Edición Impresa, Policiales

¿Negligencia?

Roldán: apagaron incendio y se olvidaron un cadáver

Ocho días después de un siniestro, vecinos sintieron olores nauseabundos y se toparon con un cuerpo sin vida.


Ocho días después del incendio de una casilla en Roldán, el cuerpo de un joven fue encontrado por personal policial bajo un colchón quemado de la vivienda. El hallazgo se produjo cuando un grupo de niños estaba jugando en las cercanías de la casa y sintió un fuerte olor nauseabundo. Según un vocero de los Bomberos Voluntarios de Roldán, la madrugada que llegaron al lugar para sofocar el incendio había poca luz y visibilidad, y ningún vecino dio información sobre habitantes de la vivienda, por lo que supusieron que no habían habido víctimas de las llamas. A esto se sumó que la familia de la víctima no hizo la denuncia de su desaparición. Desde el Ministerio Público de la Acusación, un portavoz judicial sostuvo que se abrió una investigación para determinar si estaba en el momento del incendio o si fue arrojado después.

El viernes 11 de noviembre pasado, alrededor de las cuatro de la madrugada, Bomberos Voluntarios de Roldán llegaron a la calle María Sánchez de Thompson al 500, en el barrio Villa Flores, a apagar una casilla que ardía en llamas. La vivienda había sido destruida por el fuego en su totalidad y, al parecer, no había personas habitándola.

En diálogo con El Ciudadano, Uriel Bruera, integrante del cuerpo de bomberos de la vecina localidad, contó que por la oscuridad, la falta de luz natural y los vapores del incendio, no vieron ningún cuerpo, a lo que se sumó que no había familiares y los vecinos no dijeron nada sobre la existencia de habitantes en la casa. A todo se sumó que, en los ocho días siguientes, ningún familiar denunció la desaparición del joven. “Dimos aviso a la Policía, pero todos lo tomamos como un incendio más, sin víctimas. De Fiscalía tampoco nos llamaron, seguramente por el mismo motivo”, explicó el bombero.

Este sábado, a ocho días del incendio, un grupo de niños jugaba en los escombros de la casilla y encontró el cuerpo debajo de un colchón quemado. Enseguida, los mayores dieron aviso a la Policía, que llegó al lugar para hacer las pericias.

De acuerdo con un portavoz judicial, la investigación recayó en la fiscal Valeria Piazza, de la Unidad de Homicidios Culposos. En este sentido, el vocero informó que se investigan las circunstancias de la muerte “ya que no se lo halló en su momento, pero no hubo indicios tampoco ya que es una casa precaria”. Además, la fiscal deberá determinar si el joven murió en el incendio o si su cuerpo fue arrojado después. La identidad del muchacho no fue revelada oficialmente ya que fue enviado al Instituto Médico Legal para su identificación y para determinar la causa de muerte. Pero, según trascendió se trataría de un vecino de 23 años, conocido como Emanuel Torres, hijo de un hombre del barrio.

En la investigación también intervino la Policía de Investigaciones y la comisaría 6a de Roldán.

Comentarios