Espectáculos

Un dios salvaje

Estreno 8 de marzo

La nueva película de Roman Polanski Un dios salvaje (Carnage, 2011) está basada en la obra del mismo nombre presentada en Broadway –de la que surge esta versión–, en Londres y el año pasado en Argentina con Gabriel Goity y Florencia Peña en el elenco. La obra pertenece a la escritora y dramaturga inglesa de ascendencia paquistaní Yazmina Reza, autora de otro restallante éxito como ART, puesta en teatros de todo el mundo.

La historia de Un Dios Salvaje se centra en los padres de dos niños que se han peleado y cuyo resultado fue  que uno de ellos terminó con los dientes rotos. Los padres del niño golpeado recibirán a los padres del que consideran agresor en su casa con el fin de encontrar una salida “civilizada” al conflicto. El eje del relato estará puesto en demostrar que los padres, lejos de entenderse como debía ser, demuestran ser más “salvajes” que sus hijos.

Como se trata de una adaptación bastante fiel a la teatral, el film desarrolla una serie de subtramas que son lo más interesante de la propuesta que transcurre en un mismo decorado y en tiempo real. Los padres de familia, interpretados por un elenco que podría considerarse desde el vamos muy acertado –Jodie Foster, Kate Winslet, Christoph Waltz y John C. Reilly– pasarán de la cordialidad a la violencia, del cuidado de las formas a la brutalidad en el trato, de ser correctos y reprimidos a estar completamente relajados, exponiendo todas sus falencias sociales. De este modo harán catarsis en escena producto de no poder manejar una situación tensa desembocada por el enfrentamiento de sus hijos.

La incomunicación, las relaciones de pareja y las variables de las formas sociales, son parte constitutiva del instinto humano, al que uno de los personajes denominará “Un Dios salvaje”. Todos estos temas se manejan como un subtexto en la trama y funcionarán como metáfora de los contextos sociales en la actualidad. Con esta propuesta, en Un Dios Salvaje el realizador de El escritor oculto (2010) y Barrio Chino (1974), parece querer remedar alguna de aquellas primeras historias donde unos pocos personajes experimentaban situaciones límites, ya fuera por relaciones con otros o a través de sus propios  fantasmas interiores, baste recordar algunos títulos comoRepulsión, o El Inquilino. Claro que en Un Dios Salvaje, el relato se acerca un poco más a una comedia negra.

Salas: Showcase, Village, Monumental, Sunstar, Del Centro.

Comentarios