresidente de la entidad que agrupa a las empresas locales, Claudio Manibesa, en declaraciones al portal Puntobiz.

A nivel nacional, las sensaciones que se manejan son similares. “Cuando hay una corrida la gente se alarma y deja de comprar. Si adquirís un viaje a cinco meses no sabés a cuánto pagarás los gastos en el destino. Lo peor para las ventas es la incertidumbre”, comentó Martín Romano, gerente general de Atrápalo al portal Reportur.

Por su parte, el rubro automotor siente la presión en los cero kilómetro. Es por eso que este mes las listas de precio tendrán hasta dos aumentos.

El primero es el que ya estaba contemplado desde fines de abril, se vio en los primeros días de mayo e incluyó subas entre 2% y 3,5%. Pero con el salto del tipo de cambio muchas marcas enviaron esta semana un reajuste de otro 2% para acomodarse a la nueva cotización de la divisa estadounidense.

El viernes pasado fuentes locales del Grupo PSA (Peugeot-Citroën-DS), el importador Hyundai Motor Argentina y el presidente de la Asociación de Concesionarios (Acara), Dante Álvarez, le habían adelantado a medios nacionales que iba a haber aumentos.

Los analistas de la industria explican que el ajuste de la moneda norteamericana impacta por una doble vía, tanto para los vehículos importados, que son el 70 por ciento de lo que se vende en el país, como para los modelos fabricados a nivel local. Es que entre el 60% de las piezas también son importadas.

Lo básico

Algunos incrementos también comenzaron a palparse en estas horas en los productos de consumo básico.
La Cámara de Supermercados y Autoservicios de Rosario y la Región (Casar) informó que las listas de proveedores llegaron a principio de semana con ajustes de entre un 5 y un 7 por ciento, y en algunos productos -como la harina- se llegó al 20 por ciento. El mismo panorama vislumbraron desde el Centro Unión Almaceneros local, donde recibieron listas con cerca de un 6% de aumento.

“Es un efecto de lo que pasó con el precio de la nafta, las tarifas, y la suba del dólar en los productos que tienen algún elemento importado”, explicó a El Ciudadano Juan Manuel López Raidó, vocero de Casar.

Algunos de los productos que subieron fueron la leche, afectada por la escasa oferta; el aceite; elementos de limpieza de Unilever; y también la marca Arcor.

“Se supone que en una economía liberal los precios no aumentan cuando cae el consumo. Acá no pasa. Los formadores quieren recaudar lo mismo que antes”, sostuvo Juan Milito, el titular del Centro Unión Almaceneros local.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios

Te invitamos a comentar y a debatir. Esta es un área abierta al intercambio de ideas. Nos reservamos el derecho de eliminar un comentario si su contenido es fóbico (basado en conceptos de raza, orientación sexual, nacionalidad, religión, género, etc.), o se entiende como una amenaza o un ataque personal hacia otro comentarista o hacia alguna otra persona vinculada. Cualquier mensaje que consideremos que no contribuye a la discusión abierta, respetuosa o participativa será eliminado.