Edición Impresa, Policiales, Últimas

Roban $12.500 en zona oeste

Las víctimas fueron dos hermanos que se habían acercado hasta la casa de su tío para cobrar el dinero de la venta de un inmueble. El ladrón les rompió el vidrio del auto y se fugó con el botín en su poder.

Un abogado de 36 años y su hermano fueron víctimas de un asalto en la zona oeste. Fue cerca de las 21 de anteayer, cuando salían del taller mecánico de su tío, adonde se habían acercado para cobrar el dinero de la venta de un inmueble. Pero cuando se disponían a poner en marcha el motor del auto en el que habían llegado para volver a casa, un desconocido se acercó a la ventanilla del conductor, la rompió y, a punta de pistola los obligó a que entregaran el fajo de billetes que el letrado tenía en el bolsillo. Luego, el ladrón huyó con el botín de 12.500 pesos. Al cierre de esta edición, no había detenidos.

Según informaron fuentes policiales, anteayer pasadas las 20, Nicolás F., un abogado de 36 años, se dirigió junto a su hermano hasta el taller mecánico del tío de ambos, ubicado en Forest al 7400, a metros del cruce con avenida de Circunvalación.

De acuerdo con las fuentes, el motivo de la visita era una cuestión de dinero. Es que la madre del letrado había heredado una casa junto a sus hermanos. Hace unos días, el inmueble fue vendido, y los hijos de la mujer fueron hasta ese lugar para cobrar el dinero que les correspondía por la transacción, dijeron las fuentes.

Una vez en el lugar, los hermanos F. esperaron durante un rato a su tío, que no se encontraba en ese momento. Cuando el hombre llegó, les entregó 12.500 pesos, que el abogado guardó en un bolsillo del pantalón.

Luego, cerca de las 21.15, Nicolás F. y su hermano salieron del taller y se dirigieron hasta el automóvil marca Renault Twingo en el que habían llegado momentos antes.

De acuerdo con las fuentes, el letrado se sentó en el asiento del conductor y se disponía a poner el vehículo en marcha cuando un desconocido se acercó al rodado y golpeó el vidrio de la ventanilla con un objeto contundente. El cristal quedó destrozado, y en seguida el recién llegado amenazó de muerte a los hermanos con un arma de fuego, al tiempo que les exigió que le entregasen el dinero.

En ese mismo instante, Nicolás sacó el fajo de billetes que acababa de guardar y se lo entregó al asaltante, quien, con el botín en su poder, huyó a la carrera.

Según los voceros, algunos testigos indicaron que el ladrón se refugió en la zona del Fonavi de Donado y Mendoza. Al cierre de esta edición, continuaban las pesquisas para intentar dar con el sospechoso.

Además, la Policía investigaba si se trató de un robo “al voleo”, es decir, casual; o si por el contrario el ladrón tenía conocimiento de que las víctimas movilizarían esa cantidad de dinero en efectivo. Sin embargo, no se descartaban otras hipótesis.

El hecho es investigado por el Juzgado de Instrucción en turno, con la colaboración de la subcomisaría 22ª.

Comentarios